Con la declaración de Atapuerca, el Conjunto Arqueológico de Tarraco, el Parque Nacional de Garajonay y el arte rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica como "lugares de excepcional valor universal", España vuelve a destacar a nivel internacional por los excepcionales rincones que podemos encontrarnos en su territorio. Lugares declarados por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, que junto con las 47 Reservas de la Biosfera, muestran el importante valor histórico, cultural y natural de muchos puntos de su geografía.

Los 44 espectaculares rincones reconocidos como Patrimonio de la Humanidad aúpan a España al tercer puesto de la clasificación de la UNESCO, sólo por detrás de Italia (49) y China (45). Esta protección muestra también la diversidad de espacios de nuestra geografía -agrupados según su carácter natural, cultural o mixto-. Una diversidad que comenzó a cobrar importancia a partir de 1982, cuando España firmó la Convención para la protección del Patrimonio cultural y natural de la Humanidad, promovida por la UNESCO diez años antes, y que sería puesta en práctica a partir de 1984 con la protección de los primeros parajes de esta lista:

1. La obra de Gaudí

Del Parc Güell de Barcelona a la Casa Botines de León, pasando por El Capricho de Comillas, la inmortal obra del arquitecto Antonio Gaudí fue uno de los primeros bienes en ser reconocidos como Patrimonio de la Humanidad en 1984. Barcelona es, sin lugar a dudas, la ciudad que alberga el mayor número de obras del catalán, máximo exponente del arte modernista en nuestro país. La Sagrada Familia, el Palau Güell, la Casa Milà y la Casa Batlló son algunos de los trabajos que podemos admirar en la Ciudad Condal.

Patrimonio de la Humanidad
Stevo1000 (Wikimedia)

2. El Escorial

Para conocer el segundo bien inscrito como Patrimonio de la Humanidad desde 1984 debemos viajar al norte de Madrid, donde Felipe II ordenó levantar el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial para acoger los restos mortales de su padre, Carlos V. Este conjunto arquitectónico agrupa en realidad diversos edificios, que han servido como residencia real, centro de estudios, talleres de oficios, hospedería y hasta de hospital. El emblemático lugar está ubicado en plena Sierra de Guadarrama, donde alberga una inmensa biblioteca con más de 40.000 obras, entre códices latinos, manuscritos árabes, hebreos y griegos.

Patrimonio de la Humanidad
Salomon Segundo (Wikimedia)

3. La Catedral de Burgos

Considerado como uno de los monumentos más representativos del arte gótico en España, la catedral de Burgos comenzó a ser construida en 1221. La finalización de las obras casi medio siglo después supuso la apertura de un templo que alberga, entre otros tesoros, la tumba del Cid y su esposa Doña Jimena, magníficas capillas como la del Condestable, el cimborrio gótico-plateresco o las esbeltas agujas que coronan el edificio.

Patrimonio de la Humanidad
Patrick Dobeson (Wikimedia)

4. La Alhambra

Para todo aquel que viaje a Granada, el mirador de San Nicolás es visita obligada. Desde allí podemos dejarnos embrujar contemplando la ciudad, pero especialmente quedarnos maravillados ante la fortaleza de la Alhambra. Pasear por el interior de esta ciudad palatina islámica supone viajar en el tiempo a la antigua corte del Reino nazarí de Granada. Hoy en día la Alhambra (considerado como el monumento más visitado en España), junto con los jardines del Generalife y el barrio del Albaicín -donde se sitúa el mirador- representan un conjunto artístico único en nuestra geografía.

Patrimonio de la Humanidad
Jiuguang Wang (Flickr)

5. Córdoba

No hay duda de que en los diferentes rincones declarados Patrimonio de la Humanidad encontramos una riqueza cultural y natural única. Esta diversidad se hace patente al viajar de Granada a Córdoba, cuyo centro histórico también fue protegido por la UNESCO. Y es que la mezquita catedral de Córdoba es quizás el crisol más representativo de las diferentes culturas que han ido pasando por nuestra geografía, una característica que también se puede observar en el entorno que la rodea (el puente romano, la Sinagoga, el barrio de San Basilio o el Alcázar de los Reyes Cristianos son sólo algunos ejemplos).

Patrimonio de la Humanidad
Timor Espallargas (Wikimedia)

6. Altamira y el arte rupestre

Un año después de la declaración de los primeros lugares como Patrimonio de la Humanidad, la UNESCO protegía la cueva de Altamira y el conjunto de arte rupestre que puede encontrarse en la Cornisa Cantábrica. Estas figuras y signos, grabados sobre todo en el techo de cavernas de Cantabria, País Vaso y Asturias, representan una de las obras artísticas más importantes del Paleolítico. Su protección es también un reconocimiento a las culturas de las comunidades humanas que poblaron el continente europeo entre 35.000 y 11.000 años atrás.

7. Segovia y su acueducto

Los romanos construyeron esta impresionante obra de ingeniería civil para trasladar agua desde el río Acebeda hasta la parte alta de la ciudad. El monumento, que cuenta con una extensión cercana a los 15 kilómetros, se encuentra en muy buen estado de conservación y representa uno de los grandes iconos de Segovia, junto con el Alcázar. Pero al mirar más cerca el acueducto romano, comprobaremos que sus sillares de granito están colocados sin ningún tipo de argamasa ni nexo que los una, sino que se mantienen unos sobre otros gracias a un sistema de empujes y pesos. Como diría Obélix, "¡están locos estos romanos!"

Patrimonio de la Humanidad
Sean Pavone | Shutterstock

8. Santiago de Compostela

A pesar del proverbio que decía aquello de que "todos los caminos llegan a Roma", lo cierto es que en realidad muchos de ellos van a Santiago. En concreto, a Santiago de Compostela, nombre derivado del latín campus stellae o "campo de estrellas" (en referencia a la Vía Láctea) que seguían los peregrinos para guiarse y llegar al lugar donde se encuentran los restos del apóstol Santiago, según cuenta la leyenda. Su sepulcro se halla en plena Plaza del Obradoiro, dentro de la Catedral de Santiago, uno de los máximos exponentes del arte barroco con su famoso Pórtico de la Gloria.

Patrimonio de la Humanidad
Feans (Flickr)

9. Ávila

De un rincón marcado por la tradición religiosa a otro, también conocido como "Ciudad de santos y piedras". Ávila, rodeada por una de las murallas medievales mejor conservadas del mundo, cuenta con algunos edificios tan icónicos como la Catedral de San Salvador, la Casa de los Dávila o el Convento de Santa Teresa, construido sobre la casa natal de Santa Teresa, una de las figuras más simbólicas de la capital abulense.

Patrimonio de la Humanidad
Chroniron (Wikimedia)

10. Los monumentos de Oviedo

En 1985, la UNESCO también protegió algunos de los rincones más conocidos de Asturias, Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo, obras arquitectónicas de los siglos IX y X. Estos monumentos, que influyeron de forma decisiva en la arquitectura medieval de la península, se encuentran situados en la ladera del monte Naranco, desde donde se puede contemplar la ciudad de Oviedo.

Patrimonio de la Humanidad
Fernando García (Wikimedia)

11. Parque del Garajonay

Considerado también como un auténtico "fósil viviente", el parque del Garajonay, en el centro de la isla canaria de la Gomera, debe su nombre a la leyenda de dos amantes, la princesa Gara y Jonay de Tenerife. Pero más allá de los mitos que rodean a este Patrimonio de la Humanidad, Garajonay destaca por el bosque de laurisilva canaria que ocupa más de 4.000 hectáreas, un 11% del total de la isla, y que alberga más de 200 especies de flora, que a menudo se confunden entre las nubes y la niebla. El Roque Agando, mostrado en la siguiente imagen, es otro de los símbolos del parque.

Reservas de la Biosfera
Cestomano (Flickr)

12. El viejo Cáceres

En nuestro paseo por la geografía española, la ciudad vieja de Cáceres alberga la impronta de las diferentes culturas que pasaron por lo que es hoy Extremadura. Aquí podemos encontrar un recinto amurallado de origen almohade, torres musulmanas como la del Bujaco o la del Horno, la Casa Mudéjar o el Palacio de los Golfines de Abajo, entre otros edificios.

Patrimonio de la Humanidad
Javier Losa (Wikimedia)

13. Toledo

Pero si una ciudad representa la mezcla de culturas de forma magistral ésa es, sin duda, Toledo. De municipio romano a capital visigoda, y del Emirato de Córdoba a núcleo fundamental en la Reconquista, la ciudad también acogió a uno de los mejores artistas de la Historia, Domenikos Theotokopoulos, más conocido como El Greco. A orillas del Tajo podemos descubrir también algunos de sus monumentos más insignes, como la Catedral, el Alcázar, la Sinagoga o el monasterio de San Juan de los Reyes y el museo de Santa Cruz, entre otros.

Patrimonio de la Humanidad
Dan Vaquerizo (Wikimedia)

14. El mudéjar aragonés

Como si la mezcla cultural fuera el sello que marcara nuestra riqueza de patrimonio, el arte mudéjar, que emplea elementos del arte cristiano con ornamentos de origen árabe, es un estilo propio y único que se extendió desde los siglos XII al XVII. Las torres y la catedral de Teruel fueron protegidos inicialmente en 1986, aunque este reconocimiento se amplió en 2001 con edificios como las iglesias de San Pedro, de San Martín y del Salvador en Teruel, la colegiata de Santa María de Calatayud y la Seo o la iglesia de San Pablo en Zaragoza, entre otros.

Patrimonio de la Humanidad
José Luis Mieza (Wikimedia)

15. Los tesoros de Sevilla

En el corazón de la capital hispalense, podemos pasear por el triángulo conformado por la Catedral, el Alcázar y el Archivo de Indias. Así podremos maravillarnos con la Torre de la Giralda, la veleta de bronce que corona el templo religioso construido sobre la base de la mezquita del siglo XII. Muy cerca de aquí también es posible admirar dos edificios muy vinculados al Guadalquivir, el Alcázar -edificado por los musulmanes para controlar el río- y el Archivo de Indias, primero albergue para los comerciantes y mercaderes, y finalmente sede de los documentos y archivos sobre el nuevo continente, una idea llevada a cabo por Juan Bautista Muñoz.

Patrimonio de la Humanidad
Sergio Gutierrez Getino | Shutterstock

16. La Salamanca antigua

"Quod natura non dat, Salmantica non præstat". Con este refrán cargado de ironía, se reconoce también el prestigio de una ciudad vinculada para siempre al desarrollo de su Universidad. Ésta se impulsó siguiendo el modelo de la de Bolonia, y plantó su semilla de conocimiento en diferentes edificios góticos, renacentistas y barrocos, que junto con la Plaza Mayor y la Catedral (Vieja y Nueva), forman parte de la ciudad vieja protegida por la UNESCO.

Patrimonio de la Humanidad
Jiuguang Wang (Wikimedia)

17. El Monasterio de Poblet

Al sur del Cataluña podemos divisar una de las abadías cistercienses más grandes y completas del mundo, el Monasterio de Poblet. Localizado en Vimbodí, fue fundado por Ramón Berenguer IV de Barcelona como residencia real y actualmente alberga el panteón de los reyes de la Corona de Aragón. Este monasterio ha sido también descrito como "un espectáculo de la piedra y de la luz", como se observa en la siguiente imagen.

Patrimonio de la Humanidad
José Luis Mieza (Wikimedia)

18. Santa María de Guadalupe

Viajamos ahora de Cataluña a Extremadura para conocer otro de los monasterios más importantes. El de Santa María de Guadalupe, localizado en la provincia de Cáceres, que fue testigo de la solicitud de financiación de Cristobal Colón para su expedición a las Indias. Los Reyes Católicos también acudieron a este santuario, que destaca por la mezcla del gótico con el arte mudéjar, tras la finalización de la Reconquista.

Patrimonio de la Humanidad
Jom Wendland (Wikimedia)

19. Mérida

También en 1993 fue protegido otro de los grandes símbolos extremeños: el conjunto arqueológico de Mérida, la antigua Augusta Emérita del emperador Octavio Augusto. El teatro, el anfiteatro y el circo, así como los acueductos de los Milagros y el de Rabo de Buey-San Lázaro, el Templo de Diana, las termas públicas o el Arco de Trajano son algunos de los monumentos de herencia romana que podemos contemplar en la ciudad.

Patrimonio de la Humanidad
LC Luengo (Wikimedia)

20. El Camino de Santiago

Si el final del Camino -Santiago de Compostela- fue reconocido por la UNESCO en 1985, ¿cómo no iba a serlo la ruta que transcurre entre Saint Jean de Pied de Port (Francia) y el sepulcro del apóstol? Los 775 kilómetros de la vía de acceso a Santiago más popular (el Camino francés) transcurren por las regiones de Navarra, La Rioja, Castilla y León y Galicia. A su paso, los peregrinos pueden encontrarse con más de 2.000 edificios religiosos y civiles que saludan a su paso a los caminantes que marchan hacia Santiago, en una red de vías y rutas que ha trascendido lo religioso para convertirse en auténticos lazos culturales y económicos.

Patrimonio de la Humanidad
Roberaten | Shutterstock

21. Doñana

Este excepcional lugar comparte un reconocimiento doble: el de Patrimonio de la Humanidad y el de Reserva de la Biosfera. No en vano el Parque Nacional de Doñana, entre las provincias de Sevilla y Huelva, alberga la mayor reserva ecológica de Europa. Aquí encontramos especies en peligro de extinción como el lince ibérico, el águila imperial o la cerceta pardilla, que convierten a Doñana en un espacio único para la biodiversidad y los amantes de la naturaleza.

Reservas de la Biosfera
Alexwing (Wikimedia)

22. Cuenca

Las célebres Casas Colgadas, así como el puente de San Pablo o la Catedral convierten a Cuenca en una de las ciudades que mejor ha sabido conservar su clásico diseño de fortificación medieval. La Catedral, por ejemplo, fue el primer templo gótico construido en España. Pero Cuenca es especialmente conocida por el conjunto de viviendas que poseen los balcones "en voladizo", sólo sujetos por soportes diagonales que los fijan a la pared interior, y que miran hacia la hoz del río Huécar.

Patrimonio de la Humanidad
Tomás Fano (Hipertextual)

23. La Lonja valenciana

De estilo gótico es también la Lonja de la Seda, uno de los edificios más admirados de Valencia, cuya obra fue dirigida por el maestro cantero Pere Compte. La Sala de Contratación, caracterizada por las ocho columnas centrales y las dieciséis laterales, era el lugar donde se realizaban las transacciones comerciales, por lo que también fue sede de la primera institución bancaria municipal. El Patio de los Naranjos o el pabellón del Consolat de Mar, con elementos renacentistas, son otros espacios que podemos visitar en este edificio situado en el centro de Valencia.

24. El Palau de la Música y el Hospital de Sant Pau

A principios del siglo XX, el arquitecto Lluís Domènech i Montaner diseñó dos construcciones modernistas emblemáticas de Barcelona. Por un lado, el Palau de la Música Catalana es una de las principales salas de conciertos del mundo y sede del Orfeó Català. Por otro lado, el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, situado en pleno barrio del Eixample, recogió el testigo del antiguo hospital construido en el siglo XV y que hoy sigue funcionando como uno de los centros médicos más importantes de Cataluña.

25. Las Médulas

Del modernismo catalán a los vestigios romanos. En el corazón de la comarca del Bierzo encontramos los restos de una impresionante mina a cielo abierto, la más grande que tuvo el Imperio. El agua era transportada a través de canales de más de 80 kilómetros de longitud, con el objetivo de que la fuerza del agua fuera capaz de romper la montaña -literalmente- para extraer oro. Lo que hoy vemos es la mezcla entre la naturaleza y un pionero paisaje industrial que causó un profundo impacto ambiental. El agua utilizada sirvió incluso para la creación de un lago artificial, el de Carucedo, que hoy cuenta con un perímetro cercano a los cinco kilómetros.

Patrimonio de la Humanidad
Rafael Ibáñez (Wikimedia)

26. Monasterios de San Millán de Yuso y Suso

En plena Sierra de la Demanda encontramos estos dos monasterios, separados por una distancia de apenas un kilómetro. Aquí fue donde nació el castellano y donde también se originó la literatura española con Gonzalo de Berceo, uno de los máximos representantes del mester de clerecía. El Monasterio de Suso, en la montaña, mezcla los estilos románico y mozárabe, mientras que el de Yuso, construido como ampliación, alberga las reliquias de San Millán de la Cogolla y cuenta con detalles renacentistas y barrocos.

Patrimonio de la Humanidad
Cenobio (Wikimedia)

27. Monte Perdido

Otro de los parajes reconocido como Patrimonio de la Humanidad y Reserva de la Biosfera es este enclave transfonterizo situado en los Pirineos. El territorio superior a las 30.000 hectáreas se extiende por el Parque Nacional de Ordesa (Huesca) y el este del Parc National des Pyrénées en Francia. En la zona del macizo de Monte Perdido, cuya altura es de 3.355 metros, encontramos especies como la del quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) o el tritón pirenaico (Euproctus asper).

28. Arte rupestre mediterráneo

La Cueva de Altamira no es el único rincón de arte rupestre protegido en España. De Aragón a Andalucía, pasando por Cataluña, Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha y Murcia, encontramos el conjunto de arte rupestre más grande de Europa, como muestra cultural de las poblaciones que vivieron entre el 10.000 y el 3.500 a. C. en estas zonas. Una de las pinturas más conocidas es la de los abrigos de Tortosilla, en el municipio valenciano de Ayora, que muestra a un arquero y varios cérvidos dentro de la cueva.

Patrimonio de la Humanidad
Aytoayora (Wikimedia)

29. Alcalá de Henares

Situado en la antigua villa romana de Complutum, Alcalá de Henares fue sede de la Universidad fundada por el Cardenal Cisneros en 1499. En el siglo XVI, la que fue también cuna del escritor Miguel de Cervantes, contaba ya con veinticinco colegios y miles de estudiantes. En 1836, la universidad fue cerrada y trasladada a Madrid, aunque volvió a reabrirse en 1977, siendo tutelada inicialmente por la Universidad Complutense de Madrid -cuyo nombre deriva de la ciudad romana sobre la que se construyó Alcalá.

Patrimonio de la Humanidad
M. Peinado (Flickr)

30. Ibiza

Testigo del paso de diversas culturas y punto clave en la navegación mediterránea, el esplendor de Ibiza comenzó con los fenicios. Gracias a esta civilización, la isla basó su desarrollo económico en el comercio marítimo y en la explotación de las salinas. En el yacimiento de Sa Caleta podemos descubrir los restos más antiguos de la civilización fenicia en Ibiza. Otros enclaves importantes son la necrópolis cartaginesa de Puig des Molins, el recinto amurallado de Dalt Vila o los espectaculares ecosistemas marinos que encontramos en la isla.

Patrimonio de la Humanidad
Andre30c (Wikimedia)

31. San Cristóbal de La Laguna

En 1999, la UNESCO también protegió esta ciudad, fundada en 1496 en la isla de Tenerife, cuyo modelo de urbanización se exportaría posteriormente a muchas ciudades del continente americano. Aquí podemos descubrir antiguos caserones de tradición mudéjar, conventos como el de San Agustín o el de Santa Catalina y otros edificios importantes como el Teatro Leal.

32. Atapuerca

Conocer los orígenes del primer europeo supone rastrear en el yacimiento de Atapuerca, situado en la provincia de Burgos. Así lo hizo en la década de los setenta el paleontólogo Emiliano Aguirre, labor continuada por sus discípulos Juan Luis Arsuaga, Eduald Carbonell y José María Bermúdez de Castro. Su trabajo científico ha permitido encontrar en este paraje restos fósiles de especies como Homo antecessor y Homo heidelbergensis, que han permitido trazar buena parte de la evolución humana sobre el continente europeo.

33. Las iglesias de Vall de Boí

En la Valle de Boí (Lleida), encontramos ocho iglesias (las de Sant Climent y Santa Maria de Taüll y las de Coll, Barruera, Durro, Boí, Erill la Vall y Cardet) y una ermita (Sant Quirc) que conforman uno de los conjuntos románicos más admirados de Europa. Situado además en plenos Pirineos, los campanarios de estas iglesias servían a su vez como torre de comunicación y vigilancia en un entorno natural impresionante.

Patrimonio de la Humanidad
48931564@N07 (Wikimedia)

34. Conjunto de Tarraco

El primer asentamiento de los romanos en la península se produjo en la antigua ciudad de Tarraco -hoy Tarragona-. Aquí encontramos restos de la muralla construida en el 218 a.C., el anfiteatro con capacidad para más de 14.000 espectadores, el teatro o el circo romano. A cuatro kilómetros al norte de la ciudad podemos divisar el Puente del Diablo, también llamado acueducto de les Ferreres, que servía para transportar agua a la ciudad desde una distancia de 25 kilómetros.

Patrimonio de la Humanidad
Cintxa (Wikimedia)

35. Palmeral de Elche

En pleno centro de Elche encontramos un palmeral formado por más de 45.000 ejemplares, muestra de un paisaje típicamente islámico replicado en la Península Ibérica, que se ha convertido también en el palmeral más grande de Europa. Entre otros espacios, podemos descubrir aquí el famoso Huerto del Cura, propiedad del capellán José Castaño hasta 1918, y que cuenta con una variedad de mil palmeras, además de granados, naranjos, limoneros o higueras.

Patrimonio de la Humanidad
José Carlos Díez (Wikimedia)

36. La muralla lucense

La muralla romana de Lugo, construida hace más de 17 siglos, rodeaba a la antigua Lucus Augusti, que formaba parte de la provincia de Gallaecia. Actualmente es la mejor muralla de su tipo conservada en el mundo, contando con un perímetro de dos kilómetros, diez puertas de entrada y 71 torres (aunque llegó a tener 85). Su espesor medio de 4 metros (aunque en algunos tramos alcanza los 7 metros) realza su función de protección, completando la defensa de una ciudad clave para la economía romana -sustentada en buena medida gracias a la explotación de las minas de oro cercanas, como las Médulas-.

Patrimonio de la Humanidad
Iago Casabiell (Wikimedia)

37. Aranjuez

Al sur de la Comunidad de Madrid, en la confluencia entre el Tajo y el Jarama, podemos visitar el Palacio construido como residencia campestre bajo el reinado de Carlos V y Felipe II. Las tonalidades blancas y rojizas del edificio, que tuvo que ser levantado de nuevo por Fernando VI tras un incendio, se entremezclan con la imponente Plaza de Armas o los Jardines del Parterre. El reconocimiento de la UNESCO no sólo protege al Palacio, sino también a los cauces fluviales y los sotos del Tajo y del Jarama y el casco urbano de Aranjuez construido en el siglo XVIII.

Patrimonio de la Humanidad
Fernando García (Wikimedia)

38. Úbeda y Baeza renacentistas

En la provincia de Jaén podemos visitar Úbeda y Baeza, dos ciudades separadas por tan sólo nueve kilómetros que cuentan con una arquitectura renacentista única. La Plaza Vázquez de Molina, donde se encuentra el Ayuntamiento de Úbeda o el Palacio de Las Cadenas, es uno de los símbolos de la ciudad natal de Joaquín Sabina. En Baeza también podemos admirar la Catedral, la Plaza de Santa María o el Ayuntamiento -antigua cárcel en el siglo XVI que sobresale por su fachada plateresca-.

Patrimonio de la Humanidad
Fotomicar | Shutterstock

39. El puente de Vizcaya

Entre los parajes y rincones protegidos por la UNESCO no sólo admiramos lugares llenos de historia de civilizaciones antiguas. El Puente de Vizcaya, por ejemplo, es muestra de la arquitectura del hierro propia de la Revolución Industrial. En la desembocadura del río Ibaizabal, se ordenó construir un puente que recuerda a las obras de Gustave Eiffel, con el fin de facilitar el transporte y la exportación del mineral de hierro, fundamental para la economía del País Vasco.

Patrimonio de la Humanidad
Andres Varney (Wikimedia)

40. Parque natural del Teide

Con sus 3.718 metros de altitud, el volcán del Teide sobresale por ser la cumbre más elevada de toda España. Pero este impresionante monumento geológico cuenta a su vez con un entorno natural impresionante, que llegó a ser estudiado por Alexander von Humboldt, en el que podemos encontrarnos más de 160 especies de plantas, de las que 50 son endémicas del Parque y 15 exclusivas de la zona. Los conos volcánicos y las coladas de lava son también el hábitat de diversas especies únicas de invertebrados.

41. Torre de Hércules

El que probablemente sea el emblema más conocido de A Coruña fue construido originalmente por los romanos en el siglo I de nuestra era. Su estructura fue destinada al Farum Brigantium, función que sigue cumpliendo hoy en día orientando a los barcos y sirviendo como señal marítima en la entrada de este puerto gallego. La Torre de Hércules, con una altura de 57 metros, presenta una estructura prismática característica de un faro situado en el extremo más occidental del antiguo Imperio Romano, en el mismísimo finis terrae del mundo conocido por aquel entonces.

Patrimonio de la Humanidad
Juan José García (Wikimedia)

42. Arte rupestre del Valle del Côa y Siega Verde

Estos yacimientos, situados en la frontera natural del río Duero entre España y Portugal, cuentan con dibujos y representaciones de animales, figuras humanas y símbolos. Uno de los aspectos más relevantes de este conjunto de arte paleolítico es su situación al aire libre, que demuestra que este tipo de pinturas no se hacían únicamente en cuevas. La difícil visibilidad de este conjunto de arte rupestre dificultó su estudio, pero también permitió que se conservara íntegro a lo largo de la Historia.

Patrimonio de la Humanidad
Mangelbenito (Wikimedia)

43. Sierra de Tramontana

En el noroeste de la isla de Mallorca encontramos un paisaje marcado no sólo por las cumbres de tipo calcáreo, sino también por cañones como Sa Fosca, simas como la de la Cova de sa Campana y la transformación realizada por el ser humano. En ese sentido, en esta zona podemos descubrir los bancales construidos en las laderas para el cultivo del olivo o la red de canales y conductos para mejorar los sistemas agrícolas practicados en un terreno montañoso como éste. A través de una serpenteante carretera de 18 kilómetros también podemos llegar al faro del Cap de Formentor, uno de los símbolos de la isla.

Patrimonio de la Humanidad
Javier Rodríguez (Wikimedia)

44. Patrimonio del Mercurio

Para finalizar este recorrido por los rincones protegidos como Patrimonio de la Humanidad, debemos viajar ahora hacia las minas de Almadén. Este enclave, situado en Ciudad Real, logró el reconocimiento de la UNESCO en 2012 junto a la mina de Idrija (Eslovenia), por la importancia de los depósitos de mercurio que aquí se encontraban y de la tecnología empleada para extraerlo. Tan famosas fueron las minas de Almacén, consideradas como el mayor yacimiento de mercurio del planeta, que Carlos V las empleó como aval de los préstamos pedidos a la banca alemana para obtener la corona del Sacro Imperio. Posteriormente, el mercurio aquí extraído -conocido como azogue- fue clave en la obtención del oro y la plata de las minas americanas. Un lugar lleno de historia que completa este repaso por 44 espectaculares rincones de nuestra geografía.

Patrimonio de la Humanidad
Parent Géry (Wikimedia)