Mucho continuismo y algo de 3D. Esa es la definición perfecta del Sony Xperia XZ1, un teléfono que sucede al Xperia XZ y abraza algunos de los puntos más fuertes del XZ Premium que Sony desveló en la última edición del Mobile World Congress de Barcelona.

En breves puntos:

  • Mismo corazón. El Xperia XZ1 monta un SoC Snapdragon 835 y 4 GB de RAM, una combinación que ya vimos en otros teléfonos de 2017 como el XZ Premium. También incorpora 64 GB de almacenamiento UFS y un puerto USB 3.1 de tipo C.

  • HDR en formato pequeño. Abraza la tecnología HDR (con el estándar HDR10), mantiene la resolución Full HD y apuesta por un contenido tamaño de 5,2 pulgadas. Además, los usuarios de Amazon Prime Video y Netflix ya pueden beneficiarse de ello.

  • Mejoras en cámara. Mismo módulo que el Xperia XZ Premium (19 megapixeles, grabación a 960 FPS, sin estabilización óptica, sensor Exmor RS, etc.). Eso sí: ahora cuenta con un modo ráfaga que dispara 10 fotografías a máxima resolución en un solo segundo. Y gracias al enfoque predictivo, Sony asegura que las imágenes del modo ráfaga estarán siempre enfocadas correctamente.

  • Sonido más potente. Según Sony, los altavoces tienen un 50% más de presión acústica comparado con el XZ.

  • Más resistencia y mejor construcción. Está construido en un nuevo material, resistente a doblez y torsión. Además cuenta con cristal Gorilla Glass 5 y certificación IP68 frente a polvo y agua.

  • Conectividad y autonomía. Cuenta con una batería de 2.700 mAh, una capacidad inferior a sus rivales directos. También presume de contar con sistema de carga rápida Qualcomm QuickCharge 3.0, un sistema de protección de carga Qnovo y modos de ahorro que expanden la duración de la batería. En cuanto a conectividad, lo clásico: LTE Cat.16, Bluetooth 4.2, NFC y Wi-Fi a/b/g/n/ac.

  • Juego con 3D. La mayor característica del XZ1 es la apuesta por el 3D. Este nuevo teléfono permite tomar fotografías en tres dimensiones, que después se pueden exportar como GIFs, vídeos o incluso imprimirlos con una impresora compatible. Además, Sony ha cerrado acuerdos con varias empresas como Shapewaves, Sculpteo y Sketchfab para enriquecer la experiencia. ¿Cómo de bien funciona? Pues muy muy muy bien, tanto en la velocidad de escaneo como en la precisión.

  • ¿Cámara doble? Según Sony, es algo que puede esperar. La compañía cree firmemente que los usuarios prefieren otro tipo de funciones antes que un sistema de cámara doble. Además, presumen de que sus teléfonos ya permitían jugar con el desenfoque desde el Xperia Z2. Eso sí, obvian un importante detalle: los resultados son infinitamente inferiores a los que ofrecen teléfonos como el iPhone 7 Plus o el Galaxy Note 8.

  • ¿Marcos? Como explicamos durante el Mobile World Congress de Barcelona, la disposición de los elementos interiores que hace Sony dificulta la reducción de los marcos superior e inferior. La marca se muestra firme con su justificación, pero la realidad es que el usuario, tras ver la cuidada y atractiva estética de teléfonos como el Galaxy S8, comienza a imponer la reducción de los marcos como un requisito casi fundamental en la gama alta de 2017.

  • Precio y disponibilidad. Estará disponible en dos operadores a un precio de 699 euros en modalidad libre. Los que hagan reserva del Xperia XZ1 también se llevarán unos auriculares especiales.

A simple vista, el Xperia XZ1 es un teléfono formidable. Emplea componentes de primer nivel, introduce algunas características atractivas como el 3D y se comercializa a un precio inferior al sus principales rivales —que ya superan la barrera psicológica de los 800 euros y, en algunos casos, hasta la de los 1.000 euros—. La incertidumbre, sin embargo, se encuentra en los pequeños detalles.

Durante años, la marca ha recibido innumerables críticas por no perfeccionar el software de sus cámaras o calibrar correctamente sus pantallas, tirando por la borda la incorporación de cualquier nuevo componente que el área de ingeniería haya desarrollado.

Sony tiene una base increíble, pero los pequeños detalles y la negativa a adoptar algunas de las principales tendencias del sector podrían jugar en su contra.

¿Es el XZ1 otra diana sobre la que depositar esas viejas críticas? Desde Sony aseguran que no, pero viendo la trayectoria de la compañía es inevitable ser escéptico. Al menos hasta que pueda pasar varios días con él dentro del bolsillo para comprobarlo.

Por otra parte, Sony vuelve a pecar de excesivo conservadurismo e inamovilidad con este nuevo modelo. Ni tiene doble cámara en la zona posterior, ni ve sus marcos reducidos ni se diferencia de sus predecesores en términos de diseño. Eso, en otra época, sería aceptable. Pero en 2017 todos los fabricantes están apostando por esos tres pilares. Y Sony, por desgracia, se niega a entrar en esa fiesta (por el momento).

Xperia XZ1 Compact y XA1 Plus

Además del XZ1, Sony ha anunciado el XZ1 Compact, una versión reducida en tamaño para ese pequeño grupo de usuarios que continúan rechazando las pantallas de grandes dimensiones.

Las prestaciones son exactamente las mismas salvo algunos pequeños detalles:

  • Pantalla de 4.6 pulgadas con resolución HD.
  • Cámara frontal con un FOV de 120 grados (mayor angular).
  • Construido en plástico tejido con fibra de vidrio.
  • Precio de 599 euros.

Por otra parte, Sony mostró el XA1 Plus, un teléfono de gama inferior que apuesta por dos aspectos fundamentales: batería de 3.430 mAh y una gran pantalla de 5.5 pulgadas Full HD. Todo por un precio de 349 euros.