Microsoft tiene una gran oportunidad delante de ella para hacerse con una buena posición en el podio de los smartphones. Con iOS y Android a niveles inalcanzables, la empresa de Redmond quiere afianzarse en la tercera posición del mercado con una nueva-vieja idea: poder controlar sus teléfonos con gestos en el aire, al más puro estilo Kinect.

Microsoft habría postpuesto estas nuevas características en un terminal llamado "Goldfinger" Para ello se estaría desarrollando un nuevo terminal, de nombre McLaren (nada que ver con la F1) que saldría a final de año en Estados Unidos y incorporaría esta nueva característica, conocida dentro de Microsoft como 3d Touch o Real Motion. De este modo, el usuario podría interactuar con el teléfono y sus aplicaciones sin necesidad de tocar físicamente la pantalla, prácticamente como el Air Gestures de Samsung.

Este nuevo sistema pretende facilitar el uso de un smartphone además de hacerlo más intuitivo. Por ejemplo, si sujetamos el móvil por sus bordes de una determinada manera y estamos tumbados en la cama, el móvil lo detectará para bloquear la pantalla y que no se cambie la orientación de manera automática.

Otra de las futuras características estrella de este nuevo sistema es la posibilidad de "señalar" un tile en la pantalla del Windows Phone, clicar en el aire sobre él y que podamos interactuar con él. Por ejemplo, seleccionar el tile de Facebook, clicar sobre él y llamar a un contacto directamente sin necesidad de tocar el teléfono.

Las intenciones de Microsoft están bastante claras, ir hacia unos dispositivos sin botones y en los cuales no haga falta interactuar físicamente con ellos. Personalmente lo veo una apuesta arriesgada ya que otras marcas han hecho intentos similares que resultaron un auténtico fracaso, léase Samsung. ¿Podrá la empresa de Satya Nadella implementarlo de una manera eficaz? Esperemos que sí.