Los hackers son personas con grandes conocimientos sobre ordenadores y redes informáticas. Son capaces de descubrir sus debilidades y solucionarlas o, por diversas motivaciones, aprovecharlas para lograr algún fin. Sin embargo, los programadores expertos en seguridad informática reivindican este término para sí, mientras que piden que a aquellos que asaltan computadoras ajenas se les llame crackers. Esta diferenciación pudiera resultar razonable siendo pragmáticos, para distinguirlos, pero lo cierto es que los segundos encajan también en la definición de hacker.El primer hacker juzgado por espionaje electrónico en EE.UU. fue Kevin Poulsen, alias Dark Dante

Los hackers que conforman fsociety, entre los que se encuentra el excéntrico protagonista de la aclamada serie de televisión Mr. Robot, con una segunda temporada de estreno en Movistar+ -primera temporada completa ya disponible-, Elliot Alderson, pueden ser considerados crackers e incluírseles, sin duda, entre los más peligrosos de su mundo ficticio. Fuera de la ficción, hay suficientes como para que contemos con algunos considerados un auténtico peligro, al menos para aquellas instituciones cuyos sistemas informáticos han sido su blanco.

Por ejemplo, el estadounidense Jeremy Hammond, fundador de la página HackThisSite, que muestra métodos de seguridad y de hackeo, y uno de los seis activistas de Anonymous condenados por filtrar a través de Wikileaks los correos electrónicos de la agencia de inteligencia y espionaje Stratfor en febrero de 2012, tras haberla hackeado a finales del año anterior.

Mr. Robot. Estreno T2 en Movistar+

Por esta filtración supimos, entre otras cosas, que Dow Chemical contrató a Stratfor para que espiase a los activistas que siguen presionando para lograr indemnizaciones y un juicio decente por el Desastre de Bhopal, ocurrido en 1984, o que una docena de funcionarios de la Inteligencia Pakistaní estaban al tanto de dónde se escondía Osama Bin Laden. A Hammond lo detuvo el FBI en Chicago en marzo de 2012 y, en noviembre de 2013, fue sentenciado a diez años de prisión.Jonathan James fue el primer menor de edad que entró en prisión por delitos de crackeo

El primer hacker juzgado por espionaje electrónico en Estados Unidos fue el californiano Kevin Poulsen, alias Dark Dante. Tras ser arrestado en abril de 1991, además de por el espionaje, le cayeron cincuenta y un meses de cárcel y el pago de una multa de 56.000 dólares por fraude, blanqueo de dinero, escuchas ilegales y obstrucción a la justicia. Por supuesto, ya cumplió su condena, y en octubre de 2006, hizo pública la información que había recopilado para identificar a 744 pederastas registrados en MySpace.

Jonathan James tiene el dudoso honor de haber sido el primer menor de edad en haber entrado en prisión por delitos relacionados con el crackeo, en 2000, con dieciséis años, por robarle software a la NASA para la Estación Espacial Internacional tras irrumpir en sus servidores y en los de la Agencia para la Reducción de Amenazas de Defensa, entre otros hechos. Pero su historia acabó de forma trágica. En mayo de 2008, tras haber sido acusado del robo masivo de datos sobre miles de tarjetas de crédito, fue hallado muerto en la ducha de su casa por un disparo autoinfligido. En la nota de suicidio que escribió declaraba su inocencia y estar seguro de que el FBI sólo quería usarle como chivo expiatorio.

Kevin Mitnick - Google Play.

Por su parte, el célebre Kevin Mitnick, apodado Cóndor, fue detenido y condenado en diversas ocasiones; por sustraer la base de datos COSMOS, usada por la mayoría de las empresas telefónicas estadounidenses; por acceder de manera ilegal a ARPAnet, precursora de lo que hoy es Internet, y tratar de introducirse en el sistema del Pentágono; o por espiar el correo electrónico del departamento de seguridad de MCI Communications y Digital Equipment Corporation y hacerse con los códigos de seguridad de la primera. Fue prófugo de la justicia, y aún se desconoce cómo, tras ser arrestado, dejó un mensaje en el contestador automático del hacker Tsutomu Shimomura, en cuyo ordenador había irrumpido en 1994.Los hackers de la Operación Aurora robaron información a 34 multinacionales, Google incluida

Aquel tristemente conocido por haber delatado a Bradley Manning, el soldado que filtró a Wikileaks vídeos de asesinatos de civiles llevados a cabo por el Ejército de Estados Unidos e información clasificada de la diplomacia del país, no es otro que Adrian Lamo. Con un síndrome de Asperger diagnosticado, entre otras cosas, entró en la red informática privada de The New York Times en febrero de 2002 e incluyó su propio nombre a los contactos confidenciales de expertos.

Y uno de los mayores ataques cibernéticos de la historia fue el que realizaron los hackers de la Operación Aurora, que robaron información nada menos que a treinta y cuatro empresas multinacionales, la gran Google, hoy Alphabet, incluida, utilizando un malware que se abrió directamente en Internet Explorer. Nada que envidiarles tienen los hackers de fsociety, cuyas nuevas peripecias podremos conocer en la segunda temporada de Mr. Robot, disponible en Movistar+ a partir del 14 de julio.

También en Hipertextual