Oculus Rift ha presentado su nuevo prototipo: Crescent Bay. Ha sido actualizado con importantes mejoras: la pantalla es mucho más nítida que la que monta el Development Kit 2, incluye auriculares que añaden audio posicional mejorando la inmersión y — por fin — se incluyen sensores por todo el dispositivo, no sólo en el frontal, por lo que podrás girarte sin preocuparte de perder el tracking en el juego.

virtual-reality

La mayor mejora la vemos en el nuevo sistema de posicionamiento que incorpora el Crescent Bay. Adi Robertson ha podido probarlo para The Verge y a diferencia de los primeros kits de desarrollo, lo nuevo de Oculus permite ser posicionado más allá del giro de tu cabeza. En la demo que presentaron, podías probar el nuevo Oculus metido en un pequeño cubículo acolchado no muy grande, donde una cámara montada enfrente tuyo — al estilo Kinect — te sigue el rastro. Dentro de ese espacio, eres libre de andar, agacharte, etc. sin perder el tracking en el juego. Un nuevo paso a una realidad virtual más real. Aunque muy limitado, es la primera vez que Oculus permite y avanza considerablemente en esta sensación de libertad.

Podrás andar, agacharte y saltarSe pudieron probar varias demos, una de ellas de Epic Games, al estilo Call of Duty, donde podías andar a través de una pequeña escaramuza, agacharte para esquivar los disparos y encontrar un robot gigante al final de la demo. Había detalles curiosos, como poder ver de arriba abajo personas interactuar a gran distancia incrementando la sensación de vértigo.

Pese a esto, Oculus no cree que la realidad virtual esté lista todavía para que los usuarios puedan andar o levantarse en su experiencia. Hacen hincapié en que los desarrolladores creen juegos "estacionarios", pero puede ser un camino para que en un futuro muy lejano esto deje de ser así.

Oculus_Rift
El VP de Oculus decidió no mencionar especificaciones, no quieren distraer la atención de lo verdaderamente importante — el posicionamiento — pero sí afirmó que la pantalla tiene más resolución que el DK2, pero sin llegar a la Quad HD del Note 4. Además las lentes han sido renovadas, mejorando la calidad de imagen e inmersión independientemente de la resolución de la pantalla. La pantalla, según afirma Adi Robertson, sigue siendo imperfecta y luce algo pixelada, pero ha mejorado mucho en comparación a los Development Kit previos.

Personalmente no entiendo la inclusión del sistema de audio 3D, aunque sin probarlo no se puede juzgar, pero unos cascos de calidad permiten la inmersión necesaria. Hay menos latencia en el nuevo Oculus y el agarre en la cabeza se ha mejorado según reporta Adi: un nuevo paso en la carrera a largo plazo de la tecnología invisible en realidad virtual.

La versión para consumidores no tiene fecha de salida confirmadaMitchell no aclaró si éste iba a ser el último prototipo antes de la edición para consumidores, no obstante, afirma que es posible que un prototipo más avanzado salga para desarrolladores justo antes de la versión final para el consumidor, aunque el nivel de inmersión sea parecido al visto en la presentación.

 

Parece que Oculus está muy cerca de llegar a su idea de inmersión en realidad virtual y que sólo hacen falta meses de perfeccionamiento y pruebas. La fecha de salida no tiene ningún tipo de confirmación: no se desmiente que salga en 2014 ni se afirma que lo haga en 2015.

La realidad virtual está gateando todavía, pero las grandes mejoras en tan poco tiempo que está aportando Oculus a sus kits de desarrollo podrían ser el impulso de los primeros pasos en realidad virtual para el consumidor. La realidad virtual no es un experimento, ha venido para quedarse y ser lo más inmersiva e invisible posible.