El Colegio Oficial de Médicos de Pesaro ha suspendido de forma temporal al profesional sanitario que trató la otitis de un niño con homeopatía. La medida, que tiene una vigencia provisional de seis meses, no ha entrado todavía en vigor, ya que el homeópata Massimiliano Mecozzi, de 55 años, puede recurrir la decisión. La entidad profesional culpa al médico de no haber garantizado la cura del pequeño de siete años mediante la administración de antibióticos, teniendo en cuenta el empeoramiento de la infección por la cual el niño terminó falleciendo quince días después, y de no haber informado correctamente a los padres sobre los riesgos que asumían.

El menor sufrió a mediados de mayo una otitis, un término que se refiere a la infección e inflamación del oído. La infección puede ser causada por un virus, momento en el que los antibióticos no son eficaces, o por bacterias como Streptococcus pneumoniae, Moraxella catarrhalis, Haemophilus influenzae o Alloicoccus otitidis, en cuyo caso se debe administrar antibióticos para curar la patología. Las otitis son consideradas un problema menor que mejora a los pocos días, aunque a veces puede haber complicaciones más graves, como sucedió con el menor fallecido.

Los padres del niño, según la prensa italiana, habían rechazado que recibiera antibióticos desde que tenía tres años de edad. En anteriores ocasiones en las que su hijo había sufrido otitis de menor gravedad, la familia había recurrido al mismo médico, que le había administrado homeopatía —una pseudoterapia que no ha demostrado mayores efectos que el placebo—. Sin embargo, durante dos semanas en el pasado mes de mayo, Mecozzi recetó productos homeopáticos al menor sin que la patología remitiese. La infección se fue agravando y el niño comenzó a sufrir síntomas más graves como vómitos, fiebres muy altas y pérdida de consciencia.

El médico ahora suspendido supuestamente quitó importancia a la enfermedad y, según la versión del abuelo del menor, les llegó a decir que "o recurrían a la pediatría o recurrían a él". Mecozzi aparentemente también le comentó a los padres que en el caso de llevar al niño al hospital, le darían tachipirina (paracetamol), que le dejaría sordo y en coma hepático, dos afirmaciones falsas que recordó el abuelo a los medios de comunicación. Ante el empeoramiento de la salud del pequeño de 7 años, la familia le trasladó al hospital de Urbino. Allí los médicos le realizaron un TAC para comprobar el alcance de la infección, que había llegado a afectar al cerebro, motivo por el cual fue llevado al hospital de Ancona para intentar operarle de urgencia. Por desgracia, cuando la familia se dio cuenta de la gravedad de su estado, ya era demasiado tarde: el niño sufría una encefalitis que le dejó en coma y, horas más tarde, le provocó la muerte.

Según el periódico La Stampa, Mecozzi estaba presente en la reunión donde se acordó la suspensión, aunque no llegó a intervenir. Quienes sí hablaron fueron sus abogados, que criticaron la medida del Colegio Oficial de Médicos de Pesaro argumentando que la decisión del colectivo profesional ha sido tomada antes de que se dictara una sentencia. La Fiscalía de Urbino investiga actualmente la actuación del homeópata por si hubiera incurrido en un delito de homicidio. La entidad se ha defendido explicando que su medida es independiente de la decisión que pueda tomar el Poder Judicial y que se basa en la infracción de los artículos 15 y 33 del Código Deontológico de los profesionales sanitarios en Italia.

La homeopatía, a pesar de sus defensores, no ha demostrado mayores efectos que los del placebo, tampoco en el caso del tratamiento de la otitis. Así lo han confirmado entidades como el Servicio Nacional de Salud y el Comité de Ciencia y Tecnología de Reino Unido, el Consejo de Investigación y Medicina de Australia, el Colegio de Estados Unidos de Toxicología Médica y de Toxicología Clínica y diversos estudios publicados por la Real Academia Nacional de Farmacia o en las revistas The Lancet, The Lancet (II), Nature, British Journal of Clinical Pharmacology, Journal of Clinical Epidemiology o Journal of Law and Medicine. En las últimas semanas, el Gobierno de Australia ha reconocido que está estudiando la posibilidad de prohibir la homeopatía en las farmacias, mientras que la Generalitat Valenciana también le ha declarado la guerra a las pseudoterapias sin base científica.