El Autopilot de Tesla va, definitivamente, un paso más allá. O varios, gracias a la última actualización de hardware de los mismos. Tesla acaba de anunciar que todos los coches que produzca a partir del día de hoy van a ser completamente autónomos, incluyendo el Model III. De hecho, los Model S y Model X con este nuevo hardware ya se están produciendo y es posible comprarlos desde hoy mismo.

El hardware que lo hace posible consiste en ocho cámaras que consiguen una imagen de 360 grados, es decir, de todo lo que ocurre alrededor del vehículo, con un alcance de hasta 250 metros. También de doce sensores ultrasónicos que permiten determinar dureza y distancia de los objetos que las cámaras detecten. A ellos se unen un radar para ver en condiciones climatológicas adversas, y un ordenador de a bordo cuarenta veces más potente que el actual.

Esta es una actualización pensada para el futuro: se irá liberando vía OTA en la medida en la que la compañía vaya logrando obtener más datos que permitan terminar de calibrar el Autopilot. Datos que provendrán de los millones de kilómetros recorridos por sus clientes. Hasta entonces, el despliegue de funciones será paulatino.

Todo esto, a nivel técnico. El asunto más áspero tendrá lugar a la hora de luchar con las autoridades y los reguladores, hasta conseguir la luz verde definitiva para este sistema de conducción autónoma. Al mismo tiempo, los coches actuales no tendrán retirado el soporte, ya que se seguirá trabajando y actualizando el Autopilot de la generación anterior.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.