El mes pasado se estrenó la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT), el ambicioso proyecto del gobierno de Enrique Peña Nieto por tener un gobierno de datos abiertos en un sexenio opacado por escándalos de corrupción a todos los niveles, empezando por la lujosa e inexplicable casa del presidente.

Esta plataforma conjuntaría información pública de gastos del gobierno a nivel federal, estatal y municipal. Supuestamente haría más sencillo el acceso a los datos del gobierno, sustituiría a la viejas páginas de Infomex y sería un gran paso para la transparencia de este país. Sin embargo, lo que fue vendido como la mejor idea del sexenio, sólo sirvió tres semanas. La PNT tenía fallos de origen que obligaron a las autoridades del órgano responsable de su funcionamiento, el Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI), a suspenderlo temporalmente. El seis de julio, sin bombos ni platillos, la plataforma volvió a funcionar.

La mejor idea del sexenio sólo sirvió tres semanas

Además no fue nada barato, crear la PNT costó más de 19 millones de pesos y la licitación fue dudosa, ya que la empresa encargada, Intellego, fue señalada en 2014 como intermediaria entre los sobornos que Hewlett Packard le pagaba a funcionarios de PEMEX para obtener contratos con la paraestatal. Todo esto a raíz de la investigación realizada por SinEmbargo.

El encargado del proyecto fue el comisionado del INAI, Óscar Guerra Ford, quien aseguró que este sería un gran ejemplo para otras naciones de cómo usar la tecnología a favor de los derechos de las personas. En este caso, el derecho a la información, fundamental para conocer cómo ejercen los gobiernos los impuestos de los ciudadanos. Sin embargo, la primera versión de la página fue criticada por la organización Cívica Digital, porque el diseño de la Plataforma seguía siendo complicado y poco amigable con el usuario si este no manejaba el lenguaje burocrático usado en la solicitudes de datos.

Ahora, Codeando México, una organización de hacking cívico, ha lanzado una convocatoria para desarrollar de nuevo la Plataforma Nacional de Transparencia y probar que no se necesitan millones de pesos para tener esta herramienta. La organización pide que se unan desarrolladores, diseñadores, empresas, organizaciones civiles y ciudadanos en general para colaborar bajo el hashtag #TuPlataformaAbierta y a través del proyecto en GitHub.