Después de muchos años de batalla judicial, Google le ganó un litigio por derechos de autor a Oracle. Este lunes, la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos le dio la razón al gigante de Mountain View, tras ser acusado durante años de copiar la API de Java SE durante la creación de Android.

El fallo favorable a Google fue de 6 votos contra 2, revirtiendo una sentencia de 2018 en favor de Oracle, que a su vez había modificado una determinación de 2016 favorable a los de Mountain View. Con tanto lío a cuestas, la Corte Suprema estadounidense finalmente intervino.

En noviembre de 2019, el máximo tribunal de justicia aceptó analizar la última apelación de Google. Con la decisión conocida en las últimas horas, Oracle habría agotado todos los caminos para recibir una compensación económica por el uso de su código.

¿Cuál fue el detonante del litigio Google vs. Oracle?

Oracle acusó a Google de copiar unas 12 mil líneas de código de la plataforma Java durante la creación del sistema operativo Android. Por su parte, la corporación de Mountain View aseguró que su implementación del código estaba enmarcada en los parámetros de "uso justo", y por ello no aplicaban las leyes de derecho de autor.

Ambas compañías ganaron y perdieron batallas legales sobre este tema con el correr de los años, generando así un debate mayor. El caso Google vs. Oracle volvió a poner sobre la mesa la disputa sobre qué tipos de códigos informáticos están protegidos por derechos de autor en Estados Unidos.

De acuerdo a lo publicado por CNBC, Oracle reclamó sumas de hasta 9 mil millones de dólares como compensación. Sin embargo los cheques de Google no llegarán a las arcas de la corporación cofundada por Larry Ellison.

El fallo, redactado por el juez Stephen Breyer, remarca que Google tomó "solo lo que se necesitaba para permitir que los usuarios [desarrolladores] pusieran a trabajar sus talentos en un nuevo y transformador programa".

Oracle, por su parte, emitió un comunicado a través de Dorian Daley, vicepresidente ejecutivo y consejero general de la compañía. El directivo cargó contra Google, asegurando que "robaron Java y pasaron una década litigando como solo puede hacerlo un monopolista". También le apuntó a las prácticas comerciales de la firma de Mountain View, que están siendo examinadas por las autoridades reguladoras de Estados Unidos y el resto del mundo.

¿Qué es lo más loco de este caso? Que si bien la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos falló en este caso a favor de Google, no resolvió definitivamente si el código que generó el litigio podía o no ser protegido por leyes de derechos de autor.