El mundo entero tiene la vista puesta en el desarrollo y la administración de vacunas contra el coronavirus. Sin embargo, la COVID-19 no es la única enfermedad que tiene en jaque a la humanidad. De hecho, hay otras que llevan años haciéndolo, aunque su boom, pasara hace mucho tiempo. Es, por ejemplo, el caso del SIDA: Desde el descubrimiento del virus que la causa, en 1981, se estima que han muerto por ella más de 30 millones de personas. No es ninguna minucia, desde luego. Por eso, encontrar la vacuna del VIH es también una prioridad para la ciencia.

Afortunadamente, a día de hoy existen tratamientos que dotan a los pacientes con SIDA de una calidad de vida prácticamente normal, siempre que no dejen de tomarlos en toda su vida. Pero no es suficiente. Su alta tasa de mutación y su capacidad para esconderse en reservorios a la espera de que llegue su momento, han hecho muy complicado durante todos estos años obtener el ansiado fármaco. 

Se han iniciado numerosos ensayos con animales, la mayoría de ellos sin llegar a buen puerto. Son  más escasos los que han llegado a testarse con humanos. Ahora, uno de ellos, cuyos resultados acaban de hacerse públicos en un comunicado, ha vuelto a dar lugar a la esperanza. Se trata solo de la fase I, aún hay mucho camino por andar; pero, al menos de momento, parece que ese podría ser un camino correcto.

Otro paso hacia la vacuna del VIH

La fase I de los ensayos clínicos es aquella en la que se comienza a analizar su seguridad y se buscan las dosis más eficientes, siempre con un número aún reducido de pacientes.

El 97% de los voluntarios vacunados desarrolló inmunidad contra el VIH

En este estudio, enmarcado en la Iniciativa Internacional Vacuna contra el SIDA (IAVI), participaron 48 personas, que se dividieron en dos grupos, uno para testar una dosis baja y otro para probar otra más elevada. Además, la mitad de cada grupo recibió un placebo. Esto significa que se le administró una sustancia aparentemente igual que la vacuna, pero sin ningún efecto sobre su organismo. Así, se pueden comparar los resultados y comprobar si, efectivamente, la vacuna del VIH ha funcionado como es debido.

El objetivo era comprobar si se generaba inmunidad frente al virus. Y así fue. Una vez administradas las dos dosis, con dos meses de separación entre ellas, el 97% de los que recibieron el fármaco habían generado células inmunitarias y anticuerpos eficaces para combatir el VIH. Concretamente, se obtuvieron anticuerpos ampliamente neutralizantes, capaces de adherirse a proteínas muy conservadas del virus causante del SIDA. Así, se lograría combatir diferentes cepas, solventando el problema generado por su elevada tasa de mutación. 

Y lo mejor, según ha explicado en el comunicado el director ejecutivo de diseño de vacunas en el Centro de Anticuerpos Neutralizantes de IAVI, William Schief, es que la tecnología que han empleado podría utilizarse para prevenir contras enfermedades, como el zika o la malaria.

No lancemos aún las campanas al vuelo

Esta es una gran noticia, sin duda, pero aún es pronto para dar el objetivo por conseguido. De hecho, no es la única vacuna del VIH que ha conseguido llegar a ensayos clínicos con humanos. Es de las pocas que lo han logrado, eso sí, pero no está sola.

Es más, los laboratorios Janssen, conocidos por la obtención de una vacuna contra el coronavirus que comenzará a administrarse en la Unión Europea en las próximas semanas, han logrado alcanzar la fase III de sus ensayos clínicos. 

El siguiente paso de estos científicos será contactar con Moderna para usar su tecnología del ARNm

En este caso, usan una tecnología similar a la que han empleado para su vacuna contra la COVID-19. No es mala idea adaptar estas técnicas que han permitido obtener un método de inmunización en tiempo récord.

Por eso, el próximo paso de IAVI ha sido ponerse en contacto con la compañía farmacéutica Moderna, para acordar el desarrollo de una vacuna del VIH basada en esa tecnología del ARN mensajero que han usado contra el coronavirus tanto ellos como Pfizer.

Y es que, si bien este procedimiento es tan novedoso que nos parece casi ciencia ficción, no será raro que en un futuro desbanque a algunos de los mecanismos tradicionales de obtención de vacunas. La de la COVID ha sido la primera. Ojalá la vacuna del VIH pueda llegar a ser la segunda. 

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.