Norishige Kanai ha pedido perdón por difundir la falsa noticia de que había crecido nueve centímetros en el espacio. El astronauta japonés, miembro de la JAXA, entró en diciembre en la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés), donde permanecerá trabajando durante un período de seis meses. Semanas después de su llegada a la ISS, Kanai publicó en su perfil de Twitter "un informe crítico", en el que señaló que se había medido y que su estatura se había incrementado nueve centímetros. El mensaje se viralizó hasta superar los más de 23.000 retuits en menos de 48 horas.

Numerosos medios de comunicación se hicieron eco de la noticia, a pesar de que no era cierta. Kanai se volvió a medir bajo la supervisión del comandante ruso Anton Shkaplerov, comprobando que la diferencia de altura era de apenas dos centímetros. Ante el error cometido, el astronauta japonés ha pedido disculpas en dos mensajes publicados posteriormente en su mensaje de Twitter. "No me duelen la cadera ni la espalda, por lo que creo que no he crecido 9 centímetros. Mi capitán lo sabía porque es veterano en esto", ha señalado el japonés.

Kanai también ha dicho que está mucho más tranquilo al saber que no tendrá problemas en su regreso a la Tierra a bordo de una Soyuz, momento en el que completará su primera misión espacial en la ISS. La diferencia de estatura por culpa de la microgravedad es algo habitual en los astronautas, aunque no suele ser tan grande como el tamaño anunciado por el japonés inicialmente. Lo más frecuente es que los miembros de la Estación Espacial Internacional aumenten su altura entre dos y cinco centímetros, por lo que el error de Norishige Kanai ha dado, literalmente, la vuelta al mundo.

En el pasado, se comprobó que el astronauta estadounidense Scott Kelly había aumentado su estatura cinco centímetros tras permanecer un año en órbita. Las investigaciones realizadas hasta la fecha por la NASA apuntan que la tripulación crece un 3% a bordo de la ISS por culpa de la ausencia de gravedad. En la Tierra sucede justo lo contrario, ya que durante el día nuestra estatura puede disminuir de 1 a 2,5 centímetros por la presión que ejerce la gravedad sobre la columna vertebral. Estos cambios, sin embargo, son reversibles y se recuperan durante las horas de descanso. Además, a medida que envejecemos nuestra altura también puede reducirse por fracturas y otros problemas óseos en las vértebras, causando a veces molestos dolores en la espalda.