Dark Souls 2: Scholar of the First Sin es una remasterización peculiar. Más allá de una mejora técnica y la inclusión de los contenidos descargables lanzados hasta la fecha, esta versión añade cambios y retoques en lo que a enemigos y objetos respecta además de una mejora en su aspecto multijugador. Dark Souls 2 quizá sea el juego más controvertido de los lanzados por From Software hasta la fecha. Las alarmas saltaron al conocerse que Hidetaka Miyazaki, director de Demon’s Souls, Dark Souls y el reciente Bloodborne, no estaba trabajando en el proyecto y su labor no era más que la de supervisar.

Tiempo después, con el juego ya en las tiendas, no hizo falta jugar mucho para caer en la cuenta de que pese a que Dark Souls 2 mantenía la esencia y, de hecho, mejoraba en varios aspectos lo visto en anteriores entregas, se echaba en falta algo más de mimo en ciertos aspectos.

En mi caso personal, Dark Souls 2 fue mi puerta de entrada a la franquicia de From Software y, sin duda, lo recuerdo como una de las mejores experiencias del pasado 2014 y el principal motivo por el que, después, me metí hasta el fondo en los universos de Boletaria y Lordan. Su revisión, Dark Souls 2: Scholar of the First Sin, llega para pulir imperfecciones, solventar errores y añadir contenido.

No seré yo el que justifique la existencia de una remasterización ni tampoco el que crucifique a cualquiera de ellas por el mero hecho de existir pero sí diré que la de Dark Souls 2: Scholar of the First Sin me parece suficientemente lógica como para recomendarla. Sí, hay una mejora técnica que sube hasta los 1080p y 60fps y un aumento de contenido incluyendo los tres DLC’s. Pero, en mi caso, es el cambio menos perceptible a primera vista el que más he ido notando a lo largo del juego: la recolocación de objetos y enemigos o la adición de otros nuevos han hecho de mi segunda experiencia con el título algo mucho más sorprendente, y desafiante, de lo que esperaba.

El ya de por sí excelente multijugador de la versión original se ve mejorado en esta revisión.Las principales quejas del núcleo duro de aficionados de la franquicia de From Software fueron relacionadas con el lore del título y una menor dificultad que en títulos anteriores. Dark Souls 2 seguía siendo un juego difícil, de eso no hay duda, pero sí es verdad que ciertos elementos como las abundantes hogueras hacían del conjunto una experiencia más accesible. Dichos puntos negros se maquillan aquí con esta recolocación y adición de enemigos desembocando, casi siempre, en enfrentamientos más complejos y difíciles que los del juego original. Además, alguno de estos retoques influye directamente en la narrativa emergente del título, dotando de más sentido la historia que se cuenta sobre Drangleic y su pasado.

Siguiendo en términos de trasfondo argumental , otra de las novedades que trae Scholar of the First Sin es la de unas descripciones de ciertos objetos algo menos parcas y más generosas que contribuyen a que esa historia que tenemos que ir construyendo, poco a poco y a raíz de cada objeto, enemigo y escenario, sea más fácil de estructurar. Ojo, lo críptico de la narrativa de From Software sigue intacto pero, a mi parecer, es un cambio comprensible y de agradecer.

Hablaba de añadidos algo más típicos en este tipo de reediciones como la mejora técnica o la inclusión del contenido descargable lanzado hasta el momento que, eso sí, no dejan de ser sumamente relevantes. Si uno viene de las versiones de Ps3 o Xbox 360, agradecerá enormemente su mayor definición y estabilidad gracias a los 1080p y 60fps pese a que, no cabe duda, Dark Souls 2 es un juego de la generación pasada y se le ven las costuras en aspectos como las texturas de los entornos naturales o ciertos modelados.

Pero lo peor, por sorprendente, es esa suerte de bug que, nacido a raíz del paso a los 60fps, se vende como feature del título: las armas se desgastan el doble de rápido y pese a que sobre el papel no pueda parecer gran cosa, sí es cierto que resulta siendo una complicación y un entorpecimiento inútil y que no aporta nada a la experiencia.

Menos relevante, a priori, es el retoque en la iluminación del juego. Las zonas iluminadas como Majula, la zona que hace las funciones de Nexo, son más llamativas y entran más por los ojos pero se ha apostado por oscurecer notablemente multitud de zonas para dotar de mayor importancia lo que, en origen, iba a ser una mecánica de peso en el título original, el uso de las antorchas. Eso sí, se queda lejos de lo que se vió en los primeros gameplays del juego y, de hecho, encontramos una oscuridad bastante exagerada y artificial en muchas de las zonas que visitaremos.

En cuanto a los contenidos descargables, se añade el trío de Las Coronas que, sin duda, conforman una experiencia fenomenal: el diseño de niveles o las mecánicas de combate e identidad visual de algunos de los jefes finales superan, por mucho, lo visto en la aventura original. Además, las muy peculiares zonas a visitar suman todavía más variedad a un mundo muy extenso, en dimensiones y alternativas.

Por último,es necesario hablar del aspecto multijugador. Sin duda, fue una de las grandes mejoras de Dark Souls 2 con respecto a las anteriores entregas y tanto en términos de pactos relacionados con dicha modalidad como en profundidad de su PVP o comodidad y accesibilidad del cooperativo, era un juego excelente. Esta reedición no solo mantiene el nivel si no que aumenta el número de jugadores en una sesión cooperativa hasta seis.

Conclusión

Dark Souls 2: Scholar of the First Sin es una remasterización que se sale un poco de la norma y a la que se le nota algo más de mimo que al resto. Altera lo suficiente, mejorando en lo técnico, añadiendo contenido y retocando aquí y allá, lo visto en la aventura original como para no ser más de lo mismo. Sigue siendo, todavía más, un título altamente recomendable para aquel con voluntad de iniciarse en los trabajos recientes de From Software y un imprescindible para todo aficionado de la marca.

Pros

  • La fluidez que dan los 1080p y los 60fps.
  • Los retoques y cambios en enemigos y objetos añaden frescura al conjunto.
  • Los DLC añadidos. Mejores, en muchos aspectos, que la aventura original.
  • Su insfraestructura online. El mejor cooperativo y PVP realizado por From Software.
  • Una cantidad de contenido desbordante.

Contras

  • Su diseño de niveles, más tramposo y menos orgánico que el de otros juegos de From Software.
  • El desgaste de las armas o la oscuridad en ciertas zonas. Un aumento de la dificultad muy artificial.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.