Jennifer Doudna (Washington DC, 1964), galardonada junto a Emmanuelle Charpentier con el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2015, es una pionera en el mundo de la ciencia. Realizó el doctorado en la Harvard Medical School, bajo la dirección del profesor Jack Szostak, Premio Nobel de Medicina o Fisiología en 2009. Durante su tesis se especializó en el estudio de las ribozimas, un tipo de moléculas de origen ancestral capaces de acelerar reacciones bioquímicas específicas.

Actualmente es investigadora en la Universidad California (Berkeley). Junto con Charpentier desarrolló un nuevo método de edición genómica, conocido como sistema CRISPR-Cas9, que ha supuesto una verdadera revolución científica. Estas “tijeras moleculares” permiten editar el genoma de manera más rápida y precisa que los métodos tradicionales de ingeniería genética. Para conocer sus implicaciones, entrevistamos a Doudna, una científica cuyo trabajo con Charpentier bien podría valer el próximo Premio Nobel.

CRISPR-Cas9 es un mecanismo de defensa de las bacterias frente al posible ataque de virus. Hoy en día conocemos su papel en la inmunidad adaptativa y sus aplicaciones en ingeniería genética. ¿Pero qué nos queda por saber de estos microorganismos?
Es difícil predecir cuáles serán los desafíos principales de la microbiología. Pero es importante resaltar que todavía desconocemos la función de muchos genes bacterianos. Estoy segura de que nos quedan por descubrir numerosas rutas y actividades de estos microorganismos.

El sistema CRISPR-Cas9 ha sido una nueva revolución en ingeniería genética, al igual que sucedió en la década de los setenta con la tecnología del ADN recombinante. ¿Cómo nos afectará?
La tecnología de CRISPR/Cas9 tendrá un impacto muy importante en nuestra vida diaria y en la cultura del futuro. La medicina, la agricultura, la investigación o la fabricación de productos químicos “verdes” son algunas de las áreas que mejorarán gracias a estas herramientas.

"El sistema CRISPR-Cas9 me recuerda a un bisturí molecular para editar el genoma"Es curioso pensar que una tecnología tan revolucionaria nació a partir de una investigación sobre la producción del yogur en la empresa Danesco. ¿Tiene sentido diferenciar entre ciencia básica o aplicada?
Creo que es importante promover las relaciones entre las entidades académicas y las privadas. CRISPR-Cas9 es un ejemplo de cómo este tipo de proyectos puede brindarnos soluciones para los problemas del mundo real.

¿Piensa entonces que la investigación debe ir orientada a la sociedad o por el contrario tendríamos que dejar que la creatividad científica fluyera?
Realmente soy una fanática de la investigación guiada por la curiosidad, aunque también creo que se deben promover las colaboraciones que antes mencionaba.

El trabajo sobre CRISPR-Cas9 es un ejemplo de colaboración a ambos lados del Atlántico, ¿cómo cree que podríamos convencer a los gobiernos y a la sociedad en general de que debemos invertir más en ciencia?
La colaboración con el grupo de Charpentier ha sido maravillosa. Lo que realmente espero es que la atención internacional que ha despertado la tecnología de CRISPR-Cas9 sirva para que el público general y las agencias de financiación de la I+D se convenzan de apoyar la investigación guiada por la curiosidad.

Jennifer Doudna

Jennifer Doudna/UC Berkeley

¿Por qué esta nueva herramienta de edición genómica es más precisa que las técnicas convencionales de ingeniería genética?
Su precisión se debe al funcionamiento que tiene. En ese sentido, CRISPR-Cas9 me recuerda a un bisturí molecular que utilizamos para editar el genoma.

Pero teniendo en cuenta que no hemos alcanzado algunos de los objetivos prometidos por las primeras técnicas de ingeniería genética, ¿cree que con CRISPR-Cas9 será posible? Me refiero, por ejemplo, al caso de la terapia génica…
Sin duda. Estas nuevas herramientas nos permitirán obtener resultados más precisos y alcanzar algunos de estos objetivos.

¿Y es verdad que CRISPR-Cas9 es una técnica más segura que las herramientas tradicionales de ingeniería genética?
Sí. Su funcionamiento se basa en el apareamiento entre el ADN y el ARN, y gracias a las múltiples estrategias que emplea la proteína Cas9, nos aseguramos de que el corte en el ADN se produce únicamente cuando se detecta la secuencia objetivo correcta.

"Debemos tener en cuenta las consideraciones éticas de esta tecnología"Si las características de esta tecnología permiten que la edición genómica sea más rápida, ¿veremos pronto algunas de las aplicaciones que comentaba?
Sí, de hecho ya estamos viendo algunos resultados de la tecnología CRISPR-Cas9 en la edición del genoma.

¿Qué opina de las controversias sobre las aplicaciones de la ingeniería genética? ¿Cree que pueden repetirse con esta nueva herramienta?
Bueno, fueron precisamente estas preocupaciones las que me llevaron a convocar un encuentro para debatir las consideraciones éticas de la ingeniería genómica. Algunas de sus conclusiones se resumieron en un artículo publicado en Science en marzo. Pero seguimos siendo conscientes de estas implicaciones, por lo que ahora estoy trabajando junto a un grupo más amplio de investigadores para organizar un congreso que se centre en estos aspectos.

¿Ve necesario paralizar un proyecto científico por algún tipo de controversia ética? Por ejemplo, ¿cuál es su opinión sobre la investigación que realizaron científicos chinos en la que anunciaron la modificación genética aplicada a embriones?
Es una discusión necesaria, sin duda. De hecho próximamente debatiremos estas cuestiones en un encuentro convocado por la Academia Nacional de Ciencia y la Academia Nacional de Medicina.

"Las mujeres afrontamos desafíos únicos en investigación"¿Cuáles serán los desafíos principales de estas herramientas de edición genómica? ¿Será posible la creación de seres humanos modificados genéticamente?
Pienso que la tecnología debe ser evaluada para cualquier tipo de aplicación terapéutica en humanos, incluyendo la edición de la línea germinal. Debemos tener en cuenta no sólo la seguridad, la efectividad o el acceso a estas herramientas, sino también las consideraciones éticas que rodean a determinadas aplicaciones como las que menciona.

Ha recibido el Premio Princesa de Asturias junto con Emmanuelle Charpentier. ¿Es difícil para una mujer dedicarse a la ciencia?
Las mujeres afrontamos desafíos únicos en investigación, probablemente debido a las expectativas culturales y a los sesgos. Pero en este segundo caso, creo que la mayoría no son intencionados.

Qué consejos le daría a los jóvenes que comienzan su carrera científica?
Creo fervientemente en la persistencia, y en que cada uno pueda buscar sus propios intereses. No debemos dejar que el miedo al fracaso frene la experimentación creativa.

Te recomendamos

Puedes intercambiar opiniones con otros lectores de Hipertextual en nuestro canal de Slack. (¿Por qué ya no hay comentarios?)