Michael Fassbender como Steve Jobs. — (C) Universal Studios

A pesar de las buenas críticas como película, y las desastrosas como documento biográfico tanto por parte de empleados, ex-empleados, familiares y otros miembros de Silicon Valley, Steve Jobs, la película dirigida por el oscarizado Danny Boyle, y guionizada por el también condecorado Aaron Sorkin ha arrancado en EE.UU. con sólo $7.3 millones de taquilla.

El estreno limitado de hace unas semanas nos ponía sobre alerta. Con su estreno a inicios de octubre en varias salas de Estados Unidos, la película sólo cosechó poco más de medio millón de dólares, y auguraba un éxito de taquilla moderado, de existir, cuando su estreno fuera ampliado a más salas.

Quizá la temática de Steve Jobs haya agotado a los estadounidenses, con dos películas ahora mismo en taquilla sobre el tema, con "Steve Jobs: The Man in the Machine" también en los cines acompañando a la cinta de Danny Boyle, y el fiasco de "Jobs" con Ashton Kutcher aún fresco, hagan que el público opte por otros filmes.

En 7ª posición, por debajo del estreno de la 5ª secuela de Paranormal Activity, en una taquilla americana aún liderada por The Martian, que se mantiene líder en su cuarta semana.

Independientemente de la recepción en taquilla, las buenas críticas no dejan de llegar, especialmente hacia Michael Fassbender, en su papel de Steve Jobs, está rumoreado a ser nominado al óscar a mejor actor protagonista. "Se hace con el control absoluto de la película" según Kristopher Tapley, y Todd MacCarthy para Hollywood Reporter afirma que "Fassbender está varios pasos por delante del resto" de sus compañeros.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.