Hace un par de semanas, Samsung y Qualcomm sellaron un acuerdo para unir fuerzas en la carrera por el 5G mediante una cesión de patentes, como ya hicieran en 2009 con el 3G y el 4G. Los frutos prácticos de ese acuerdo no se han hecho de rogar, pues en el día de hoy, ambas compañías y la operadora surcoreana KT Corporation han anunciado haber realizado satisfactoriamente una prueba de 5G NR con múltiples proveedores basada en la Release 15 Non-Standalone (NSA) de la 3GPP.

Se trata de un hito importante, porque la NSA de la 3GPP es, como especificación, lo más cercano a un estándar final del que disponen todos los actores importantes implicados en el proceso de alcanzar una solución 5G universal. Mientras que otras compañías siguen haciendo demostraciones basadas en tecnologías propietarias, Samsung y Qualcomm ya hacen uso de las bandas de 3.5 GHz y 28 GHz, empleando estaciones base precormerciales de 5G NR de Samsung y prototipos de Qualcomm.

La prueba en directo se realizó en Suwon, Corea del Sur, y alcanzó velocidades de varios gigabits en bajada, y lo que es más importante, latencias de hasta 1 milisegundo de bajada, la verdadera promesa del 5G frente a sus antecesores. Como ya sabemos, es algo esencial para que el coche autónomo sea una realidad, pues de otra manera no hay posibilidad de controlar grandes flotas con órdenes instantáneas, como hemos visto con drones. También permitirá llevar la realidad virtual y aumentada a kits móviles en directo sin que haya reducciones de calidad que rompan la experiencia.

La industria ha fijado plazos muy ambiciosos, con pruebas que debían comenzar en este 2018 y con despliegues que deben estar listos para 2019, año en que el módem X50 de Qualcomm, el primero con 5G, hará su aparición en smartphones comerciales. Como vemos, los indicios apuntan a que pese a que incluso 2020 parecía demasiado pronto, la evolución de la nueva generación se ha acelerado.

A ello ayuda, sin duda, que actores como Qualcomm siguen llevando mejoras al LTE, como recientemente hemos visto con la presentación del módem de 2 gigabits, cuyas velocidades y características de modulación y agregación de portadoras son fundamentales como primera piedra del 5G.