La obtención energética que el mundo conectado necesita: células solares minúsculas

Hace poco conocimos cómo las características de la unión de perovskita y puntos cuánticos podían cambiar radical y positivamente la absorción de luz de los paneles solares para su transformación en energía fotovoltaica. En ese sentido, la ciencia sigue, como siempre, dando buenas noticias, y es que un grupo de investigadores del MIT ha creado, tras años de trabajo y experimentación, una célula fotovoltaica flexible de tamaño y peso tan minúsculo que puede situarse sobre una pompa sin romperla.

Lo mejor de todo es la versatilidad que ofrece tras su proceso de producción, en el que la célula solar (fabricada con el absorbente Ftalato de dibutilo), el substrato que la sostiene y el revestimiento que la protege (hechos con un polímero flexible conocido como parileno) se combinan en un único paso. Así, el substrato puede protegerse del polvo y otras sustancias tóxicas. Todo ello se hace al vacío a temperatura ambiente, sin usar disolventes o químicos fuertes. Para el momento de crear el revestimiento se usa deposición química.

El resultado ofrece, según el equipo de investigadores del MIT, un material ultrafino hasta la proporción 1/15 respecto al grosor de un pelo humano y 1/1000 del grosor de las células convencionales formadas con vidrio, de un tamaño aproximado de 2 micrómetros. Lo reseñable es que, frente a estas, no pierde capacidad de absorción. Lo gracioso es que podría ser tan fino que dejaría de ser práctico por su fragilidad.

Pasando a pensar en posibles utilidades prácticas, desde la investigación sugieren que aunque aún quedan años como para que pueda ser producido a escala masiva, el invento podría situarse sobre la superficie de cualquier material. Lo primero que se nos ocurre es como capa de absorción de los objetos conectados de bajo consumo que ya está dejando el Internet de las Cosas. Pero por otra parte, si somos más ambiciosos, pensar en una posible capa sobre las pantallas táctiles de smartphones también es una idea que suena muy bien, junto a, por ejemplo, otra que convierte los toques en electricidad.

Recomendados