¿Cuántos gadgets puede equipar tu coche? Las nuevas generaciones son capaces de incorporar, desde la gama más básica del catálogo, una dotación en materia de tecnología tan asombrosa que está comenzando a tener algunas consecuencias en elementos del coche que no hubiéramos pensado que tienen tanta importancia más allá de apoyar al arranque de un coche: la batería. La siguiente generación de baterías debe suplir de energía a una cantidad muy larga de dispositivos, como las cada vez más grandes pantallas, los equipos de sonido con más y más altavoces, sistemas de reconocimiento de voz, y no solo equipamiento destinados al infoentretenimiento sino a la seguridad como los sensores de aviso del cambio de carril involuntario, de proximidad, el control de velocidad activo, la frenada y el aparcamiento automáticos, apertura del maletero con el movimiento del pie...

Ford y Samsung llevan investigando más de 10 años en materia de baterías.

Cada vez que un fabricante decide incorporar una nueva batería de dispositivos tecnológicos para hacer más interesante el uso de un vehículo tiene que aumentar la capacidad de las baterías y esto repercute en un mayor peso del conjunto, son unos pocos kilogramos, pero en esta guerra que existe por rebajar el peso de los automóviles hasta lo que era habitual en la década de los 80, cualquier gramo cuenta.

Y no solo aumenta el número de sistemas que requieren un mayor suministro de energía sino que los microhíbridos, o como están comenzando a llamar los fabricantes a los vehículos cuyo sistema de arranque y parada automático del motor se puede extender unos segundos, necesitan incluso de dos baterías. Imagina que, en el espacio de una batería convencional puedes meter dos baterías, una de plomo-ácido, para las tareas comunes, asociada a otra de iones de litio, para aquellas necesidades extras.

¿En qué consiste este nuevo tipo de baterías?

Las actuales baterías que encontramos en nuestros coches son de plomo-ácido pero como sabrás, en los componentes electrónicos domésticos las baterías de iones de litio son algo más que común, y sino echa un vistazo a tu tablet, smartphone, portátil... Samsung ha plasmado su experiencia en este campo para ayudar a Ford a crear una batería para vehículos de iones de litio. No te hablamos de una batería para un coche eléctrico, que si que en una mayoría de los casos ya son de iones de litio, sino de la batería convencional en un automóvil convencional. Aquí, la innovación siempre ha brillado por su ausencia hasta hoy.

Para la siguiente generación de baterías, Ford y Samsung confían en sistemas duales, para evitar que el coste sea muy elevado y para adecuarse a las necesidades actuales, pero el proyecto contemplaría la creación de baterías de iones de litio. La batería de iones de litio se encargaría de almacenar la energía creada por el sistema de regeneración de energía en la frenada (que actualmente en Ford solamente está disponible en sus modelos híbridos pero con estas baterías veremos este sistema en el resto de la gama) mientras que la batería convencional se encargaría de las tareas habituales.

La siguiente generación de baterías llegará en muy pocos años

Muchos fabricantes están viendo cómo los coches híbridos y los eléctricos no están tan cerca del usuario como nos han estado haciendo creer los últimos años y antes de esta revolución tendremos entre nosotros a vehículos microhíbridos o mejor dicho, con un sistema Auto Start-Stop que estará presente en casi toda la gama de mecánicas, al menos así lo creen en Ford, que aspiran a tener un 70% de sus productos con esta tecnología, por ello, la innovación en materia de baterías es tan importante.

Estas baterías serían hasta un 40% más ligeras que las actuales y podrían durar hasta 10 años.

Para Ted Miller, gerente senior de Estrategia de Almacenamiento de Energía e Investigación de Ford Motor Company, "aunque todavía está en investigación, este tipo de baterías podría proporcionar una solución a corto plazo para una mayor reducción del dióxido de carbono." Además, este tipo de nuevas baterías jugarán un papel decisivo en el sistema de regeneración de energía de la frenada, con esta energía correctamente almacenada podremos desplazarnos unos metros sin arrancar el motor, extendiendo el tiempo que está el motor apagado en unos segundos más, algo crucial para seguir reduciendo las emisiones de CO2 de los vehículos.

Para este proyecto Ford ha invertido unos 135 millones de dólares en el pasado año y las pruebas con estas nuevas baterías están siendo más que satisfactorias. Para que os hagáis una idea de la magnitud del proyecto, los test están siendo realizados para que estas baterías puedan alcanzar los 200.000 kilómetros de vida útil o 10 años. Algo que actualmente las baterías de los vehículos no pueden ofrecer.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.