El Huawei P8 es una de las sorpresas de este año. Es un producto mucho mejor que los modelos anteriores en el que la compañía ha dado un gran salto de calidad, y sin duda, ofrece prestaciones muy equilibradas que le hacen colocarse en una buena posición dentro de la gama alta, todo ello a un precio muy competitivo. Hablamos de un terminal potente, con una pantalla alargada, sin apenas marcos, ligero y muy estilizado. Una apuesta de diseño que viene diferenciando a la compañía china fiel a estos principios con el objetivo de competir de forma solvente con la competencia según las exigencias marcadas en 2015.

Calidad de materiales, aluminio

Cuerpo de aluminio con recortes en los laterales - Huawei P8

Cuando Huawei dio el salto a Europa, comenzó su desembarco con terminales como el Selina, de gama baja. Más tarde llegaron nuevos dispositivos mejorando sus propuestas y especificaciones pero Huawei seguía un paso atrás. La manera de dar un salto adelante fue lanzar el P6, que presentaba bordes de aluminio y un diseño estilizado. Eso se potenció con el P7, que mejoraba la trasera con cristal, haciéndolo mucho más elegante. Posteriormente se introdujeron nuevos dispositivos con materiales metálicos y más robustos.

El nuevo Huawei P8 ha continuado con esta tendencia de materiales, es un modelo con un cuerpo unibody de aluminio en prácticamente toda su totalidad conjuntado con una parte frontal de cristal al igual que la zona de la cámara que se unifica con el resto del teléfono mediante los cortes laterales de gran acabado y las líneas de plásticas para la antenas de recepción. Estas lineas que en otros terminales destacan afeando el diseño están bien integradas en este dispositivo y no destacan.

Operación verano, dieta firme

Cuerpo estilizado y delgado - Huawei P8

Otro de los puntos clave como en el caso de los materiales es la dieta a la que ha sometido Huawei a sus últimos terminales, dispositivos que anteriormente se caracterizaban por ser bastante toscos. Desde el P6, la marca tomó la delgadez y la ligereza como un principio absoluto, y con cada nuevo lanzamiento se erige como uno de los líderes del mercado en este aspecto. El Huawei P8, sin ser el más delgado del mercado, tiene tan solo 6.4 milímetros de grosor, no alberga protuberancia alguna en la zona de la cámara, un quebradero de cabeza para muchos fabricantes, sitúa los botones de volumen y encendido en los laterales para mejorar su ergonomía a la hora de utilizarlo debido a su larga pantalla, y el equilibrio en general es muy bueno.

Di adiós a los marcos en tu pantalla

Detalle de los marcos - Huawei P8

Cuando los smartphones comenzaron a crecer y a crecer para albergar más información en sus pantallas, muchos se olvidaron de lo importante: hacer que la pantalla fuera cada vez más importante, pero ocupando cada vez menor superficie. Huawei ha sido de las compañías que fiel a su filosofía siempre se ha preocupado por la ratio entre los marcos y el espacio del frontal que ocupaba la pantalla visible, que es lo que al usuario al final le preocupa durante el uso que le da intensivo en el día a día. No siempre más tamaño supone mejor experiencia, el éxito es relacionar esas dos cifras.

El Huawei P8 tiene una pantalla Full HD de 5.2" pulgadas que genera una densidad de pixeles de 424ppi, los marcos son inexistentes, y el ratio de pantalla versus frontal que consigue es del 71.4% eliminando la zona inferior y superior de cámara secundaria. Es lo primero que destaca a simple vista, sin meterse en el terreno de las pantallas curvas como han hecho otras marcas, la del Huawei P8 da una sensación de más amplitud que la que realmente tiene.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.