Será mejor que la prometida sorpresa, que según Sarah Paulson "nos hará volar la cabeza" llegue pronto pues este segundo episodio sigue por la misma vía del primero y sin muchas cosas nuevas. El tráiler del capítulo nos contó bastante de lo que sucedería en él: siguen los sustos, las amenazas en los bosques, los cuchillos clavados en las habitaciones y, además, el drama de Lee, quien toma a su hija sin el permiso de su exesposo.

El video

Lo novedoso de este capítulo tiene que ver con una bodega que descubren Matt y Shelby al lado de la casa. Lo que antes servía como depósito de conservas pero que también tiene rastros de que alguien vivió ahí a tiempo completo. Los protagonistas de este falso documental toman una cámara de video que se encuentran en ese lugar y escuchan aterrados lo que sucedió en esa casa: fue el lugar de múltiples homicidios perpetrados por un par de siniestras enfermeras.

Estas enfermeras, parte reales y parte fantasmas (eso parecen), despiertan una noche a Matt (Andre Holland en el documental y Cuba Gooding Jr. en la recreación). Estas enfermeras asesinan a una anciana a sangre fría pues, según el tipo del video, ellas estaban retorcidas de mente y lo demostraron con sus actos sádicos en contra de los ancianos que supuestamente serían cuidados en la casona.

En el video también se narra cómo la policía descubrió estos asesinatos y cómo encontraron la palabra "MURDE" escrito con pintura roja en el comedor. Los habitantes de la casa que se atrevieron a vivir ahí después de estos hechos las cubrieron con papel tapiz pues si las pintaban o trataban de limpiarlas, estas aparecían de nuevo. (Un guiño a la clásica imagen de la mancha de sangre en la alfombra en El fantasma de Canterville de Oscar Wilde).

1473974357-ahs-roanoke-matt-shelby

La actual pareja habitante de la vieja mansión, Matt y Shelby, descubren la pared y encuentran la palabra escrita tal y como lo dijo el tipo del video. Con esto se dan cuenta que lo que dice probablemente sea verdad y llaman de inmediato al abogado que les vendió la casa. Este retracta del compromiso de devolverles su dinero asegurando que todo está en el contrato, un clásico. La infeliz pareja se da cuenta que están atrapados en ese lugar.

No tienen mucho tiempo para pensar las cosas o para salir de ese trago amargo cuando Lee llega con su hija sin el permiso de su exesposo. Ella solo quiere estar unos momentos con su hija Flora aunque el papá insistió en que la niña no volvería a esa casa pues, la última vez que pasó la tarde ahí, Flora dijo hablar con otra niña quien le confesó que los iba a matar a todos y a ella también pero en "ultimo lugar". Los más siniestros son los niños, sin duda.

El papá de la niña se enfurece y habla por teléfono con Shelby. Ella lo calma y le dice que comprenda a Lee quien solo quería poder ver a su hija. Shelby logra tranquilizar al preocupado padre y lo hace prometer que no involucrará a la policía en ese asunto. Cuando Lee va a buscar a la niña esta ha desaparecido pues una escena antes vimos como otra niña le pide que vaya hacia afuera de la casa... hacia el bosque.

La desesperación se apodera de los tres y la buscan por todos lados. La mamá casi enloquece cuando encuentran la sudadera de la pequeña en la copa más alta de un árbol en el bosque.

Hasta aquí nos quedamos con esta historia que, como decía, no nos presentó muchas cosas nuevas en cuanto a desentrañar qué tienen que ver entonces las enfermeras con el hombre cabeza de cerdo, los sacrificios humanos en el bosque perpetrados por una enloquecida Kathy Bates, quien, por cierto, habla un inglés antiguo que bien recuerda que la temática de esta temporada está basada y toma su nombre de la historia de la colonia Roanoke que despareció misteriosamente en el siglo XVI.

Este es el promo del siguiente capítulo:

Recap anterior: