El programa One perfect Shot de HBO Max, producido y conducido por Ava DuVernay, es un recorrido por el cine. Pero no por los lugares obvios o los más populares. El documental toma la decisión de analizar de forma detallada las grandes escenas de varios de los directores más destacados del cine. Y en ese selecto grupo, Aaron Sorkin tiene un lugar destacado. Es una de las miradas más precisas acerca de uno de los más curiosos fenómenos del cine contemporáneo. ¿Qué ocurre cuando se mezcla la política y el cine? 

Tal y como comenta DuVernay en el capítulo dedicado a Aaron Sorkin, el cine es “un espacio a prueba de balas con ideas poderosas”. Por supuesto, se trata de una frase provocativa para analizar la filmografía que de forma indirecta mostrará el documental. Para bien o para mal, el director de El juicio de los 7 de Chicago ha puesto el dedo  — y en más de una ocasión — en lugares sensibles. Pero fue su película del 2020 la que le permitió explorar uno de los momentos más extraños y vergonzosos de la historia legal estadounidense. Y de hecho, la que considera su toma perfecta es un símbolo de sus intenciones. Se trata nada menos, de la que muestra la represión callejera durante la Convención Nacional Demócrata de Chicago de 1968. 

En el momento de su estreno, El Juicio de los 7 de Chicago fue considerada panfletaria e incluso manipuladora. Pero la escena que muestra la forma en que la policía arremetió contra manifestantes con balas y bombas lacrimógenas estremeció. Por cercana quizás a una norteamérica que mira su historia desde una distancia sensible. O por el hecho de que reflejó la necesidad de Aaron Sorkin de contar la historia dentro de la historia. “¿Qué decimos cuando mostramos un hecho que forma parte de un país?”, se pregunta Sorkin en el programa. Y la escena, parece ser la respuesta para eso. 

Un recorrido turbulento de Aaron Shorkin 

Aaron Sorkin, que ha explorado el poder en sus distintas facetas, encontró en El Juicio de los 7 de Chicago, una rara mezcla entre denuncia y sátira. Por supuesto, para el director no es un espacio nuevo para analizar al país y a la época. Ya en The Newsroom, El ala oeste de la Casa Blanca o en espacios enigmáticos como Steve Jobs o El juego de la fortuna, lo había hecho. Pero fue en la película que mostró uno de los juicios más controversiales de la Norteamérica moderna en la que exploró las aristas de la influencia. También del significado y la trascendencia. 

En buena parte de la descripción de la escena, también es una mirada al estado anímico de Aaron Sorkin al filmarla

Todo eso puede analizarse con cuidado en la toma nocturna que muestra a cientos de ciudadanos enfrentándose a la policía. Se trató de un prodigio de inteligencia visual que utilizó planos abiertos, cámara ralentizada y la percepción sobre la violencia como una metáfora. Una que aviva la discusión sobre el poder como herramienta y arma. Pero también, las inevitables consideraciones sobre los cambios sociales y culturales de un país que se sostiene sobre una reflexión meditada de sus errores. 

De hecho, en buena parte de la descripción de la escena, también es una mirada al estado anímico de Aaron Sorkin al filmarla. “Hubiera preferido que el filme se sienta menos relevante” dijo el director a Esquire hace dos años. Ahora repite la frase desde cierta mirada reflexiva. “Quería mostrar al músculo de la protesta, más allá del juzgado. El verdadero rostro de la historia”.

Un recorrido por el cine desde el cine 

El programa One Perfect Shot de HBO Max analiza las mejores escenas de los directores desde lo tecnológico pero también, su impacto emocional. En el caso de Aaron Sorkin se trata de un recorrido a través de las heridas de un país. También, que su película es un documento que podría analizarse antes o después como un elemento de sostén ideológico. 

Date de alta en HBO Max y tendrás acceso a las mejores series y películas exclusivas como The Wire, Los Soprano o Juego de Tronos. Incluye todo el catálogo de Warner, los clásicos de Cartoon Network y los grandes estrenos como Matrix y Dune.

“Hacemos películas para recordar quiénes somos”, dice Ava DuVernay, en el prólogo del capítulo. Y ese quizás, es el punto de vista ideal para entender la pertinencia y relevancia que una única escena, puede tener en el cine actual.