Los "abusos" a los que se refiere el señor Mancera son los costos más elevados de lo habitual que algunos clientes de Uber tuvieron que pagar, previo aviso en la aplicación, por realizar un trayecto. Será el gobierno de la Ciudad de México quien determine las tarifas que se usen en la capital, advierte el jefe de gobierno.

El gobierno adoptó medidas extraordinarias esta semana en pos de reducir la contaminación. La calidad del aire en la capital mexicana era "mala" o "muy mala" en varias demarcaciones según el Sistema de Monitoreo Atmosférico del Gobierno, por lo que quedó concretada la primera fase de la Contingencia Ambiental el pasado miércoles 6 de abril.

Y claro, se redujo de forma impositiva el número de coches en las vías públicas. Esto hizo crecer la demanda por subirse a un coche de Uber. El problema es que la empresa de transporte también vio mermada su flota de vehículos, entrando en acción el algoritmo de tarifa dinámica que emplean en casi todas las ciudades donde operan.

Uber recibió, según declaran, una demanda de solicitudes un 64% mayor de lo habitual, al mismo tiempo que el 40% de sus socios conductores no pudieron circular. Tuvieron que atender un 64% más solicitudes con el 60% de sus vehículos. Ahí es donde entra en juego la tarifa dinámica, diseñada por Uber para "garantizar que, ante la escasez, el servicio esté disponible a minutos de distancia y que las tarifas puedan bajar lo antes posible incentivando a los conductores a hacer más viajes en las zonas con más demanda."

En las ciudades donde Uber opera esto suele ser lo normal, y no hay problema alguno debido a que es la empresa privada la que establece el costo de sus servicios o productos. Al no ser una empresa pública, ésta puede establecer el precio de sus servicios acorde a la demanda como hacen los hoteles, las aerolíneas y un largo etcétera.

En la primera contingencia Uber puso un limite al 1.5x — normalmente solo está topada con un importa mínimo —, esto ocasionó que 30 mil personas, según los cálculos de la startup, se quedasen sin vehículo disponible.

Los resultados del 6 de abril que ha compartido Uber:

  • 68% de los usuarios pagaron una tarifa regular
  • 20% de los usuarios tuvo tarifa dinámica entre 1.1x y 2x
  • Solamente el 12% de los usuarios pagó una tarifa dinámica arriba de 2x

Uber se defiende en su blog corporativo, pero legalmente es una empresa privada y tiene el derecho a controlar el precio que pone a su servicio.

"No existe justificación alguna para que Uber haya incrementado de tal forma los costos del viaje en la Ciudad de México, sobre todo en uno de los momentos más difíciles de la Ciudad." dijo el secretario de Movilidad capitalino, Héctor Serrano.

El funcionario entiende que el servicio que presta Uber es "especializado" según estipula la normativa de transporte. Esto otorga al gobierno de la capital la capacidad para determinar las tarifas, indicó. Serrano cree que la tarifa dinámica está diseñada para favorecer los intereses de Uber, no los de los usuarios. También dijo que los automóviles de Uber serán sometidos a revisión vehicular para verificar sus condiciones.

Pese a que Ciudad de México quiera ahora interferir entre una empresa privada y el precio que estipula al servicio que ofrece, no será antes de que se dispute una larga lucha en los juzgados. El gobierno aceptó la llegada regulada de Uber y ahora deberá acatar las decisiones que esta tome de forma autónoma.