Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte la mejor experiencia y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias de navegación. Si sigues navegando consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

Viajar por peligrosas carreteras heladas será pronto cosa del pasado

Por el 23 de enero de 2016, 12:31

Las carreteras heladas son causantes de muchos accidentes al año. Con un nuevo compuesto se podría evitar la formación del hielo.

Viajar por peligrosas carreteras heladas será pronto cosa del pasado
Shvaygert Ekaterina I Shutterstock

Hace poco hablamos de cómo podría evolucionar algo tan arcaico como el asfalto de las carreteras. Tras años y años sin evolución alguna, un proyecto de carreteras de plástico, construidas a base de módulos prefrabricados lejos del terreno donde va a ser usado, y con un subsuelo aprovechable para tuberías y cableado suena muy bien. Pero hay que asumir que los carreteras, tal y como están ahora, van a durar mucho tiempo hasta que cambios de ese calado se hagan realidad. Y en base a la realidad actual, hay que luchar con fenómenos como el de las carreteras heladas.

Las carreteras heladas son las causantes de muchos accidentes en regiones donde las temperaturas están sobre 0º con frecuencia, y aunque se aconseja llevar cadenas, no deja de ser problemático discurrir por ellas. Por ello se buscan soluciones para conseguir el deshielo, y más allá del clásico uso de la sal, unos investigadores de la Universidad de Estambul han descubierto un compuesto que se añade al betún con el que se pavimentan las carreteras. Se trata de formiato de potasio mezclado con estireno butadieno y luego unido al betún para ser esparcido en la nueva calzada.

Aunque de momento la mezcla sólo ha sido probada en entornos de investigación, el compuesto ha demostrado ser tan duro como el que se usa tradicionalmente en las calzadas actuales. Con él aplicado, se retrasa la formación de hielo o se repele, aunque esperan ampliar la cifra de tiempo en la que la carretera dispensa las moleculas de la mezcla que va renovando el pavimento para seguir siendo efectivo. Con tan solo pasar por una carretera que utilice este sistema, se activa el "mecanismo" que hacen que se liberen estas moléculas, lo que hace innecesaria la continua acción del ser humano.

Vemos, así, como muy lejos aún de la ciudad inteligente y de las carretereas informatizadas, tenemos que seguir prestando servicio a partes actuales vitales de nuestros sistemas de comunicación tan importantes como las calzadas clásicas, que todavía tienen mucho que decir.

Más de: CARRETERAS

Recomendados