Logan Paul no será expulsado de YouTube, al menos por ahora. La CEO de la compañía, Susan Wojcicki, parece estar de su lado y no es una de las personas que quieren ver al youtuber fuera de la plataforma. Después de que Paul publicara un vídeo del cadáver de una persona en un bosque de Japón y otro en el electrocutaba a una rata, los enemigos crecieron y la mayoría de ellos pedían que se suspendiera su canal.

Hasta ahora, YouTube ha tomado medidas drásticas contra Logan Paul como acabar con su acuerdo publicitario y eliminar todos los anuncios de su canal para dejarle sin ingresos económicos. Pero de ahí a suspender su cuenta hay un paso.

En una entrevista con Recode, la CEO de YouTube respondió a la pregunta de por qué la respuesta de la plataforma no estuvo basada en la suspensión del canal de Paul después de la publicación del polémico vídeo. Esta ha sido la ocasión para que Wojcicki dé más detalles sobre unas reglas que han estado en el punto de mira no solamente por el caso de Paul sino de otros youtbers como PewDiePie.

En YouTube, existe una "regla de tres strikes" en relación al conteo negativo de un bateador en el béisbol. Al igual que en el deporte, al tercer error queda eliminado. En el caso de Logan Paul, un tercer comportamiento inadecuado provocaría su salida directa de la plataforma. Sin embargo, hasta el momento Logan Paul no cumple con los requisitos para ser expulsado.

"No ha hecho nada que cause esos tres ataques", señaló Wojcicki, "no podemos simplemente sacar gente de nuestra plataforma ... Necesitan violar una política. Necesitamos tener [reglas] consistentes. Esto es como un código de ley".

Existen comportamientos que son directamente penalizados con la suspensión de la cuenta como la promoción del uso de drogas, de discurso de odio o actividades violentos, los cuáles se han convertido en pautas para formar parte de la comunidad. Los vídeos del canal de Logan Paul, quien cuenta con casi 17 millones de suscriptores, pueden considerarse de mal gusto aunque no han violado específicamente las reglas de YouTube.

Por ello, la empresa ha tomado otras medidas para castigar al youtuber; en este caso, poniendo fin a la monetización de su contenido.

¿Censura o libertad de expresión?

En la entrevista, la CEO habló también sobre uno de los principales retos de YouTube. En más de una ocasión se ha abierto el debate sobre qué tipo de contenido puede calificarse como inofensivo y cual no, tendiendo en cuenta el derecho de libertad de expresión. Susan Wojcicki explicó que lo que puede ser algo polémico para una persona puede no serlo para otra aunque hay violaciones claras que YouTube no acepta y castiga. El contenido abusivo o que incite a la violencia y la odio no está permitido aunque todavía existe el reto de decidir qué está bien y mal en otros casos. "Lo que piensas que es insípido no es necesariamente lo que alguien más vería como insípido", afirmó la CEO y añadió:

Necesitamos tener leyes consistentes codificadas en nuestras políticas para que [nuestro sistema] pueda ser entrenado y podamos aplicarlo consistentemente a millones de videos y millones de creadores.

A pesar de la necesidad de contar con estándares fijos, Wojcicki destacó que YouTube está considerada una plataforma tecnológica y no un medio de comunicación. Con este argumento, pretende aclarar los límites a la hora de delimitar lo que está permitido, siempre y cuando no viole la ley ni las condiciones de la compañía.

Algunos usuarios de la plataforma siguen criticando algunas actuaciones de la compañía, a la que han acusado en varias ocasiones de ser incoherentes con las penalizaciones y de castigar a los youtubers más famosos mientras otros creadores de contenido quedan impunes. Al respecto, Susan Wojcicki señaló que esta acusación es falsa y que siempre intentan ser lo más coherentes posible con todos los usuarios y youtubers.

Dentro de los esfuerzos de la compañía por mejorar en este aspecto se incluye la presencia de Google, la empresa matriz que contratará a 10.000 personas para que examinen el contenido y logren garantizar que los vídeos no incluyen material que puede considerarse inadecuado.

"Es realmente importante ver dónde estás dibujando la línea. en un lado está la censura y en el otro lado hay demasiada libertad ", subrayó Wojcicki, "puedes ir demasiado lejos y censurar el contenido que es realmente importante para que el mundo vea".

Para poder dibujar esta complicada línea, YouTube y Google han apostado por contar con más expertos que puedan ayudar a evitar que se propague contenido ofensivo o ilegal en la plataforma.

El caso de Logan Paul ha provocado que más de un ejecutivo de YouTube tenga que sentarse a dar explicaciones. Además de Susan Wojcicki, el director de negocios de la compañía, Robert Kyncl, se reunió con el famoso youtuber Casey Neistat para hablar de la respuesta de la plataforma al escándalo de Paul y de cómo crear incentivos que motiven a los creadores de contenido a no caer en el sensacionalismo.