turismo espacial

Si alguna vez has querido estar en el espacio parece que tus deseos podrían cumplirse en un futuro próximo. En caso de que te lo puedes permitir, claro. Y es que desde hoy mismo, el convenio de agencias espaciales está preparándose para permitir las visitas a la ISS. Al menos en cuanto sus instalaciones. Los habitantes de la estación están dando los primeros pasos para remodelarla con la intención de crear dos nuevos "parkings", bahías de embarque, para visitantes externos. Este programa, promovido por SpaceX y Boeing pretende abrir las puertas a la ISS a los mundanos y terrícolas normales con el suficiente dinero. Pero es el primer paso hacia el espacio, un paso que tarde o temprano hemos de dar.

Comenzando las obras

Según los informes, la ISS comenzaría hoy sus obras de remodelación. Una operación que empezará con varios paseos espaciales por parte de sus habitantes para evaluar y comenzar con el procedimiento. La intención es completar una de las mayores actualizaciones de la estación desde 2011. La reconfiguración no tiene otro objetivo que permitir las visitas a la ISS por parte de vuelos cosmonáuticos comerciales. Las dos nuevas bahías de atraque permitirán la llegada de las cápsulas Dragon, de la cual ya os hemos hablado en varias ocasiones y la CST-100, de Boeing. Como comprenderéis, cada nave tiene su propia tecnología de atraque, algo natural debido a su sofisticación. Una puerta de entrada debe sellarse de manera estanca y fiable, a la vez que estar preparada para su acoplamiento automático y otra serie de necesidades.

Nodo Harmony. Fuente: ALTEC

Un "taxi" preparado para realizar visitas a la ISS debe estar preparado para poder ser una parte más de la estación. Con esta reconfiguración, los sistemas de embarque se actualizarán y prepararán para las dos nuevas naves. La remodelación necesitará siete paseos espaciales y comprenderá la inclusión de todo tipo de sistemas. Las bahías se incluirán en el nódulo de conexión Harmony. Lo más difícil, seguramente, será la recolocación del módulo Leonardo, desde Unity a Tranquility, dos módulos de conexión. Esto, de hecho, se hará con un robot controlado desde tierra. Con este primer paseo, los astronautas comenzarán a preparar el cableado y los sistemas de comunicación.

Visitas a la ISS, el primer paso

No nos quedamos cortos cuando decimos que estas obras son el comienzo de algo verdaderamente positivo. En todos los sentidos. No solo por las visitas a la ISS, sino por las implicaciones que esto tiene para la carrera espacial. El contrato cerrado con Boeing y SpaceX permitirá a la NASA disponer de sus propias cápsulas, sin tener que depender tanto de las geniales soyuz. Esto supone más leña en la carrera comercial espacial, un caldo de cultivo necesario para acercar la posibilidad de viajar al espacio a todo el mundo. Precisamente esto es muy necesario y positivo. Aunque en un principio habían muchos recelos de la participación tan activa por parte de empresas privadas, como SpaceX, lo cierto es que los resultados saltan a la vista.

Dragon, de SpaceX. Fuente: Space.com

SpaceX, de Elon Musk, está labrándose auténticos logros a base de esfuerzo, cosa que se aprecia en innovaciones como el Falcon 9, el módulo Dragon y otros proyectos todavía en la manga de la compañía. Con Boeing en el paquete, las visitas a la ISS parecen más cerca que nunca. De hecho se estima que podrían comenzar en 2017. Al principio, es obvio, esto será desorbitadamente caro, pero quién sabe si algún día podremos disfrutar de un viaje a un precio razonable. Por otro lado, con la participación de ambas compañías y los nuevos puertos de embarque, la NASA pretende aumentar el flujo de astronautas en la ISS, así como mejorar el suministro. De nuevo, esto supone una mejora sustancial, a medio y largo plazo, de la ISS y todo lo que implica la carrera hacia las estrellas.