Hace unas horas, Uber arrancaba en San Francisco su programa de coches sin conductor. Poco después, el Gobierno de California ha ordenado a la compañía que retire los vehículos al no contar con los permisos suficientes. Según informa la agencia AP, las autoridades californianas han ordenado a Uber que paralice su programa de coches autónomos y que, si no cuenta con los permisos obligatorios, podría enfrentarse a una multa por ello. La versión de la empresa es que no debía solicitar la autorización dado que dentro de los vehículos van personas que pueden hacerse con el control de los mismos.

El Departamento de Tráfico del Estado de California ha concedido ya veinte licencias para la circulación de coches autónomos en su territorio. Google y Tesla, de acuerdo con la información publicada por El País, habrían sido algunas de las compañías que habrían obtenido los permisos necesarios. Uber, sin embargo, no habría realizado la solicitud correspondiente. El aviso del Gobierno de California llega poco después de que se publicase un vídeo viral en redes sociales, donde se veía cómo un vehículo sin conductor de Uber se saltaba un semáforo en rojo.

La sanción a la que se podría enfrentar es un problema legal más a los que ya se enfrenta la compañía, que está en el ojo del huracán por la situación laboral de sus empleados tanto en EEUU como en Europa. En el viejo continente, además, Uber está en el punto de mira del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, para determinar si se trata de una compañía de transportes o si, por el contrario, pertenece al sector de la información.