Automatric

Desde hace algunos meses, cerca de mi casa se instaló una gasolinera de marca Frii que está ofreciendo soluciones diferentes a los usuarios, soluciones que pasan por dotar de mayor facilidad a la tarea de repostaje. Si Cepsa confía en su aplicación para realizar los pagos, en Frii han optado por un sistema algo diferente basado en un carril especial con un lector de matrículas. Hoy te contamos cómo funciona.

Lo primero que tiene que hacer el usuario es registrar su vehículo en la página web de Automatric previo registro del usuario. Tras escoger un PIN, que será válido para acceder al panel del usuario y para confirmar la compra en el surtidor, hay que introducir la matrícula de los coches que quieras asociar a tu usuario.

A partir de este momento, y solo en algunas gasolineras verás que en los ya clásicos surtidores prepago, está el logotipo de Automatric.

Automatric se basa en la asociación de la matrícula con un usuario y un PIN.

Este sistema se compone de una cámara encargada de detectar la matrícula del coche, una acción que se realiza cuando se detiene el vehículo dentro del rectángulo pintado enfrente del surtidor. Posteriormente la pantalla táctil te pedirá tu código PIN, el que usaste en el registro, y con el que podrá identificar al usuario y la forma de pago seleccionada en el panel de usuario de la web. Además, en este panel puedes actualizar tu selección preferida, que se mostrará al momento de echar gasolina, y que puedes modificar a la hora del repostaje.

Al terminar, te llegará por correo electrónico el recibo de la compra con los descuentos aplicados.

La ventaja, tanto de Automatric como de Cepsa Pay, es evitar acudir a la cabina de pago de la gasolinera o introducir la tarjeta en el sistema de prepago. Comodidad para poder repostar más rápido y además, con descuentos.