Netflix

**Black Mirror, la serie de televisión antológica creada por el británico Charlie Brooker** (*Dead set: Muerte en directo*) **en 2011**, ya parece una cita obligatoria para los seriéfilos de todo el mundo. No debe extrañarnos, pues no cabe duda de que ocuparse de **lo temible que pueden llegar a ser determinados usos de la tecnología moderna posiblemente cercana**, de lo más verosímil en la mayoría de los episodios, la de los distintos aparatitos que consumen nuestro tiempo a diario, resulta un planteamiento atrayente. Y **ahora se estrenan en Netflix los seis capítulos de la cuarta temporada, en la que los personajes femeninos son los que llevan la voz cantante**.

El primero, **“USS Callister” (4×01)**, realizado por el inglés Toby Haynes (*Jonathan Strange y Mr. Norrell*) y con las actuaciones de Jesse Plemons (*Black Mass*) como Robert Daley, Cristin Milioti (*El lobo de Wall Street*) interpretando a Nanette Cole o Jimmi Simpson (*House of Cards*, *Westworld*) poniendo el rostro para James Walton, **ofrece un trasunto de la saga de Star Trek** (Gene Roddenberry, desde 1966), le da una gran vuelva de tuerca a las experiencias inmersivas de los videojuegos de realidad virtual, siguiendo un poco el camino iniciado por la entretenida película animada *¡Rompe Ralph!* (Rich Moore, 2012), regresa al mundillo del curioso “Playtest” (3×02) y recoge ciertos detalles turbadores de una de las historias de “White Christmas”. Y, **siendo de lo más interesante**, al igual que ocurre con el logrado “San Junipero” (3×04), **traiciona el espíritu desolador de Black Mirror**.

Netflix

El siguiente episodio, **“Arkangel” (4×02)**, dirigido por la actriz estadounidense Jodie Foster (*El silencio de los corderos*), puede considerarse una especie de **revisitación de algunos elementos que ya vimos** en el magnífico “The Entire History of You” (1×03) y el irregular “White Christmas” (2×04), con el protagonismo esforzado de Rosemarie DeWitt (*La La Land*) como Marie, Brenna Harding (*The Turning*) en la piel de Sara y Owen Teague (*It*) encarnando a Trick, y con un final de estallido que se gesta con precisión pero **sin la capacidad de conmocionarnos en absoluto** pese a que aplica todo su empeño en lograrlo.

El australiano John Hillcoat (*La carretera*) ha dirigido la intriga criminal de **“Crocodile” (4×03)**, que podría haber sido firmada la escritora texana Patricia Highsmith si hubiesen decidido profundizar mejor en los procesos psicológicos de Mia Nolan, a la que da vida Andrea Riseborough (*Bridman*), acompañada por Kiran Sonia Sawar (*Murdered by My Father*) o Andrew Gower (*Outlander*). Este capítulo insiste de otro modo en conceptos que se manejan durante “The Entire History of You” y “Arkangel”, y **es con claridad el que más aprovecha visualmente los lugares en los que se ha rodado, de la fría Islandia, y deja una impresión a la altura de la propuesta de la serie**.

Netflix

El atractivo drama romántico de ciencia ficción que es **“Hang the DJ” (4×04)**, acometido por el neoyorkino Timothy Van Patten (*Los Soprano*, *Boardwalk Empire*), trae a la memoria el episodio “Matchmaker” (1×01) de *Dimension 404* (Desmond Dolly, Will Campos, Dan Johnson y David Welch, desde 2017) en más de un sentido, y la historia de Amy y Frank, interpretados con habilidad por Georgina Campbell (*Rey Arturo: La leyenda de Excalibur*) y Joe Cole (*Peaky Blinders*), **sólo en sus últimos minutos alcanza su verdadera magnitud**, repitiendo ideas de “USS Callister” y, como este, **alejándose de la amargura esencial de la serie pero en un territorio más neutro, no del todo optimista**.

El británico David Slade (*Hard Candy*) se ha ocupado de dirigir **“Metalhead” (4×05)**, que narra una persecución apocalíptica e implacable en pos de la Bella de Maxine Peake (*La teoría del todo*), que remite a la saga de *Terminator* (James Cameron, desde 1984), que **no nos brinda mucho más que una fotografía diferente en blanco y negro** y que cumple con la esencia de *Black Mirror*. Y por último, **“Black Museum” (4×06)**, elaborado por el escocés Colm McCarthy (*Melanie, the Girl with All the Gifts*) con las interpretaciones de Douglas Hodge (*Robin Hood*) como Rolo Haynes y de Letitia Wright (*Black Panther*) en el papel de la turista, **propone tres historias sobre la conciencia personal y las percepciones sensoriales con un nexo común**, como sucedía en “White Christmas”, **que no maravillan demasiado y, además, se pasan también por el forro la antología devastadora que pretendía ser Black Mirror**.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.