Las tarjetas de crédito son una de las vías de pago más frecuentadas en el mundo —especialmente en países como EEUU—. **Este sistema permite a sus portadores pagar las compras incluso si los fondos de su cuenta bancaria son nulos**. La clave está en la deuda bancaria y en el aplazamiento de su devolución.

No obstante, este método de pago es relativamente reciente —considerando la antigüedad que ostenta el dinero en efectivo—. Concretamente, **las primeras tarjetas de crédito nacieron durante la primera mitad del siglo XX.** Durante aquellos años, las diferentes cadenas comerciales ofrecían a sus clientes tarjetas de pago exclusivas para sus establecimientos, un prototipo de lo que posteriormente se asentaría como las tarjetas de crédito.

Durante los años cincuenta, **las primeras tarjetas de crédito multipropósito comenzaron a emerger**, pero ninguna logró penetrar lo suficiente entre los clientes y los comerciantes. Un ejemplo fue la tarjeta Diners Club, gracias a la cual podías pagar en un número determinado de restaurantes y hoteles de Nueva York. No obstante, su circulación fue limitada y acabó condenada al fracaso.

Por suerte, esta situación cambió por completo en septiembre de 1958, cuando **Bank of America introdujo la BankAmericard**, la primera tarjeta de crédito multipropósito reconocida alrededor de los Estados Unidos.

La primera ciudad en aceptar esta nueva tarjeta de crédito fue **Fresno (California)**, una ciudad relativamente pequeña de los Estados Unidos. La elección de la misma se basó en dos parámetros: el 45% de sus residentes eran clientes de Bank of America y, al ser una ciudad relativamente pequeña, podían controlar mejor el desarrollo y la posible repercusión en los medios de comunicación.

Así, en septiembre de 1958, **unos 60.000 habitantes de Fresno recibieron en sus casas unas piezas de plástico —autodenominadas como BankAmericard— con 500 dólares en crédito**. En los documentos adjuntos detallaban las condiciones y promovían su uso a través de los miles de comercios situados en la ciudad de Fresno.

La propuesta resultó un éxito, y en poco más de diez meses, **Bank of America había emitido alrededor de un millón de tarjetas de crédito alrededor de California**. Pocos años después, ante su masiva erupción, estas tarjetas de crédito fueron licenciadas a otros bancos de los Estados Unidos y el resto del mundo, lo que llevó en 1976 a renombrar la marca BankAmericard como Visa.

Paralelamente, **rivales como MasterCard comenzaron a emerger y expandirse a lo largo del mundo**, consolidándose junto a Visa y American Express como las tarjetas de crédito y débito más utilizadas en todo el mundo.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.