La idea de Gudog nació en marzo de 2012, según datan mis espectaculares mockups y pintadas en cuadernos varios, que por supuesto aún conservo. Yo trabajaba para una gran empresa que nada tenía que ver con el mundo perruno, una farmacéutica japonesa, en su departamento legal cubriendo una baja de maternidad. Aunque ya había trabajado en departamentos legales anteriormente y me encantaba, este puesto era especialmente aburrido: ordenar escrituras por fecha, preparar donaciones económicas a hospitales, etc. Todo esto, encerrada en un despacho junto a un abogado que no hablaba y que estaba siempre enfadado.

"La idea de Gudog surgió ante la ausencia de plataformas como la que queríamos"

Ya en esos meses fantaseaba con crear algo, pero no tenía muy claro qué quería hacer con mi vida. Lo que sí sabía es que algún día dedicaría mi vida a hacer algo para perros, mi gran pasión desde que era pequeña. Por aquel entonces, mi perra Sakura acababa de llegar a casa. Apenas dos meses de edad, y yo no podía estar con ella todo el tiempo que realmente necesitaba. Mi hora de comida se convirtió en un rallie a casa para poder bajarla a la calle y darle de comer, y un sandwich rápido en el camino de vuelta en el coche.

Me puse a buscar en Internet alguna plataforma que inspirase confianza donde encontrar a alguien con quien poder dejar a Sakura cada día, a modo de guardería. Nada. Cero. Milanuncios y cuatro directorios de paseadores donde no había ningún tipo de filtro. A partir de ahí tenía claro que había que crear algo para los perretes, así que me puse a investigar. Mis horas muertas en el departamento jurídico comenzaban a ser cada vez más interesantes, escribiendo a escondidas lo que sería mi primer y hasta ahora único proyecto empresarial.

Frida y Marina.
Frida y Marina

Comencé a hablar sobre el "Proyecto Perretes" con mi actual socio, Javier Cuevas. Él ya había montado algunos negocios, entre ellos Diacode, su actual empresa de desarrollo web, y llevaba haciendo webs desde los 12 años. Comenzamos a crear un excel con paseadores mayores de edad, experiencia en el paseo de perros y todos ellos fueron entrevistados telefónicamente.

Hicimos un blog paralelamente para ir creando contenido, el cual ni siquiera me preocupaba en optimizar para hacer SEO. No sabía ni lo que eso significaba. Sólo quería compartir con la gente todo aquello que iba aprendiendo cada día sobre perros.

Curiosamente, tan sólo con este blog y una página de Facebook comencé a gestionar las primeras reservas de paseo. Recuerdo que un par de clientes tuvieron que hacer una transferencia a mi cuenta personal (que no se entere Hacienda) y la confirmación fue un email a mano. Teníamos ya unos cien o doscientos paseadores en España en nuestro pre­-registro, y todavía nuestro proyecto perretes no tenía nombre.

Cada vez estaba más ilusionada con este proyecto, y podíamos pasarnos 17 ó 18 horas del tirón sentados en una mesa planeando más cosas. Javier estaba harto de oír mis vídeos de educación canina en Youtube, con frases efusivas del tipo: "Good boy!", "Good girl!", y un día me dijo: "¿por qué no llamamos al proyecto Good Dog?" Pero "GoodDog" estaba registrado, así que en ese momento Gudog.com nos pareció más bonito todavía al ver que el dominio estaba libre.

Gudog: Día 0

En ese momento supe que Gudog era a lo que me quería dedicar, y además quería pasar todo el tiempo del mundo con mi perra Sakura, así que decidí dejar ese trabajo en el departamento jurídico porque además era una suplencia y no me llevaba a ningún sitio. Pasaba los días deseando salir de la oficina para llegar a casa y continuar trabajando en Gudog. Ya en mayo de 2012, volcada al 200% en Gudog, le comenté a Javier que la gente me escribía pidiendo alojamiento para su perro, más que paseos. En 2012 comenzó a causar furor Airbnb en España, entonces dijimos: "Tenemos que crear el AirBnB para perros".

Loly Garrido.
Loly Garrido

Dimos un giro a nuestro proyecto en unos días. Ya teníamos nombre, y además una idea mucho más innovadora como era el alojamiento para perros en casas, sin jaulas. Enfocamos Gudog tomando como ejemplo Airbnb, su estructura, diseño y manera de operar. Investigando, vi que sólo teníamos competencia en EE.UU.: Rover y DogVacay. Este último acababa de lanzar también el proyecto hacía unos días, pero claro, los Estates son los Estates y ya salían con una inversión de un millón de dólares.

En verano de 2012 lanzamos Gudog oficialmente, con aproximadamente 300 cuidadores validados en toda España que ofrecían alojamiento y paseos para perros y teniendo ya clientes que por fin podían hacer sus reservas online. A partir de ahí, seguimos con la captación de cuidadores y clientes, moviéndonos un poco por el "boca a boca" ya que no teníamos dinero para marketing. Estuvimos unos meses en un vivero de empresas así que pudimos tener un espacio para trabajar, y después, en 2013, entramos en una aceleradora donde nos dieron 40.000 euros a cambio de un porcentaje de Gudog. Como Gudog no era empresa todavía, tuvimos que crearla.

"La experiencia de crear una empresa en España es desastrosa"Papeleos, notarios, altas y contratos ocuparon todo mi tiempo esas semanas. ¡Qué desastrosa es la experiencia de montar una empresa en España! Pero creo que ahí no descubro nada nuevo a nadie, así que lo dejaremos ahí. Seguimos creciendo, despacio pero cuidando mucho todo lo que hacíamos, sin descuidar ni un sólo día la atención a nuestros ya clientes habituales y que aún, dos años después, mantenemos. Dogvacay seguía cosechando éxitos mes a mes, seguían levantando dinero, así que comenzaban ya en 2013 a salir nuevas plataformas en España. Ninguna que nos preocupase, ya que prácticamente habían cogido el código fuente de Dogvacay y después le habían colocado su logo.

En aquel entonces creía (y a día de hoy sigo creyendo) que nada puede funcionar ni triunfar si no sabes realmente de qué trata. Se nota mucho cuando una empresa está ahí porque realmente ama lo que hace, quiere resolver un problema y se preocupa en formarse cada día por mejorar, o cuando se ha creado algo para captar emails que poder vender después. A mí eso me da miedo, sobretodo cuando hay vidas animales de por medio. Nuestra misión principal era y es ser la marca referente en el cuidado de perros. Y digo perros porque no tengo ni puñetera idea de gatos u otros animales, como para decidir quién es bueno para cuidar de ellos.

Dexter & Sherlock.
Dexter & Sherlock

A principios de este año comenzamos a tener a un grupo de personas interesadas en apoyar a Gudog económicamente. Algunos ya habían probado el servicio y estaban encantados, así que reunieron a unos cuantos amigos y nos hicieron una propuesta de inversión que, tras unos cuantos meses negociando, no pudimos rechazar. Es curioso porque hace algunas semanas hicimos una pequeña fiesta en nuestra oficina para agradecer a todos nuestros amigos el apoyo recibido. Uno de nuestros inversores le dijo a una cuidadora de Gudog que también estaba en esta fiesta (y que cuidó de su perro meses atrás) que uno de los principales motivos que le llevaron a invertir en Gudog fue ella, y cómo había cuidado de su perro. Esta cuidadora por supuesto nos pidió su parte proporcional por ser partícipe de la operación.

Cuento esta anécdota porque a veces, cuando te mueves entre inversores, te das cuenta de que en muchos casos les importa más el número de personas que han dejado su correo electrónico en tu web, que realmente el servicio que ofreces y si es o no de calidad. Poder contar con inversores así es todo un lujo.

Equipo de Gudog.
Equipo de Gudog.

Con cada éxito que nuestro competidor estadounidense consigue, como ha sido su última y millonaria ronda de financiación (ya suman $47M), las cosas se caldean en España. Llamadas de inversores europeos interesados en el sector, nuevas plataformas que salen deprisa y corriendo con la esperanza de tener un hueco en el mercado, etc.

"Nuestros únicos competidores reales en Europa son las residencias caninas convencionales. Nosotros somos una alternativa"

Nosotros tenemos algo claro: nuestro único potencial competidor ahora mismo en Europa son las residencias caninas convencionales. Ellas son las que siguen teniendo prácticamente todo el mercado, y en ningún caso queremos que dejen de existir, pero sí queremos hacer ver a las personas que existen otras alternativas a la residencia canina. No todos los perros están bien en una residencia canina mientras sus dueños están de vacaciones. Mi perra Naga, que ahora tiene 16 años, pasó algunos veranos en una residencia canina en Madrid. Cuando volvíamos a por ella, la encontrábamos en un estado lamentable. No había comido en quince días y además, como no se lleva bien con perros, estaba en un rincón de su jaula super estresada y con mucho miedo.

Hace un par de meses lanzamos Gudog en Francia y Alemania. Ahí es donde te das cuenta de que no puedes simplemente replicar lo que ya tienes y tirar de Google Translator, sino que necesitas personas que entiendan lo que de verdad los dueños de perros necesitan en cada país, y que sepan de qué forma pueden dirigirse a ellos en las comunicaciones. Por eso contamos en nuestro equipo con Country Managers nativos. Muchas veces les paso algo que hemos hecho en España y ha funcionado, para que lo hagan igual, y entonces me dice mi compañero francés que si saca eso en Gudog Francia nos tiran piedras, que es demasiado sinvergüenza para una cultura como la francesa. Entonces doy gracias por poder contar con personas nativas y no tener que hacer el ridículo en otros países.

Stanley.
Stanley

Además, en España contamos con Laura como Country Manager, una ex-Tuenti que tiene un montón de formación en Educación Canina, se ha hecho todos los seminarios con todos los grandes educadores del panorama internacional así que es capaz de escribir de lo que sea en nuestro blog o de resolver cualquier duda o consulta que un cliente pueda tener sobre su perro.
Al final, entre los conocimientos perrunos que hemos ido adquiriendo entre unos y otros, tenemos la ventaja de poder crear contenido propio que nuestros usuarios valoran muchísimo.
Con todo esto y el re­lanzamiento de Gudog UK que haremos en enero (lo sacamos el año pasado pero lo dejamos abandonado por falta de recursos), en los próximos años veo claramente Gudog como el market place de servicios para perros líder en Europa.

"Estamos en un buen momento en Gudog, creciendo cada mes"

Estamos en un buen momento en Gudog. Nuestras reservas crecen más o menos un 20 % cada mes, aunque este mes de diciembre nos hemos propuesto romper esa barrera e intentar alcanzar un crecimiento del 30 % o el 40 % respecto a noviembre, que ya de por sí fue bueno. Cada día veo el esfuerzo que hacen mis compañeros por sacar Gudog adelante y he de reconocer que me llego a emocionar. Mi socio Javier Cuevas y yo llevamos desde 2012 trabajando en Gudog de lunes a domingo, sin habernos cogido ni siquiera vacaciones desde entonces.

Oficinas de Gudog en la actualidad.
Oficinas de Gudog en la actualidad

Hay semanas que estoy realmente motivada y con mil ideas, y otras que estoy muy cansada y no tengo muchas fuerzas para sacar nada nuevo. Pero en esas semanas es cuando veo que el resto del equipo piensa por mí e intenta sacar las cosas adelante, cuando Javier me anima diciendo que en 2015 “o lo petamos, o petamos” y entonces vuelves a venirte arriba y a pensar que los perretes merecen lo mejor y que vas a luchar porque lo tengan aunque revientes. ¡Y que en una de estas lo mismo triunfas y puedes cogerte hasta unas vacaciones!

"También estamos muy volcados con el abandono animal en España"Por otra parte, también estamos muy volcados y concienciados con el abandono animal en nuestro país. Unos días después del lanzamiento de Gudog, también sacamos la plataforma “Adopta”. En esta plataforma las asociaciones y protectoras son libres de crear perfiles a los perros que necesitan un hogar. Nos encantaría poder dedicarle más tiempo, pero ahora mismo es imposible. A veces, cuando podemos, también colaboramos económicamente con alguna protectora. Este mes por ejemplo, hemos patrocinado un calendario benéfico protagonizado por vecinos de Malasaña con sus perros y todos los beneficios irán destinados a mejorar un poquito la vida de algunos perretes sin hogar.

Loly con su perra Sakura.
Loly con su perra Sakura

Heinz Rühmann dijo una vez: “Se puede vivir sin perro, pero no merece la pena”. Yo hubiese añadido algo más a esta bonita frase, y es que “también debes hacer que al perro le merezca la pena vivir contigo”.

Y creo que Gudog puede aportar algo positivo en la relación con tu perro. Todos los propietarios que pasan por Gudog nos dicen que al volver a casa sus perros parecen más felices, y eso nos hace más felices a nosotros.