El show está por terminarse y así mismo los personajes que quedan en él. En los últimos dos capítulos todos los implicados en esta pesadilla que es Roanoke han caído uno a uno. Durante este séptimo episodio, Shelby y Lee lograron escapar de los siniestros Polk, no sin antes vengarse de Mama (eso se sintió extrañamente bien, ¿no?)

En la vieja casona se encuentra con vida solo Dominic. Y es que este intentó escapar de la casa con Shelby por el conocido túnel subterráneo. Sin embargo, la familia Chan (o lo que quedó de ella) los persiguió por el túnel y no les quedó más que regresar a la habitación de Shelby, quien, por cierto, consumida por la pena de haber matado a su esposo (exesposo) se corta la garganta de un tajo.

Estos dos últimos capítulos han sido especialmente sangrientos y llenos de horror. Parece que este clímax de la temporada ya no parará y nos dejará temblando de miedo con tantos finales trágicos de los personajes. No cabe duda de que los creadores de la serie saben bien que el horror está en los vivos y los eventos paranormales son solo un trasfondo, acaso un escenario para mostrarlos.

Así, los Polk son una familia de vivos que dan escalofríos y realmente despiertan deseos de venganza contra ellos. Lo que no se ha resuelto es qué ha pasado con Monet, la cual intentó huir por el bosque. De seguro nada bueno. Las que corrieron con mayor "suerte" fueron Audrey y Lee que escaparon con la ayuda de esta última. Lee engaña a su captor y huye, no sin antes ayudar a Audrey. Mama es abatida hasta la muerte por esta última en venganza por quitarle los dientes, "que tanto dinero le costaron", según dijo Audrey.

american-horror-story-6-roanoke

Cuando regresan a casa encuentran primero al pobre de Matt con la cabeza despedazada y luego a Shelby degollada. Es entonces cuando un afectado Dominic les explica lo que sucedió ahí. Lee es demasiado desconfiada y no le cree nada de lo que dice y lo echa del cuarto. Dom se encuentra de frente con el Piggy Man pero Lee se rehúsa a dejarlo entrar al cuarto. Dom, el actor que volvió al programa con la intención de conseguir un spin-off y que estaba próximo a viajar en Tailandia (en primera clase) fue atacado por el terrible hombre con cabeza de cerdo que, como pudimos saber, es un ser castigado por la Carnicera y que proviene de la familia Polk, es decir: lo peor de los dos mundos.

Por fin amanece. Audrey y Lee siguen con vida. Es entonces cuando Lee dice que deben volver a la cabaña de los Polk. ¿Quién en su sano juicio regresaría a ese sitio de pesadilla? Solo ella que en su agonía y su cercanía a la muerte confesó frente a una cámara de video que ella había matado a su esposo (exesposo, vaya drama) y había hecho pasar el crimen como uno de los actos sangrientos que sucedieron en la casona. Ahora, con la tranquilidad que le da la luz del día y que sigue con vida para contarla, quiere volver a por esa evidencia.

Cuando están por salir, al abrir la puerta, encuentran a un Piggy Man. Pero calma, no se trató del Polk maldito sino de un tal Dylan, el actor que interpretó al temido Piggy Man en el documental y a quien habíamos visto en el documental interpretando al hijo de la Carnicera.

Veamos pues qué nos depara para los siguientes capítulos, ya solo nos quedan dos de ellos para saber cuál es el único sobreviviente de esa pesadilla, como nos dejaron saber al principio del programa.