Como cada año, el Mobile World Congress se da cita en Barcelona para dar luz a algunos de los anuncios más importantes de la división mobile de la industria tecnológica. Con algunas ausencias, algunos que repiten y otros que se llevan todas las miradas, la realidad es que la mayor feria tecnológica del mundo es capaz de congregar a más de 108.000 asistentes bajo la Fira. De forma secundaria, existe una versión más reducida dirigida principalmente a aquellas pequeñas tecnológicas que, por tamaño, no llegan a la feria principal del MWC pero que sí tienen algo que decir en el mundo del emprendimiento.

Un evento que dio sus primeros pasos con 2.300 personas en sus 8.000 metros cuadrados de espacio dedicado 100% a las startups, llegó hasta los 8.000 en su segunda convocatoria para alcanzar los 12.000 en su tercera de 2017. Para esta quita ronda se esperan unos 20.000 asistentes y unos 700 inversores listos para encontrar la pequeña tecnológica perfecta para invertir. 600 participantes de 145 países diferentes que empiezan a reunir entre sus miembros más populares a compañías como Google, Nokia, Telefónica o Microsoft entre sus invitados. Después de todo, las grades compañías, tanto del país como de forma internacional, cuentan con aceleradoras propias para invertir en el negocio del emprendimiento. Ya sea por moda o por conciencia real de que el futuro de su captación de talentos reside en esas pequeñas empresas, todos quieren estar en el evento de moda.

4YFN, o dicho de otra forma, "dentro de cuatro años" empezó con pequeños grandes asistentes, en un momento en el que el concepto de startup empezaba a despuntar como algo que parecía que iba a tener una gran relevancia en el sector. WhatsApp, Doodle, Waze... eran algunas de las compañías que se postulaban en la primera edición del evento paralelo al MWC. Oscar Fonrodona, de Akamon, Martin Varsavski con Fon por aquel momento eran algunos de los ponentes. Incluso Nathan Blecharczyk de Airbnb, una compañía que cuatro años después ha dado mucho de qué hablar especialmente en Barcelona. La realidad es que el lema del propio evento se ha cumplido con creces. Hoy, esas cuatro tecnológicas gozan de fama mundial y alguna ha sido adquirida por volúmenes multimillonarios. Un año después, 2015, fue el momento del despegue para dejar la puerta abierta a los años siguientes, momento en el que realmente el 4YFN se ponía en el mapa del emprendimiento internacional.

Decía Esteban Redolfi, director ejecutivo de 4YFN, en declaraciones a Hipertextual que "el objetivo era intentar afianzar el 4YFN y posicionar el evento el los circuitos internacionales. La realidad es que están por el camino; junto con el South Summit, el evento del Mobile World Congress ocupa los dos puntos de la agenda anual de emprendedores.

Para su quinto año, 4YFN cuenta con los asistentes habituales. Sofía Benjumea de Google Campus. Miguel Arias, en esta ocasión del lado de Telefónica Open Future_ tras haber dejado su cargo en Carto hace algunos meses. Miembros de Google, Facebook, VISA, Atómico... Todos los grandes de la industria se dan cita de alguna u otra manera.

Como no podía ser de otra manera, las charlas sobre el futuro de Internet y la implicación que las propias startups tendrán en el proceso, cuestiones como el blockchain y el papel emprendedor el en tema rey de los últimos meses. El IoT y, por supuesto, el papel de la mujer en una industria que, lejos de desprenderse de las costumbres de sus antecesores, ha heredado sus peores vicios.

La buena noticia es que, a diferencia de otros años, el incremento de asistentes internacionales ha crecido considerablemente. Lo cual implica un crecimiento internacional claro.