Uber ya tiene su tarifa plana de servicios en España. Conocida como Uber One, lo que en Amazon podría ser Prime, acaba de estrenarse en el país. De esta manera, se une a Estados Unidos, Reino Unido Francia, Canadá, México, Australia, Taiwán y Chile donde, desde su lanzamiento inicial en 2021, ha ido implantándose poco a poco.

Según cifras de la compañía, Uber One ya cuenta con 10 millones de suscriptores en conjunto de todas las regiones. El objetivo de su lanzamiento en España es, por tanto, buscar esa mayor fidelización de los usuarios en el país y aumentar ingresos –uno de los objetivos que la tecnológica lleva intentando cumplir desde hace años a fin de alcanzar su rentabilidad–. De hecho, y como también comentan, este sistema suele tener un efecto de crecimiento: los usuarios de Uber One hacen casi el doble de pedidos que el resto de clientes.

Sustituyendo al actual Uber Eats Pass presente en España para los clientes del servicio de comida a domicilio, el objetivo de Uber One busca un mayor ahorro a sus usuarios. Un que fusiona todos los modelos de membresía actuales y que implica a todas las líneas de negocio de la compañía. ¿Cuántos usuarios hay de la versión de tarifa plana de los restaurantes? Uber no aporta datos sobre esto, pero esperan que aumente el total de los que tienen ahora fidelizados.

Lo más importante del servicio: su precio. Uber One tendrá un coste mensual de 4,99 euros. Con este precio, apuntan desde la compañía a los medios, el usuario habrá amortizado el precio mensual en solo dos perdiso. Para los usuarios que prefieran ir al bono anual tendrá un coste de 49,99 euros. Un coste en el que estarán incluidos los siguientes servicios:

  1. Gastos de envío a 0€ en pedidos de Uber Eats. 
  2. Hasta 5 % de descuento en pedidos Uber Eats, siempre que el pedido mínimo sea de 10 euros en el delivery y 20 euros en supermercados.
  3. 5 % de descuento en servicios de movilidad Economy, como UberX, UberX Saver –el modelo que incentiva la oferta cuando hay pocos conductores– y Green.
  4. 10 % de descuento en servicios Premium, que incluye el modelo Comfort, Black y Van.
  5. Propone una prueba gratuita de 1 mes.
  6. Incluye, también un servicio de atención al cliente prioritaria.
  7. Así como ofertas especiales y beneficios adicionales.

Con este planteamiento, y según apuntan desde la compañía, desaparecen las tarifas sorpresa dentro de la propia aplicación. Es decir, junto a la tarifa plana mensual no se abonará ningún pago más, salvo el del evidente de la consumición.

Uber One, a vueltas con la Ley Rider

Como no podía ser de otra manera, la presentación de un servicio de tarifa plana que afecta directamente a Uber Eats, tenía que pasar por su planteamiento bajo el modelo rider. Según apuntan desde la compañía, el modelo de Uber One no tendrá efecto sobre los ingresos que perciben los riders. Las variaciones o incrementos de las tarifas serán asumidas, al menos de momento, por la propia compañía. La cual apunta que asumirá la variación gracias al aumento de clientes con pago fijo mensual.

Unas tarifas que han incluido novedades. Desde septiembre de este año, Uber anunció que volvería al modelo de autónomos. Junto al mantenimiento de las flotas, permanecería con un sistema híbrido. Principalmente, para competir con Glovo, el unicornio español que puso sus cartas sobre la mesa desde el primer momento: mantendrían un sistema de autónomos con algunas variaciones en su relación labora.

La primera de ellas tendría que ver con el sistema de tarifas. Glovo optó por una suerte de subastas que movían el precio en una horquilla en la que los riders podrían su oferta y esta sería aceptada por la demanda vigente. En el caso de Uber, apuntan a un sistema de precios libres en los que en vez de recibir notificaciones, saldrán los pedidos disponibles en ese momento y bajo esas condiciones.

De momento, explican, llevan dos meses trabajando bajo este sistema con varios objetivos. El primero de ellos, el de solucionar la caída del 80 % de la cuota de riders que perdieron en el momento de estrenar la Ley Rider y que, afirman, se revirtieron en su principal competidor: Glovo. El segundo de ellos, ver hasta dónde puede llegar el chicle de la legislación para los repartidores.

"Hemos hablado mucho con el Gobierno para ajustar todo esto", explica Courtney Tims, directora de Uber Eats España, "pero al final el modelo tendría que ser validado por la Inspección de Trabajo". Dicho de otro modo, esperan a ver cómo evolucionan las prometidas inspecciones que apuntaló la Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ante los cambios en los modelos de asociación laboral en el sector delivery, pero que no terminan de llegar. De existir, estas empezarían a mediados de 2023 y se alargarían en el tiempo durante años. Y, será en ese momento, cuando se valide los nuevos modelos o no.

Deja un comentario

Deja tu comentario