A estas alturas, Cassini está realizando sus últimas maniobras sobre los cielos de Saturno. O puede que se haya perdido ya entre sus nubes. Todo depende de cuándo estés leyendo este artículo. Pero, aunque la hayamos perdido para siempre, lo que podremos conservar es un gran recuerdo: la certeza de que la sonda Cassini-Huygens, en sus casi veinte años de servicio, nos ha abierto puertas al universo increíbles. ¿De qué estamos hablando? Los logros de Cassini son muchos y muy importantes. Esto es lo que le debemos a la sonda.

La búsqueda de vida extraterrestre

Titán
NASA/JPL Caltech (Wikimedia)

Cassini ha sido uno de los protagonistas de las últimas décadas en la búsqueda de vida extraterrestre. Cuando comenzó la misión, los científicos dudaban de que Encélado fuese capaz de albergar tan siquiera compuestos precursores. Sin embargo, Cassini descubrió un polo planetario mucho más cálido de lo que esperábamos. Y con él, la posibilidad de que exista un océano bajo su congelada superficie. Ahora, Encélado es uno de los lugares más prometedores del sistema solar en la búsqueda de vida fuera de la Tierra. Pero no sólo eso. Titán, el objetivo primario de la sonda Huygens, también aportó una cantidad impresionante de información en la búsqueda de vida extraterrestre, aunque no como esperábamos.

Volcanes fríos en Encélado y ¿Titán?

encelado

El criovulcanismo es un fenómeno que se produce en la superficie congelada de estos dos satélites. Los criovolcanes expulsan sustancias volátiles como agua, amoníaco o metano en estado líquido, aunque también pueden hacerlo en estado de vapor. Tras la erupción se solidifican debido a las bajas temperaturas, creando volcanes congelados. Este proceso ha sido observado en Encélado, razón por la cual creemos que existe un mar debajo de su superficie helada. A día de hoy, los lagos de metano y la lluvia de esta sustancia en la superficie de Titán son famosos. El metano es un compuesto orgánico muchas veces asociado con la vida. Aunque en el caso de Titán, el metano es una sustancia atrapada mucho tiempo atrás, durante su etapa de formación. No sabemos con seguridad si se produce criovulcanismo en Titán, aunque varios indicios apuntan a que es muy posible. Por otro lado, a pesar de que Cassini desaparezca, Huygens seguirá estoicamente sobre la superficie de Titán, dispuesta a seguir transmitiendo. Así que sólo es cuestión de tiempo que sigamos aprendiendo sobre este satélite.

Comprobando la relatividad

3000ad - Shutterstock

En las profundidades del sistema de Saturno, Cassini dedicó parte de su tiempo a fotografiar el universo. Gracias a su instrumentación, muchas de estas radiofotografías muestran algunos de los fenómenos más impresionantes de la naturaleza universal. Esta información sirvió en 2003 para comprobar algunas de las asunciones de la relatividad general, ratificando su funcionamiento.

Las estaciones en planetas extraterrestres

voyager
A la izquierda, imagen obtenida por la Voyager 1 y a la derecha, fotografía captada por Cassini sobre Saturno.

Trece años han sido necesarios para descubrir más sobre el ciclo de estaciones de un planeta como Saturno. No es una cuestión baladí. En su inmensidad, Saturno cuenta con ciclos extraños e inquietantes. Como la gigantesca tormenta que ocurre en su superficie cada treinta años. Y que la sonda captó en 2010. Las lunas también fueron observadas para determinar sus periodos estacionales, algo que nos ha permitido apreciar fenómenos como las tormentas de metano de Titán, entre otros.

Observando los anillos, muy de cerca

Los anillos son especiales por muchas razones. En primer lugar, son restos protoplanetarios, promesas de la formación de ciertos elementos estelares. A los seres humanos siempre les han fascinado, y con razón. Pero sólo Cassini ha conseguido acercarse tanto a ellos, mostrando cuál es la mejor manera de hacerlo y obteniendo una cantidad singular de información en el proceso. Gracias al tiempo que ha pasado la sonda en su alrededor, ahora los conocemos mejor que nunca.

Repensando el sistema solar

Saturno
Imagen tomada por la sonda Cassini, en la que se puede observar el anillo F de Saturno "escoltado" por las lunas pastoras (en el interior, Prometeo, en el exterior, Pandora). NASA/JPL/Space Science Institute

Algunos de los mayores hallazgos de Cassini han hecho "temblar" los cimientos de lo que "sabíamos" sobre el sistema solar. Así, Encélado es el mayor exponente de esta labor, mostrando un mar cálido en su polo, así como actividad volcánica, algo impensable hace quince años. Los ricos compuestos de Titán sorprendieron a todo el mundo ya que no esperábamos encontrar semejantes sustancias en su atmósfera. La irregularidad de los días de Saturno también es un misterio que nos hace repensar las reglas que rigen el sistema solar. Especialmente por su imprecisión, que parece reírse de nuestra necesidad de catalogarlo todo.

En definitiva, Cassini ha puesto en valor y ha comprobado una cantidad de información increíble. Antes de marcharse para siempre, la sonda todavía tiene algunas cosas que decir. Al fin y al cabo, no te marchas después de veinte años de descubrimientos así como así. Cassini seguirá en la memoria como una de las sondas pioneras en la exploración de Saturno y sus lunas. Reconocida para siempre como una de esas maravillosas herramientas de valor incalculable que nos abrió las puertas al espacio.