Mariano Rajoy ha dejado a la ciencia sin Ministerio, una noticia que ha caído como un jarro de agua fría en la comunidad investigadora. El Boletín Oficial del Estado ha publicado hoy el Real Decreto 415/2016, de 3 de noviembre con la nueva reestructuración ministerial. ¿De quién dependerá a partir de ahora la ciencia y el emprendimiento?

Según lo dispuesto en el BOE, el nuevo Gobierno ha encargado al Ministerio de Economía, Industria y Competitividad las responsabilidades relacionadas con "la mejora de la competitividad, de desarrollo industrial, de investigación científica, desarrollo tecnológico e innovación en todos los sectores, la política comercial y de apoyo a la empresa". Por tanto, será Luis de Guindos el encargado de tomar las riendas de la ciencia y el emprendimiento en España.

Los tres órganos que se repartirán las tareas de su Ministerio serán, a partir de ahora, la Secretaría de Estado de Economía y de Apoyo a la Empresa, la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación y la Secretaría de Estado de Comercio. Aunque no se ha confirmado de momento la continuidad de Carmen Vela como máxima responsable de la ciencia en España, lo cierto es que la estructura del departamento que dirigía hasta ahora seguirá siendo la misma.

La organización ministerial planteada por Mariano Rajoy unirá los destinos de la ciencia y el emprendimiento. Como recordaba ayer a última hora Carlos Trenchs, Director General de Caixa Capital Risc, esto significará que los fondos del CDTI, ENISA y FONDICO quedarán integrados en el mismo Ministerio. Esta noticia ha sido aplaudida desde el mundo de los emprendedores. Bernardo Navazo, portavoz de la Asociación Española de Startups, explica a Hipertextual que "a priori, la concentración del Sistema Público de Innovación es algo muy positivo para el emprendimiento en España. Históricamente, el Estado ha centralizado muy mal, pero somos muy positivos con la medida".

El hecho de no dedicar a la ciencia una cartera ministerial propia, sin embargo, no ha sido bien recibido por la comunidad investigadora. Varios científicos consultados por Hipertextual reclamaban la creación de un Ministerio específico para que pudiera hablar "de tú a tú" con Hacienda, a la que consideran "el ogro" de la pasada legislatura, donde la I+D ha retrocedido una década, hasta situarse a años luz de Europa. "La creación de un Ministerio habría ayudado a dar mayor visibilidad y conciencia social de la importancia de la ciencia en el futuro de nuestro país", explicaba María José Hernaiz Gomez-Dégano, profesora de la Universidad Complutense de Madrid.

Más benévolos han sido otras voces como Jorge Barrero, director general de la Fundación Cotec, o Daniel Ramón, director general de la biotecnológica Biópolis. Ambos señalaban que lo más importante no era establecer un Ministerio, sino que sus responsables creyesen en la importancia de la actividad investigadora. "No es imprescindible que exista un Ministerio propio para hacer una buena política de ciencia e innovación, se puede hacer también desde una Secretaría de Estado", resumía Barrero. El portavoz de Cotec añadía, no obstante, que "contar con un Ministerio propio suele ser un buen indicador de la prioridad que da cada Gobierno a un área". De Guindos volverá a guiar los destinos de la ciencia en España, a la que ahora se suman las responsabilidades sobre emprendimiento.