El cohete Falcon 9 de SpaceX volvía a enfrentarse hoy al complejo reto de llevar suministros a la Estación Espacial Internacional (ISS) y aterrizar posteriormente en la superficie terrestre sin ningún incidente –permitiendo la reutilización del mismo posteriormente–. Todo parecía indicar que, en este tercer intento, la compañía de Elon Musk sí podría alcanzar ese objetivo que tanto han perseguido; pero, tras cinco minutos en el aire, la misión ha vuelto a fracasar.

Desde SpaceX y la NASA hablan de una anomalía interna de la aeronave –un aumento de presión en uno de los tanques de oxígeno– en la primera fase de despegue, la cual ha provocado una explosión interna y la posterior desintegración de la misma. Esta se ha producido a los cinco minutos de su lanzamiento desde Cabo Cañaveral, justo cuando sobrepasaba el cielo de la costa de Florida.

En el siguiente vídeo pueden ver la secuencia completa desde su despegue hasta la explosión y desintegración final.

Desde 2010, se han realizado 19 pruebas reales con el cohete Falcon 9 de SpaceX, todas ellas con éxito o incidentes menores. Las tres últimas han consistido en proporcionar suministros a la Estación Espacial Internacional (ISS) y aterrizar sobre la superficie terrestre sin incidentes, pero todas han acabado fracasando en alguna fase de la operación por anomalías de diversa índole. No obstante, ninguno de los incidentes anteriormente registrados ha sido tan grave como el que hemos podido presenciar hoy, el cual ha finalizado con la desintegración y explosión de la nave.

Afortunadamente para la NASA y la Estación Espacial Internacional, aún quedan suministros suficientes como para satisfacer las necesidades de sus habitantes hasta octubre, lo que permitirá a la compañía de Elon Musk (SpaceX) pulir los fallos necesarios y realizar nuevos intentos. De hecho, el próximo intento se producirá el próximo nueve de agosto, aunque su aterrizaje se intentará realizar sobre una superficie terrestre y no sobre una barcaza situada en el océano (como se pretendía lograr esta vez).