Dengue

El dengue, una enfermedad vírica transmitida por mosquitos del género Aedes, es considerado un problema de salud pública en México. La infección, que se ha expandido por regiones tropicales y subtropicales de Centroamérica, Sudamérica y lugares donde se estanca el agua, cursa con síntomas como fiebre, dolor de huesos y cabeza, insomnio o falta de apetito, muy similares a los de un catarro. En casos graves, sin embargo, el dengue puede llegar a provocar deshidratación severa, convulsiones y hemorragia. Si se producen sangrados o incluso shock hemorrágico, los pacientes pueden fallecer por la enfermedad.

La enfermedad del dengue no contaba con un tratamiento ni vacuna eficaz hasta la fecha, por lo que mejorará el control de su transmisiónMéxico ha vivido con especial interés la evolución del dengue en el país. Según un estudio de Ivonne Torres-Galicia, la tasa de incidencia de la infección ha permanecido estable durante las dos últimas décadas, pero la incidencia de fiebre hemorrágica por dengue ha aumentado de forma preocupante. Por este motivo, los investigadores consideraban que las características del dengue habían variado desde 1990 a 2011, sin que supieran determinar una causa clara.

La carencia de un tratamiento específico contra la infección y la ausencia de una vacuna para frenar su transmisión eran dos factores clave a la hora de controlar esta enfermedad en México, donde se considera un auténtico problema de salud pública. En las últimas semanas, la filial en América Latina de la multinacional farmacéutica Sanofi Pasteur había adelantado que la vacuna contra el dengue -cuyo valor de negocio supera los mil millones de dólares- llegaría en 2016. El anuncio se ha hecho hoy realidad, después de que la vacuna haya sido evaluada de forma positiva por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS).

La confirmación oficial será realizada a través de la Secretaría de Salud, lo que convierte a México en el primer país en autorizar la vacuna en todo el mundo. Según SDP Noticias, la vacuna podría conferir inmunidad contra el dengue a la mitad de la población mundial, una vez que fuese aprobada en más regiones del planeta. Sanofi Pasteur pidió autorización en veinte países más de América Latina y Asia, además de planear la solicitud en la Unión Europea para 2016 y en Estados Unidos para 2017. Con la llegada de la vacuna, podría frenarse la transmisión de una enfermedad emparentada -por su vector de transmisión- con otros trastornos como la fiebre amarilla, el chikungunya o la fiebre del Valle del Rift.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.