Conocidas son las provocativas y efectivas campañas de marketing de Netflix con motivo de los estrenos de sus grandes series. Además, una de las grandes labores de la compañía a ese respecto reside en tratar cada uno de sus mercados de manera independiente, aprovechando el contexto de cada país. Así, muchos recordaréis el enorme cartel de «Blanca Navidad» con la foto del Pablo Escobar interpretado por Wagner Moura que presidía la Puerta del Sol de Madrid.

Lo que hoy nos ocupa es algo menos ambicioso pero sí que, de nuevo, vuelve a jugar con un contenido con tendencia a convertirse en viral, parodiando la situación política española mediante la comparación con la oscura utopía de Black Mirror, preguntándose «¿qué fue antes: la realidad o Black Mirror?«. Esta breve pieza relaciona fragmentos de algunos de los capítulos de la serie con situaciones reales como varias de las declaraciones más controvertidas, por ininteligibles o directamente ridículas, de Mariano Rajoy, la relación con la Venezuela de Nicolás Maduro o la persecución legal de chistes o bromas en Internet.

La cuarta temporada de Black Mirror está disponible en Netflix desde el pasado 29 de diciembre, no dejes de leer nuestra crítica. A lo largo de sus seis capítulos veremos desde un dispositivo que permite monitorizar qué siente y ve un niño a cada momento, la influencia de las apps de dating en nuestras relaciones sentimentales o una parodia de la ciencia ficción clásica que reflexiona sobre la realidad virtual o el fenómeno fan.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.