Google Books (originalmente conocido como Google Print, recordaréis los más viejos del lugar) es la iniciativa de Google de escanear la bibliografía mundial para añadir contenido relevante a sus bases de datos.

El proyecto iba bien hasta que ocurrió lo inevitable y antes de que cumpliera el año empezaron a llegar las demandas por copyright. Uno de los cuales acaba de llegar ante su final —aparentemente— definitivo, diez años después hoy.

La Asociación de Editores Estadounidenses, AAP por sus siglas en inglés, y el Gremio de Autores, denunciaron a Google por esta iniciativa. En 2008, Google acordó extrajudicialmente pagar $125 millones a los autores de libros escaneados como compensación, pero el acuerdo no fue unánime entre las partes, y no fue hasta 2009 que el acuerdo llega con la Asociación de Editores, aunque no así con el Gremio de Autores, para ser posteriormente cancelado judicialmente por el juez que llevaba el caso, Denny Chin, en 2011.

En 2013, el juez desestimó finalmente el caso, considerando que los contenidos eran "Fair Use" bajo la legislación americana de copyright.

Google Books ofrece importantes beneficios para el público. Avanza el progreso de las artes y las ciencias, además de mantener consideración respetuosa por los derechos de los autores y creativos, sin impactar los derechos de copia de los mismos.

Pero en 2014 el Gremio de Autores apeló la resolución judicial que nos lleva a hoy, cuando el juzgado que llevaba la apelación ha dado por buena la decisión de hace dos años del juez Chin (Leer resolución final. — Los jueces en su resolución han dictaminado que Google Books no deja de ser un trabajo transformativo, que incrementa el conocimiento del público haciendo buscable el contenido.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.