Muchos han pasado por alto este detalle, pero la realidad es que el tema del usuario comprometido está cobrando cada vez más importante. Especialmente cuando se trata de empresas del entorno digital.

Al mundo se le llena la boca pidiendo a gritos un sistema por el cual calificar a sus mejores experiencias; tener voz y voto en el proceso de los servicios que solicitan y poder reflejar su opinión de manera efectiva y determinante. El usuario con poder ha tomado la posición especialmente con actividades como la de Uber. De esta manera, la figura del taxista dominante ha pasado a mejor vida y se ha sustituido por un conductor servil y educado que quiere, bajo cualquier precio, que sus estrellas en la aplicación se mantengan por encima del mínimo aceptado. Una mala nota por parte de un usuario enfadado y la probabilidad de que ese conductor se quedase sin trabajo era bastante alta. Esto, aunque beneficios, también ha traído bastantes desequilibrios por parte de algún usuario con ínfulas, especialmente en México.

Ahora, Uber ha puesto otro tema sobre la mesa: las puntuaciones al usuario. ¿Cuánto de bueno eres? Escondidas tras una lista interminable de pasos, ahora Uber quiere ponerlas en primera plana, junto al nombre del usuario. Hasta el momento se encontraban en el menú de ayuda, opción de cuenta, ayuda al usuario y solicitud de la calificación en cuestión. Sólo aquellos que estaban muy motivados y comprometidos con el servicio tenían la paciencia suficiente como para acceder a todos estos niveles. Y ahora pasan a primera plana porque, como dicen desde la compañía en su blog, si los conductores deben comportarse bien, también los pasajeros tienen esa obligación. Se le da así algo de poder a un sector profesional que venía quejándose desde hacía tiempo por verse sometido a unas opiniones subjetivas y no poder reaccionar. De esta forma, a partir de ahora, si el usuario tiene una mala calificación, el propio conductor puede rechazar el servicio.

Esto responde a un cambio en la estrategia de Uber, fruto de una nueva etapa. Su fase de ser conocidos y lograr usuarios de forma masiva ya se ha logrado, ahora toca atender a unos conductores muy molestos por ciertas políticas de precios y muy olvidados por la compañía.

Mientras, al lado del volante...

Mientras Uber intenta que sus usuarios conozcan su puntuación dentro de la aplicación y así mejorar la actividad que implica el uso de la misma; los problemas por la parte de los conductores siguen aumentando.

De nada han servido las buenas calificaciones que uno de los conductores de Uber había registrado. Según Reuters, en Santa Ana, California, un miembro de la flota de la compañía ha sido detenido acusado por agredir sexualmente a una pasajera una vez había terminado el trayecto el 30 de marzo de este mismo año. Tras el suceso, la víctima denunció a las autoridades. De confirmarse los hechos, el acusado se enfrenta a 8 años de cárcel.

Con esta ya se cuentan por miles las acusaciones de agresión a las que se ha tenido que someter la tecnológica y que, en su gran mayoría, han sido desmentidas por parte de la misma. Un problema que se suma a las recientes acusaciones de espionaje a los conductores de Lyft, por lo cual Uber se tendría que someter a una demanda. El rastreo de los usuarios de iPhone incluso habiendo desinstalado la aplicación y la investigación por sexismo dentro de la sede central de Uber. Toda una ristra de problemas que van sumando.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.