El presidente de Estados Unidos ha vuelto al centro de la polémica tras prohibir a los trabajadores de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de Estados Unidos actualizar sus redes sociales o hablar con periodistas. Además, según informó la agencia AP, Donald Trump ha vetado la firma de nuevos contratos o subvenciones para la realización de sus investigaciones.

El republicano había puesto el foco en la EPA tras nominar al senador Scott Pruitt, un político conocido por luchar contra Obama en la regulación de la contaminación del aire y del agua o en la reducción de emisiones contaminantes. Pruitt también había recibido en el pasado grandes cantidades de dinero de la industria petrolífera, según el medio Vox. Sin embargo, el jaque a la EPA realizado por Trump no es el único movimiento de censura contra aquellas opiniones y evidencias relacionadas con el cambio climático.

La cuenta oficial del Badlands National Park ha borrado sus mensajes en Twitter donde informaba sobre el calentamiento global. El Parque Nacional saltó a los medios de comunicación cuando, en plena investidura de Donald Trump, retuiteó diversos mensajes a favor de Barack Obama, que fueron eliminados posteriormente. Días después, la cuenta informaba sobre las emisiones de dióxido de carbono en la era preindustrial y en la época actual. Los mensajes fueron borrados, aunque minutos después la cuenta tuiteó una imagen irónica que parecía una clara referencia a Donald Trump.

Sin embargo, según la versión oficial recogida por BuzzFeed, el Parque Nacional eliminó los mensajes porque habían sido publicados por un antiguo empleado y la seguridad de su cuenta había sido vulnerada. De forma paralela ha aparecido un perfil alternativo del Parque Nacional Badlands donde mantienen los mensajes sobre el cambio climático. Por otra parte, varios científicos han protestado por los intentos de censura de Trump. Un vulcanólogo (@ScienceGuy Hawaii) ha criticado las informaciones de las últimas horas, recordando que la Constitución de Estados Unidos ampara a los investigadores en su derecho a la libertad de expresión.

Fuentes consultadas por Reuters han señalado que Trump ha pedido a la EPA que elimine la sección de cambio climático de su página web, donde informa sobre el calentamiento global y su impacto en el medio ambiente o en nuestra salud. Horas más tarde, la revista Science ha comentado que el Gobierno republicano ha dado marcha atrás, al menos por el momento, en su intento de eliminar esa parte de la web oficial de la EPA. Según informa The New York Times, otras administraciones han realizado peticiones similares sobre los fondos y la información a los medios en etapas de transición, incluyendo la era Obama. La impopularidad de Trump entre la comunidad científica, sin embargo, puede explicar algunos "mensajes rebeldes" en las últimas horas, además de tuits con información sobre el calentamiento global.

El presidente de Estados Unidos es conocido por negar el origen humano del cambio climático. Son numerosas las ocasiones en las que el político y magnate republicano ha afirmado que el calentamiento global es una farsa inventada por China y que los datos científicos estaban manipulados. Tras su toma de posesión, la página web de la Casa Blanca fue actualizada con los nuevos planes energéticos del presidente, en los que incluye eliminar el plan del clima impulsado por Barack Obama. Por otro lado, entre las primeras órdenes ejecutivas firmadas por Trump se han aprobado los oleoductos de Keystone y Dakota, un paso más para derribar el "legado verde" de su antecesor. Por desgracia, según los expertos, si Trump cumple sus amenazas el cambio climático no tendrá marcha atrás.