Existen varias formas de afrontar el momento en donde decidimos que queremos una cámara réflex. Pero lo cierto, especialmente si es nuestra primera cámara, es que no tenemos en cuenta algunos factores los cuales posteriormente maldeciremos. Por ello, suelen existir algunos errores habituales cuando compras una réflex, dónde la inexperiencia suele ser la característica que determina nuestras compras.

¿Realmente necesitas una réflex?

Créditos: Digitaltrends
Créditos: Digitaltrends

Tenemos la concepción de que una “cámara buena” es siempre una réflex, pero esto es algo que se aleja bastante de la realidad. En ocasiones, juzgamos a un dispositivo por su tamaño, lo que nos hace descartar algunos gadgets que quizás si pueden ser más adecuados para las necesidades que queremos satisfacer.

Actualmente, muchas de las principales marcas se están orientando a sacar cámaras sin espejo con unas grandes cualidades fotográficas. No contar con el sistema propio de una réflex también otorga algunas ventajas, entre las que destaca el hecho de tener un dispositivo de menor tamaño y con un peso más reducido. Incluso algunos de los hándicaps en principio asociados a estas cámaras, como puede ser el autofocus más lento o la reducción de luz captada por el sensor, se encuentran cada vez más subsanados por los avances en la tecnología incorporada.

El enfoque por contraste o las altas sensibilidades ISO soportadas, darán lugar a cámaras tan completas como la Sony A7S, la cual pueden resultar una muy buena opción que quizá no hayamos tenido en cuenta. .

No pensar en el coste a largo plazo

Nikon d7200

Aunque nos estemos iniciando en la fotografía, debemos tener en cuenta que esa cámara que en principio parece tan compleja y abstracta, posteriormente se nos puede quedar corta. Tras realizar un aprendizaje e indagar en los conceptos básicos de la fotografía, descubriremos que ese dispositivo tan confuso ahora puede resultarnos demasiado simple.

Por razones como las mencionadas anteriormente, sería ideal tener perspectiva de futuro y pensar si podría ser favorable desembolsar algo más de dinero para obtener un modelo de mejor categoría. En ocasiones, la frontera entre la gama baja y la media solo está separada por unos 300€. Puede parecernos un gran salto económico, pero realmente se puede salir ganando si no pensamos únicamente en el presente.

Dejarte guiar por los megapíxeles

Nokia-Lumia-1020-7

Muchas personas utilizan los megapíxeles de la cámara como característica que determina la compra de la misma. Asociar calidad de imagen con megapíxeles es un gran error, como ejemplo de ello tenemos el iPhone 6 cuya cámara se alza como la mejor del mercado móvil a pesar de tener únicamente 8 megapíxeles. O la anteriormente mencionada A7S, que tiene 12.2 megapíxeles pero que por el contrario ofrece muy buena resistencia a sensibilidades altas.

Tener más megapíxeles, lo único que provoca es tener una imagen de un mayor tamaño, configurando así la cantidad de zoom que podremos hacer en nuestra imagen sin que pierda detalle. Pero la calidad de la misma vendrá determinada por aspectos como el sensor, la lente o el procesador.

Decidirte por un pack

Créditos: elclubdigital
Créditos: elclubdigital

Los packs fotográficos suelen ser una buena opción si queremos hacernos rápidamente con los accesorios imprescindibles para nuestra nueva DSLR. Pero muchos de los que se incluyen son innecesarios o tienen una calidad que no se corresponde con la que necesitaremos en un futuro. Un curso de fotografía, un trípode con patas sensibles a cualquier vibración, o una mochila de dudosa calidad, son solo algunos de los elementos incluidos en esta serie de packs.

Aunque puede ser algo más caro, si decidimos comprar el cuerpo de nuestra cámara por separado y adquirir lentes o accesorios de mayor calidad, puede que realmente nos estemos ahorrando dinero, ya que gran parte de las cosas que se incluyen en un kit nos van a resultar un poco inútiles si buscamos ampliar nuestros horizontes como fotógrafos.

Solo mirar cámaras Nikon o Canon

Créditos: mosilager
Créditos: mosilager

Nikon y Canon son las marcas por excelencia de la fotografía réflex. Su reputación, causa que gran parte de los potenciales compradores se barajen entre su catálogo de cámaras disponibles. A no ser que realmente seamos conscientes de las diferentes opciones en el mercado, puede ser un error acudir únicamente a estas dos marcas.

Está claro que existe una gran cantidad de objetivos compatibles con Nikon y Canon, pero creo que también se debería de hacer un balance las ventajas presentadas por otras marcas. Cámaras como Sony Alpha SLT-A58 o Pentax K50 también pueden ser opciones a tener en cuenta en nuestra posible compra, aunque todo dependerá de nuestro presupuesto.