Reino Unido, primer país en autorizar la modificación genética de embriones
Kateryna Kon | Shutterstock

La técnica CRISPR-Cas9 para editar el genoma está protagonizando importantes debates en el 2016. La herramienta, definida por Jennifer Doudna como un "bisturí molecular", ha sido autorizada en Reino Unido para modificar genéticamente embriones humanos con fines científicos. La medida convierte al país en el primero del mundo en aprobar una investigación de este tipo, después de que científicos chinos editaran el genoma de embriones mediante CRISPR-Cas9 en 2015, según un trabajo publicado en Protein & Cell.Editar el genoma de embriones servirá para entender por qué se producen abortos recurrentes o mejorar las técnicas de fertilización

Los resultados de los investigadores de la Universidad Guangzhou reabrieron un considerable debate en la comunidad científica. ¿Era ético modificar el genoma de embriones? Un seminario en Washington abordó la polémica el pasado mes de diciembre, fecha en la que CRISPR-Cas9 también fue elegida como "el avance científico más importante de 2015". Meses después de la publicación de la investigación china, el Instituto Francis Crick de Londres pedía una autorización al gobierno de Reino Unido para aplicar las "tijeras molecular" con fines científicos.

La aprobación del proyecto ha sido dada a conocer hoy por la Human Fertilisation and Embryology Authority (HFEA), la entidad competente en Reino Unido para este tipo de autorizaciones. El equipo de la Dra. Kathy Niakan podrá editar el genoma de embriones humanos durante los siete primeros días después de la fertilización. Dichos embriones procederán de "excedentes donados" de parejas que se sometan a tratamientos de fertilización in vitro. Según recoge The Guardian, los embriones modificados genéticamente no podrán ser implantados en el útero de una mujer, por lo que en ningún caso la aplicación de esta técnica supondrá el nacimiento de un bebé con su genoma editado.

CRISPR

Jennifer Doudna/UC Berkeley

Gracias a esta autorización, Niakan podrá estudiar qué genes intervienen en el desarrollo embrionario temprano, es decir, el proceso que ocurre antes de que se produzca la implantación en el útero de la madre. Sus resultados podrían permitirnos conocer más acerca de los abortos recurrentes o mejorar los procesos de fertilización in vitro. Los experimentos para aplicar CRISPR-Cas9, según fuentes del Instituto Francis Crick, comenzarán en los próximos meses, una vez que su trabajo sea aprobado por una autoridad de ética a nivel local. En un primer momento los investigadores tratarán de bloquear el gen OCT4, también conocido como POU5F1, que se activa en las células que van a dar lugar al embrión y no a la placenta.

La distinción realizada por la HFEA a la hora de dar luz verde a la aplicación de CRISPR-Cas9 en la edición genómica de embriones humanos es importante, según los especialistas. Por un lado, permite promover la investigación sobre el desarrollo embrionario utilizando una herramienta inmersa en los últimos tiempos en una auténtica guerra de patentes. Por otro lado, dado que los embriones no serán implantados y no darán lugar a un embarazo, se sortea la polémica bioética en relación a la protección de la dignidad humana. Reino Unido se convierte así en un país pionero a la hora de aprobar el uso de CRISPR-Cas9 para modificar el genoma de embriones humanos, un paso más que respalda la aplicación de la técnica que ganó el Premio Princesa de Asturias de 2015 y que bien merece un Nobel.

Recomendados