Prazis | Shutterstock

**Mariano Rajoy** ha realizado una declaración institucional en Ayamonte (Huelva) tras los terribles **atentados de Bruselas** ocurridos esta mañana. En la rueda de prensa, el presidente del gobierno en funciones ha señalado que «España ayudará al pueblo belga», al mismo tiempo que ha agradecido la unidad de todos los grupos parlamentarios tras lo sucedido.

La mayor parte de víctimas del yihadismo son musulmanas, según los estudiosEl político ha comentado además que el país «no regateará en dedicación e inteligencia en la lucha contra el terrorismo». Rajoy también ha dicho que la mayor parte de víctimas del **yihadismo** es musulmana. Tras los ataques perpetrados en Bélgica y los atentados de París reivindicados por **DAESH**, ¿es cierta la afirmación del presidente del gobierno en funciones?

Antes de que el Estado Islámico sembrara el terror en Europa, los ataques organizados por **Al Qaeda** ya mataban a más población musulmana que de otra confesión religiosa. Así lo planteaba un estudio publicado en 2009 por el *Combating Terrorism Center* de Estados Unidos, en el que se decía que la organización liderada antaño por Bin Laden asesinaba a una cifra de musulmanes ocho veces mayor que de otras religiones.

Steve Allen | Shutterstock

Entre 2004 y 2008, según el diario *Spiegel*, Al Qaeda se había hecho responsable de 313 ataques que habían acabado con la vida de más de 3.000 personas. Y aunque dichos atentados también incluían los organizados en Madrid en 2004 y Londres en 2005, lo cierto es que **las víctimas de los ataques en suelo europeo suponían el 12% del total**. De hecho, según el mismo estudio, los civiles no occidentales tenían 38 veces más posibilidades de morir en un ataque islamista que los de origen occidental.

A pesar del olvido mediático, la mayoría de ataques suceden en Iraq, Siria, Pakistán o AfganistánResulta lógico, sin embargo, que recordemos fechas marcadas por el terror como el 11 de septiembre, el 11 de marzo, el 7 de julio o el 13 de noviembre. **Pero la realidad es que el yihadismo es mucho más complejo de lo que parece**. Bucear en el origen del atentado de París o en el porqué del ataque de Bruselas supone entender que, a pesar del «olvido mediático», decenas de personas -muchas de ellas musulmanas- mueren a diario a manos de asesinos como los que forman parte de DAESH.

Y es que estos terroristas, que pretenden organizar un Califato y acusan a los occidentales de «cruzados», han elevado la escala de violencia en regiones que pasan desapercibidas a diario. A pesar de que el terrorismo ha descendido o permanece constante en el resto del mundo, en países como Afganistán, Iraq o Siria, marcados por conflictos bélicos, se ha visto cómo los ataques se recrudecen, como se observa en los siguientes gráficos:

La expansión del extremismo de DAESH por Siria e Iraq había logrado aumentar también el grado de preocupación en los países occidentales. De hecho, el 67% de los franceses y el 61% de los españoles se mostraban atemorizados por la posibilidad de un atentado terrorista, según un estudio publicado en julio del año pasado por *Pew Research Center*.

«Hay que prestar especial atención en proteger los derechos de los musulmanes», destacan desde organizaciones de derechos humanosLos ataques ya han ocurrido, el primero en Francia el 13 de noviembre, y el segundo hoy 22 de marzo. Pero donde golpea el terrorismo de forma mayoritaria es en otras regiones, lejos de Europa y Estados Unidos. De acuerdo a una información publicada por la *BBC*, **el 60% de los atentados entre 2003 y 2013 habían sido organizados en Iraq, Afganistán y Pakistán**. La guerra de Siria, que comenzó hace cinco años, no ha hecho más que alimentar la semilla de la barbarie, que afecta de manera mayoritaria a personas musulmanas.

Por este motivo, **Mark Barwick**, portavoz de *Human Rights Without Frontiers*, señalaba que había que prestar especial atención en proteger los derechos de los musulmanes. La aparición de hashtags como **#StopIslam** no responde, por el contrario, a una realidad, sino que es un ataque directo con tintes xenófobos. Ni la religión ni los **refugiados** están detrás de los cinturones de explosivos o los fusiles empleados hoy.

Eugenio Marongiu / Shutterstock.com

La respuesta al terrorismo yihadista debe ser múltiple y compleja. No debemos olvidar que muchos miembros de DAESH han nacido aquí en Europa. Han crecido, han trabajado y han jugado en barrios como los nuestros. De acuerdo a un estudio del Instituto Elcano, **el 40,5% de los detenidos por yihadismo en nuestro país había nacido aquí**.

Por ello resulta fundamental actuar mediante los servicios de inteligencia y no dejarnos llevar por el alarmismo, la histeria y el miedo. El jurista **Félix Vacas**, especializado en Derecho Internacional, también apuntaba la necesidad de que las facciones no yihadistas se unieran en Siria e Iraq. Planteamientos que muestran la complejidad de un problema gravísimo que no debe teñirse con aromas racistas o intolerantes. Porque si lo logran, entonces DAESH habrá ganado la batalla. Al menos, la ideológica.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.