El virus del miedo: ¿tiene sentido retrasar los embarazos por Zika?
James Gathany (Wikimedia)

Zika se expande por el continente americano sin que nada haya podido evitarlo. Desde su descubrimiento en Uganda en 1947 hasta hoy, el virus ha viajado por África, Asia, América y el Pacífico. Pero es ahora cuando la infección transmitida por mosquitos del género Aedes está provocando un gran alarmismo. Aunque no se trata de un virus letal -sus síntomas son similares a los que provoca el dengue-, la ausencia de vacunas o tratamientos para prevenir o curar la enfermedad ha hecho que Barack Obama pida tomar "medidas urgentes" para investigar acerca de zika.

La Organización Mundial de la Salud sostiene que los síntomas del zika incluyen fiebre, dolor articular, erupciones cutáneas o malestar general. Los signos de la enfermedad suelen aparecer entre 3 y 12 días después de la picadura del mosquito. Lo extraño, sin embargo, fue notificado por primera vez el 28 de noviembre de 2015, cuando el Ministerio de Salud de Brasil alertó sobre la asociación entre el incremento de microcefalia en el nordeste del país y la infección por Zika.

Alerta por los bebés con microcefalia

La microcefalia consiste en que los recién nacidos presentan una cabeza más pequeña de lo normal, lo que hace que el tamaño del cerebro también sea menor. Esto provoca a su vez que la calidad y la esperanza de vida de los bebés se reduzcan drásticamente. Los primeros estudios, recogidos por la Organización Panamericana de la Salud (PAHO), apuntan que "probablemente el mayor riesgo de aparición de microcefalias y malformaciones está asociado con la infección en el primer trimestre del embarazo". Sin embargo, las conclusiones son todavía preliminares y las autoridades señalan que deben realizarse más investigaciones para confirmar que está correlación también implica una causalidad.Las autoridades admiten que se necesita más investigación para confirmar la relación con los casos de microcefalia

En este contexto, El Salvador fue el primero en pedir que se retrasaran los embarazos hasta 2018. El Ministerio de Salud Pública de Ecuador y las autoridades de Jamaica, Honduras y Colombia -el segundo país más afectado junto con Brasil- han pedido a las mujeres postergar los embarazos. La OMS, por el contrario, no ha apoyado estas recomendaciones, sino que la entidad se ha limitado a aconsejar a las mujeres embarazadas o que planeen estarlo que tomen cuidados adicionales para evitar las picaduras de mosquitos. La organización también ha recomendado a las mujeres embarazadas de otras regiones que eviten en lo posible viajar a zonas afectadas por el virus Zika.

Actualización 29 de enero, 12:32: En las últimas horas, las autoridades de salud pública de Reino Unido también han pedido a aquellas personas que viajen a zonas afectadas por zika que retrasen en lo posible los embarazos. Según publica Telegraph, el gobierno ha recomendado el uso de medidas anticonceptivas a las parejas durante el mes siguiente de haber viajado a estos países.

Lo que sabemos hasta el momento es que se deben extremar las precauciones para evitar las picaduras de mosquitos Aedes. En ese sentido, la PAHO plantea que se usen ropas que cubran la piel (mangas largas), mosquiteros medicados y repelentes indicados por las autoridades sanitarias. Además la entidad pide que se busquen posibles focos de criaderos de mosquitos en las casas y alrededores, con el objetivo de eliminarlos. La investigación continúa para confirmar mediante la evidencia científica que la infección del zika tiene relación con los casos de microcefalia, que han aumentado en Brasil veinte veces en 2015 con respecto a 2014.

Voces críticas con estas medidas sostienen que, en muchos casos, se trata de embarazos no deseados (según algunas estimaciones, un 58% en Latinoamérica) y que los gobiernos no cuentan con estrategias definidas para hacer frente al virus. En un escenario en el que Zika continúa expandiéndose por el mundo -como demostró su llegada a España hace unos días-, parece lógico incrementar las precauciones en la medida de lo posible. El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos o Australia, por ejemplo, también han pedido a las mujeres embarazadas que no viajen a las zonas afectadas. Por todo ello, la relación entre Zika y los casos de microcefalia o la aparición del síndrome Guillain-Barré no ha sido confirmada por completo por la evidencia científica. Solo la investigación nos ayudará a despejar las incógnitas sobre el virus, además de plantearnos herramientas con las que prevenir o curar esta infección.

Más de: EMBARAZOS, VIRUS, ZIKA

Recomendados