d8nn / Shutterstock.com

Airbnb y el estado de California se han puesto de acuerdo para luchar contra la discriminación racial. A partir de ahora, el estado realizará pruebas a los anfitriones para confirmar que no discriminan por cuestión de raza a los huéspedes. Por primera vez, Airbnb contará con un regulador oficial para poner fin a estas prácticas.

Es la primera vez que Airbnb acepta un acuerdo de este tipo y el avance podría allanar el camino para regulaciones más estrictas en un futuro o un mayor escrutinio público, informó The Guardian.

El Departamento de Empleo y Vivienda Justo de California (DFEH) recibió denuncias de varios usuarios por haber sido víctimas de discriminación racial. Según los informes, algunos anfitriones declinaban las peticiones de estancia de algunas personas por su nacionalidad o color de piel y cuando cambiaban sus fotografías de perfiles por una persona blanca fueron aceptados. Los diferentes casos llegaron hasta las redes sociales con el hashtag #AirbnbWhileBlack, y causó muchas reacciones por parte de los usuarios de Airbnb desde 2015.

En un estudio de la Universidad de Harvard, el profesor Ben Edelman analizó miles de quejas de usuarios de Airbnb en Estados Unidos y afirmó que las personas de raza negra eran un 16% menos propensas a ser aceptadas.

A pesar del avance, el acuerdo entre Airbnb y California es limitado, ya que la plataforma solamente ha accedido a que el estado investigue a usuarios que han recibido tres o más quejas de discriminación. De los cerca de 76.000 anfitriones en California, 6.000 tienen tres o más denuncias de este tipo.