Apple Music cumple un año en mitad de la polémica con Spotify, con unos números envidiables para los primeros doces meses de un servicio que llegó rodeado de rumores y polémica. Es cierto que Apple Music ha llegado al mercado cuando los deberes ya estaban hechos -y hechos por otros-, pero es indudable que el crecimiento del servicio de la compañía de Cupertino ha resultado en una fórmula de éxito.

En este primer año de Apple, 15 millones de usuarios han engrosado las cuentas de pago del servicio. Una plataforma de música en streaming que, a diferencia de la competencia más directa, no se basa en un modelo freemium en el que se listan los usuarios gratuitos con la esperanza de que alguno abrace el modelo de pago.

A igualdad de condiciones, es lógico pensar que 15 millones de usuarios de pago, sin tener que repartir los ingresos entre usuarios gratuitos que multiplican esos números por tres y cuatro. Por tanto, que el modelo de Apple sea el más deseado para sus cuentas no es ninguna sorpresa. De una forma u otra, atraer 120 dólares anuales -de media para el plan individual- de los bolsillos de 15 millones de personas no es mal negocio.

Apple-Music-vs-Spotify-subscribers

Sí es cierto que la base de usuarios instalada, al menos en número de dispositivos iOS en el mercado, debería haber proporcionado a Apple unos números más abultados, pero la compañía ya ha anunciado en diversas ocasiones que el modelo es lo suficientemente interesante para que estén apostando por él con esa fuerza. No obstante, hay que recordar que inicialmente, gran parte de este primer año de vida Apple Music estaba limitado a los dispositivos iOS más o menos recientes, y no se podía usar el servicio ni en el propio Apple TV. ¿Diferencias de acceso con Spotify? Está claro que el hecho de Apple Music sea la app por defecto en iOS ayuda mucho a la expansión del servicio, pero inicialmente fue un handicap incluso para los propios usuarios de Apple..

Apple Music ha estado disponible sólo 12 meses, en los que su base de usuarios de pago se ha convertido en la mitad de la de Spotify: 15 millones de usuarios. Por el contrario, Spotify necesitó seis años y cuatro meses en llegar a ese nivel. - Eduardo Archanco de The Technalyzer.

Buscando la excelencia

Music

En este contexto se podría decir que Apple Music, habida cuenta de las críticas que recibió durante su lanzamiento, al diseño errático y al desastre de sincronización inicial, que se saldó con la pérdida de la biblioteca de más de un usuario, ha resultado un éxito, al menos en términos de números brutos. No tanto en percepción del usuario, que ha visto desde el principio al servicio como una fuente de carencias que no se esperaban de una compañía como Apple, que revitalizó e impulsó como ninguna otra la venta digital de música.

Connect ha resultado un fiasco casi a la altura de Ping Connect, pese a que se presentó como un punto de encuentro entre artistas y fans, ha terminado convertido en un nuevo Ping, con su protagonismo eliminado de la próxima versión de iOS de la mano de un rediseño de la aplicación, y relegado a un par de acciones contextuales en el menú artista. Apple, en temas de funciones sociales, no ha terminado de dar con la tecla, pese a que su sistema operativo ha sido el que ha potenciado el boom social del móvil.

No se puede decir que la compañía no haya puesto todo su empeño en intentar aliviar las críticas del lanzamiento. A las pocas semanas de poner en marcha el servicio, se actualizaba iOS y cambiaban algunas características de Apple Music, haciendo mucho más sencillas algunas interacciones entre el usuario y la aplicación.

Además, el sistema de sincronización en local ha mejorado cualitativamente, y si no fuera por el lastre que supone iTunes en el escritorio, el repunte de cara a competir en esta plataforma con Spotify hubiera sido mucho más sencillo. Lo más interesante del asunto es que nada de esto ha sido suficiente: Apple se ha empeñado a cambiar diametralmente su aplicación en la próxima revisión de iOS, dar más protagonismo a contenido y alejarse aún más de la estructura clásica de una aplicación para música. Poner más foco en el descubrimiento de nuevos artistas y menos en la filosofía cerrada del iPod que la compañía venía arrastrando desde la primera versión de iOS.

Vuelta a los 90s: el modelo de MTV para el mundo digital

MTV

Y este es el punto en el que creo que reside la principal estrategia de Apple para Music: olvidarse de servicios para convertirse en plataforma única. Seguro que si les pregunto cuál era la plataforma de música de referencia en los 90s, la respuesta será la MTV. Desde su lanzamiento hasta su ocaso, ahora convertido en un canal para ver realities de bajo presupuesto, la MTV fue la plataforma de referencia para artistas y oyentes.

Era, en pocas palabras, el primer lugar al que un artista de gran tirada iba a abrirse a su público, y era el primer sitio al que un usuario acudía para descubrir nueva música, más allá de las fronteras de su radio y tiendas locales. Y el modelo funcionó. En la misma medida, Apple quiere convertir Music en la nueva MTV. Tiene iOS, tiene macOS, y tiene Beats. Pero lo más importante, tiene la confianza de algunos de los artistas más influyentes para el público general y, exclusivas mediante, este primer año ha dado alguna que otra sorpresa para postularse en este sentido.

Apple quiere convertir Music en el referente, como lo fue la MTV en los 90sDe hecho, lejos de haber convertido la radio Beats 1 en un experimento, Apple va a incluir nuevos espacios dentro del servicio para seguir apostando por su crecimiento. Se espera además que, según vaya ganando suscriptores, empiecen a incorporar emisoras locales de Beats con contenido para los usuarios del país de la suscripción, algo que puede atraer a más y más potenciales suscriptores no solo al servicio, también al ecosistema de Apple. Al final, Apple, por las características intrínsecas a su plataforma cerrada, es la mayor experta en cross-selling desde que el iPod tambaleó la industria de la música y el iPhone la de la telefonía.

Apple Music todavía tiene una gran recorrido de crecimiento, y seguro que los nuevos planes para estudiantes y familias todavía pueden ayudar subir un poco más los números antes de la gran renovación de otoño. Al final es la plataforma mejor integrada para los usuarios de Apple, la que más catálogo tiene y la que se ha llevado algunas de las exclusivas más sonadas del año.

Con todo, y si nos quedamos solo con los números, está más que claro que el balance es muy positivo. Pero Apple Music no son solo números.