Cada veinticuatro horas la Tierra gira alrededor de sí misma. El movimiento de rotación terrestre provoca cambios de luz entre el día y la noche. Los seres vivos han tenido que acostumbrarse a las variaciones entre la luz más intensa y la oscuridad total que ocurren de forma cíclica. Los cambios que suceden en los organismos a lo largo de las veinticuatro horas del día y que dependen de nuestro reloj interno se llaman ritmos circadianos.

La ciencia que estudia las modificaciones fisiológicas que se dan en los individuos a lo largo del tiempo se denomina cronobiología. Aunque estas fluctuaciones rítmicas fueron observadas por primera vez por el astrónomo Jean-Jacques Dortous de Mairan y el botánico Carlos Linneo en el siglo XVIII, no fue hasta bien entrado el siglo XX cuando esta disciplina de investigación surgió con mayor fuerza. El estudio de los relojes biológicos ha adquirido tal relevancia que protagonizaron el último premio Nobel de Fisiología o Medicina de 2017.

Los ritmos biológicos son tan importantes que parecen influir en aspectos muy relevantes como la aparición de enfermedades, la posibilidad de adelgazar, el estado de ánimo e incluso la vida sexual. El libro Los relojes de tu vida, de la experta en nutrición y cronobiología Marta Garaulet, aborda de forma divulgativa la trascendencia de los ritmos biológicos para mejorar nuestro bienestar.

Cómo afectan los ritmos circadianos a tu salud

Los relojes biológicos, como explica Garaulet en su obra, son "ritmos predictivos", es decir, "no existen como una reacción al medio, sino como un mecanismo que anticipa el cambio". A pesar de las grandes fluctuaciones a las que están sometidos los seres vivos durante el día y la noche, los ritmos circadianos suponen una ventaja competitiva para sobrevivir, pero no somos conscientes de lo incorporados que están en nuestra propia biología.

A medida que pasan los años, las alteraciones de los ritmos circadianos —como la falta de sueño o comer a deshora— pueden incrementar el riesgo de padecer enfermedades, según sugieren las investigaciones en cronobiología. El motivo, como explica Garaulet, es que los relojes biológicos tienen la capacidad de influir sobre los ciclos de sueño y vigilia, la temperatura corporal, la liberación de hormonas y otras actividades importantes del organismo. Cualquier problema que afecte a los relojes biológicos puede desencadenar a medio plazo un mayor riesgo de patologías como el cáncer, la obesidad o la depresión, sostiene.

El libro publicado por Paidós se centra en tres aspectos cotidianos de nuestra vida diaria. En primer lugar, Garaulet explica de forma amena y sencilla los cronotipos, es decir, por qué algunas personas son más trasnochadoras o madrugadoras que otras, lo que tradicionalmente se conoce como búho o alondra, para después destacar la importancia de mantener buenos hábitos de sueño. La experta explica en Los relojes de tu vida por qué dormir mal no es bueno para nuestra calidad de vida. El impacto negativo sobre nuestro peso, la disminución de las defensas o el riesgo de enfermedades como la diabetes son algunas de las razones que enumera para enfatizar la necesidad de dormir mejor a diario.

dormir mejor
Fuente: Pexels

En segundo lugar, la catedrática de Fisiología y Bases Fisiológicas de la Nutrición de la Universidad de Murcia explica las aplicaciones de la cronobiología para mantener un peso saludable y unos buenos hábitos de vida. Y es que los relojes biológicos también influyen sobre nuestro ejercicio físico y viceversa, por ejemplo, algunos estudios apuntan que la hora a la que realicemos ejercicio también puede afectar a los ritmos circadianos, por lo que si queremos dormir mejor es preferible no salir a correr en las dos horas anteriores de ir a la cama. Garaulet también comenta la importancia de regular los horarios de la comida para evitar trastocar nuestros relojes biológicos, un factor que puede estar detrás de cierta tendencia a engordar en función de los ritmos que llevemos.

Los últimos capítulos del libro, que incluye pequeños resúmenes, ejemplos explicativos y ejercicios para los lectores, se dedican a la relación entre los relojes biológicos y el incremento de riesgo de determinadas enfermedades. Nuestro estilo de vida y otros factores ambientales influyen sobre la propensión a desarrollar diferentes patologías, sin embargo, a menudo olvidamos la importancia que tiene la cronobiología, por ejemplo, en nuestro estado de ánimo e incluso en los efectos de determinados medicamentos, según asegura Garaulet en su libro citando estudios preliminares realizados por su grupo. Los relojes de tu vida es una buena obra divulgativa que nos introduce en un campo tan desconocido como fascinante, el de la cronobiología, cuyas investigaciones cada vez tienen mayor relevancia en el mundo de la ciencia y también en el papel que juega sobre nuestro propio bienestar.