La revista Nature ha elegido a los diez científicos más destacados del año. Su selección incluye al español Guillem Anglada-Escudé (Terrassa, 1979), profesor de astrofísica de la Universidad Queen Mary de Londres. El investigador lidera el grupo que descubrió Proxima b, el mundo potencialmente habitable más cercano a la Tierra observado hasta la fecha. Este exoplaneta, que orbita a la estrella Proxima Centauri, es uno de los hallazgos más relevantes de la ciencia en 2016.

El científico confiesa a Hipertextual que ha recibido bien la noticia, pero que «no le gusta estar tan en el centro de atención». Descubrimientos como el de Proxima b son «esfuerzos colectivos» por lo que, a su juicio, «sería mejor un reconocimiento algo más amplio». La investigación liderada por Anglada-Escudé, seleccionado ahora entre los diez mejores científicos del año, supuso la «culminación de varios años de trabajo». «Hay evidencia de un montón de señales de planetas en datos públicos y hace falta hacer campañas enfocadas objeto por objeto. Proxima b ha sido una demostración espectacular de esto», explica a este medio.

La experiencia de toda una vida

Anglada-Escudé cree que podríamos determinar si existe o no vida sobre este exoplaneta, situado fuera del sistema solar, durante la próxima década. «De momento sabemos aproximadamente la masa y distancia orbital a la estrella. Esto nos da una estimación de la temperatura en superficie, que sería consistente con que hubiera océanos allí», aclara.

El gran problema de Proxima b es que este mundo no es exactamente un planeta análogo a la Tierra. Por un lado, no orbita una estrella como el Sol, sino que gira alrededor de una enana roja. Además tarda solo once días en completar una vuelta a su astro, y presenta una rotación sincrónica, es decir, su velocidad de rotación coincide con la de traslación orbital. Esto provoca que Proxima b siempre muestre el mismo lado a su estrella, por lo que hay una zona extremadamente fría y otra demasiado caliente.

«Se sabe que al estar tan cerca de la estrella, el entorno de alta energía del planeta es bastante más intenso que para la Tierra. Es un misterio cómo ha afectado esto a la evolución de una posible atmósfera y de un [hipotético] contenido de agua en el planeta», señala Guillem Anglada-Escudé a Hipertextual. Tampoco se sabe si Proxima b cuenta con un campo magnético o una capa atmosférica que le protejan frente a la radiación procedente de Proxima Centauri.

Crédito: Laboratorio de Habitabilidad Planetaria de la Universidad de Puerto Rico en Arecibo.

En la actualidad, el equipo del astrofísico español trata de averiguar si Proxima b transita en frente de la estrella. Si lo hace, sería posible investigar su atmósfera a partir del año que viene. Sin embargo, las posibilidades son escasas. La probabilidad de que la órbita del exoplaneta esté alineada exactamente es de 1/50. «No es mucho, pero el descubrimiento sería revelador», sostiene. El grupo de la Universidad Queen Mary de Londres está analizando los datos que ha recopilado hasta ahora, por lo que en los próximos meses tendremos una respuesta.

En opinión de Anglada-Escudé, será posible encontrar «un montón de planetas pequeños alrededor de estrellas enanas rojas cercanas como Proxima Centauri«. Uno de los desafíos principales será averiguar si seremos capaces de enviar una misión para explorar estos mundos tan distantes. «Necesitamos investigar más en tecnología. Puede que haya una nueva física que nos permita viajar muy deprisa», apunta el científico. Otra alternativa es refinar proyectos ya existentes, como la iniciativa Starshot que presentaron Stephen Hawking, Mark Zuckerberg y Yuri Milner hace unos meses.

Guillem Anglada-Escudé ha sido incluido en la lista de mejores científicos junto a la portavoz de Advanced LIGO, que detectó las ondas gravitacionales; el inventor de la técnica de reproducción asistida para el nacimiento de bebés de tres padres o la desarrolladora de la plataforma Sci-Hub, una suerte de «Pirate-Bay» para artículos científicos. El astrofísico español comenta que no se plantea por el momento regresar a España, aunque sí lo intentaría en el caso de que surgiera una oportunidad. «La incorporación de investigadores está muy anquilosada en el sistema funcionarial. Le falta capacidad de reacción y planificación estratégica a largo plazo», dos factores que complican la ciencia puntera en España. Lo que sí tiene claro Anglada-Escudé es que «seguramente» descubramos vida próximamente fuera de la Tierra. «Yo apuesto por alguno de los planetas o lunas del sistema solar primero», concluye este auténtico cazador de nuevos mundos, premiado ahora por una de las revistas científicas más prestigiosas.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.