Fear The Walking Dead es una serie pesada, debe ser difícil para el fanático fiel que siempre da otra oportunidad. Para el espectador que hace honor a su nombre, y espera con ansias que la historia arranque, que nos ofrezcan unos 45 minutos más o menos interesantes y al menos unos cinco minutos de intensidad como para sentir la necesidad de volver por más. A estas alturas, no culpo a nadie por abandonar esta historia y sus personajes, que aunque parece que lo intentan, no terminan de capitalizar en nada.

El más reciente episodio ha tenido momentos que prometían, pero parece que se disolvieron en nada y se saltaron todas las partes buenas para llevarnos directamente al final.

Misterio innecesario

fear the walking dead

En un arco bastante predecible, resulta que alguien más se ha metido en su cabeza que proteger a los zombies que son de la familia y alimentarlos con cachorritos es la decisión más humana. Hey, ni siquiera me estoy quejando de la similitud que tiene este pedazo de la trama con Hershel y su granja, sino que, ha sido tan desabrida la forma en la que se ha presentado, que simplemente no puedo darle crédito.

Tiene sentido que en medio del colapso de la sociedad, más de un grupo de personas crea que sus seres queridos siguen dentro de sus cuerpos, viendo que se mueven y caminan sin importar el vacío en sus miradas. Cuando algo es demasiado difícil de entender, o de asimilar, las personas van a reaccionar de formas extremas en muchos casos. Asesinato en masa y todo eso.

Lo que me molesta es la forma tan barata en la que construyen un misterio por alrededor de cinco minutos y luego lo desarman en mucho menos de eso. No entiendo por qué lo hacen en primer lugar, si al final no van a sorprender a nadie. ¿Qué hace Nick mirando al búho tallado en el árbol? Nada, porque a menos que este spin-off vaya a saltar el charco e impregnarse de un misticismo que no existe en el universo de Robert Kirkman, la única explicación es que se está volviendo loco, aunque la serie quiera sugerir otra cosa por un segundo.

Chris, el loco

fear the walking dead

Los únicos momentos de la serie en la que no siento que me desmayaré del aburrimiento, irónicamente tienen que ver con uno de los personajes que más detesto: Chris. Claro, al menos este adolescente insufrible con tendencias sociópatas provoca una emoción en mi. No puedo decir lo mismo de la mayoría.

Ya sabemos que algo se ha roto en su cabeza desde que su madre murió, lidiar con las hormonas de esa edad al mismo tiempo que con el apocalipsis, quedarse huérfano y sin iPhone, debe ser demasiado para una sola persona. Quizás el mejor momento del episodio fue ese en el que Chris casi deja morir a Madison, por un segundo todo pudo cambiar para él, había como un deseo de muerte en su mirada, aunque durara muy poco. El actor tiene potencial.

Pero, y lo siento, pero con esta serie siempre hay un pero. ¿Cómo arruinan lo poco que hicieron bien con una escena tan tonta como la del final? Dudo mucho que el chico fuese con intenciones de matar a nadie, quizás necesitaba un cuchillo para hacerse un sandwich o cortarse las venas, pero la escena fue patética.

No creo ser la única que ya no tiene mucha más paciencia para darle a esta serie, tampoco creo ser la única que sueña con que cambie para mejor. Pero 12 episodios después, seguimos esperando por un destello de genialidad que simplemente no llega, no está ni cerca, no da ni señales de humo.