Muchos podrían tener miedo de circular en bicicleta en la Ciudad de México con sus millones de automóviles circulando, su aire contaminado y la falta de carriles especializados en algunas colonias de la capital.

Existen argumentos en contra de la bicicleta como medio de transporte pero, a pesar de todo, sigue siendo la mejor opción para circular en la metrópoli mexicana.

Un forma de moverse con la que se pierde peso, se contribuye al medio ambiente y, además, puede hacerte una persona más rica y con más vacaciones.

Definitivamente, todos deberíamos de usar la bicicleta como medio de transporte en la ciudad.

Más ahorros

El automóvil se ha convertido en la opción más cara para moverse por la Ciudad de México. Además de las largas horas de espera en el intenso tráfico de la ciudad, el precio de la gasolina ha encarecido todavía más este modo de transporte.

Desde enero de 2017, la subida del precio de la gasolina, el gasolinazo, ha puesto del revés los precio del petróleo en México, los cuales han subido y seguirán subiendo entre un 16 y un 20%.

La organización Sin Tráfico ha realizado los cálculos de cuanto cuesta desplazarse en automóvil y en bicicleta. El estudio arroja que los traslados en carro suponen un gasto de 37.000 pesos al año.

En cambio, los usuarios del sistema Ecobici de la Ciudad de México pagan 400 pesos al año. En el caso de tener una bicicleta particular, el gasto diario sería nulo.

La cifra es de 36.600 pesos. Esta es la cantidad anual que se podría ahorrar, partiendo de la base de que el sueldo promedio oscila entre los 12.000 y los 14.000 pesos y que el trayecto que se realiza es de unos 10 kilómetros.

Más tiempo

El mismo estudio de Sin Tráfico ha documentado que utilizar el coche para desplazarse es una pérdida de tiempo. En una de las ciudades con más tráfico del mundo, el tiempo medio en los traslados diarios con el automóvil es de 54.5 minutos.

Informes como el de TomTom y Waze han posicionado a la capital mexicana como una de las peores ciudades para desplazarse. Además del interminable tráfico en las calles, el transporte público como el metro también es insuficiente, y las aglomeraciones en los vagones se han convertido en una rutina diaria para los capitalinos.

Muchas personas siguen utilizando como transporte el coche o el metro porque piensan que en bicicleta tardarán mucho más en llegar a su destino. Pero están muy equivocados. El tiempo de desplazamiento promedio es de 40 minutos, 14.5 menos que en carro.

En total, son 60 horas las que se ahorra una persona que anda en bicicleta en la metrópoli mexicana, unas horas en las que puede descansar en lugar de estar parado en medio del tráfico o dentro de un vagón abarrotado de gente.

Más vacaciones

Los que trabajan en la delegación Cuauhtémoc están de suerte. Cada jueves, las personas que tienen su lugar de trabajo en esta parte de la Ciudad de México llegan en bicicletas o patinetas. A cambio, reciben días extra de vacaciones o descansos adicionales.

Esta iniciativa se encuentra dentro del programa Jueves de Movilidad Activa, el cual pretende incentivar el uso de este tipo de transporte en los trabajadores.

Con este plan, la delegación quiere apoyar a las personas a tener una mejor salud gracias a la actividad física y a utilizar menos el automóvil. El registro de la actividad de los trabajadores se lleva a cabo a través de la aplicación Move.

Algunas personas que ya han llegado al trabajo en bicicleta afirmaron para Milenio que el buen humor ha aumentado entre sus compañeros y que también están mucho más productivos.

Menos contaminación

En una ciudad donde circulan diariamente cinco millones de automóviles es normal que los índices de contaminación se disparen.

A pesar de los programas del Gobierno mexicano como el programa Hoy No Circula la mala calidad del aire sigue siendo un problema para todos los capitalinos. En lo que va de 2017, ya se han registrado 36 días con niveles alarmantes de contaminación ambiental y en 2016 se registraron 900.000 hospitalizaciones por enfermedades relacionadas con la contaminación.

Definitivamente, tenemos que hacer algo.

Utilizar el coche diariamente, y utilizarlo únicamente para una persona, no hará más que empeorar una situación que tiene preocupadas a todas las asociaciones medioambientales.

Moverse en bicicleta algunos días de la semana logrará que, aunque sea un proceso lento, se reduzcan los gases tóxicos que respiran diariamente los habitantes de la Ciudad de México.

Mejor salud

Y si encima de hacer ahorrar más, tener más tiempo y luchar contra la contaminación, logramos estar en una mejor condición física, mucho mejor.

El 36.3% de los adolescentes y 72.5% de los adultos en México tienen sobrepeso u obesidad, según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de 2016.

Respecto a la actividad física, el mismo estudio arroja que solo un 17.2% de los niños entre 10 y 14 años realiza al menos 60 horas de ejercicio al día; en adultos mayores de 20 años solo realizan ejercicio físico un 14.4%.

El estar varias horas al día en medio del tráfico quita tiempo para realizar otras actividades, como hacer deporte. Desplazarse en bicicleta no solo hará que las personas lleguen antes al trabajo, también les aportará un tiempo de ejercicio físico que mejorará su estado de salud. Y encima les hará más ricos.